El clásico del campo

 El día viernes 29 de marzo el Programa Granos de la EEAOC realizó el tradicional Día de Campo de Soja, Maíz y Poroto en el predio Overo Pozo, campo experimental anexo de la Subestación Monte Redondo, San Agustín. La apertura del evento estuvo a cargo del  ingeniero Mario Devani, Coordinador del Programa Granos de la EEAOC y contó con la presencia de alrededor de 400 asistentes, entre productores, técnicos y asesores del noroeste argentino.

El objetivo de la jornada fue mostrar los avances en las distintas líneas de investigación que el Programa Granos conduce; comentar la oferta varietal de los cultivos de soja, híbridos de maíz y líneas de poroto; brindar charlas sobre el panorama sanitario actual de los cultivos de granos y breves talleres sobre temáticas de actualidad. Con esto se busca brindar al productor herramientas concretas de manejo que le permitan tomar decisiones técnicas acertadas.

El evento se inició con un breve análisis agrometeorológico de la presente campaña de granos, a cargo de la Sección Agrometeorología.

Aspecto hídrico:

Los acumulados de precipitaciones en la campaña 2018-19 en la localidad de Monte Redondo estuvieron prácticamente en todo momento por encima del valor normal y de la anterior. En cuanto a la distribución temporal, los aportes de octubre fueron muy superiores a lo normal, donde se registraron cerca de 80 mm, mientras que en noviembre, donde cayeron cerca de 100 mm, los aportes más importantes ocurrieron en la primera década donde llovió el 75% del acumulado mensual. Los meses de diciembre y enero también tuvieron muy buenos aportes, con valores mensuales muy superiores a lo normal que rondaron los 200 y 250 mm respectivamente. Se destaca el mes de febrero con aportes extremadamente inferiores a lo normal (50 mm), donde casi el 90% de las mismas se concentraron en dos eventos (el 2 y el 11). Los aportes del mes de marzo fueron superiores a lo normal, totalizando hasta el día 27 unos 160 mm. También se destacan las precipitaciones máximas en 24 horas desde octubre a enero con valores que rondaron o superaron los 50 mm.En lo que va de esta campaña, a fines del mes de marzo se totalizan 837 mm, lo que supone un excedente de 90 mm con respecto del promedio de referencia.

Aspecto térmico:

Desde el punto de las temperaturas máximas medias mensuales, la campaña fue fresca. En toda la campaña, las medias mensuales estuvieron por debajo de los valores de la campaña pasada y por debajo de los valores normales. Además, se registraron 86 días con temperaturas por encima de 30ºC, 17 días menos que la campaña pasada.En cuanto a las temperaturas mínimas medias mensuales, en general los valores fueron normales, con valores próximos al promedio de referencia, salvo por el mes de marzo, donde el valor promedio mensual se puede calificar como inferior a lo normal. Se registraron 41 días con temperaturas mínimas mayores que 20ºC (noches cálidas), lo que representa 8 días más que la campaña pasada. Debido a esto podemos decir que este año tuvimos condiciones térmicas más favorables que la campaña pasada y que lo normal.

Macroparcelas de Soja: Red de evaluación de cultivares que se implantaron en 16 localidades del NOA

En este ensayo se observaron 33 variedades, 15 de grupo de madurez (GM) largo y 18 de grupo corto (muchos de estos cultivares evaluados por primer vez). Los diferentes materiales fueron presentados por los responsables de cada semillero (Nidera, Santa Rosa, Don Mario, Syngenta, Bioceres, Horus, Credenz, ACA y Lealsem), quienes informaron sobre características sobresalientes de sus variedades, manejo agronómico óptimo y zonas más propicias para las mismas. Siendo muchas de estas variedades (casi el 65%) con tecnología RR2Bt (Intacta), que les confiere no solo resistencia al herbicida glifosato, sino también a las orugas.

Asimismo, los profesionales del proyecto soja, presentaron una nueva variedad de reciente liberación, perteneciente a la EEAOC (TUKUY), de grupo de madurez VII largo y de crecimiento indeterminado. Material que próximamente estará disponible para el productor de la región. Y también se mostraron parcelas con las novedades del Proyecto soja, que ofrecerá al productor cultivares de diferentes GM de alto potencial, con un buen paquete sanitario y adaptados a la región.

Parcelas de maíz

Se presentaron las macroparcelas comerciales de 15 semilleros, con la participación de 43 híbridos donde se mostraron los más nuevos y de última generación. “Al igual que el año pasado se expusieron 6  híbridos flint convencionales (no transgénicos), que serán destinados a un mercado especial. Esta novedad solamente se lleva a cabo en dos macroparcelas de la red de cultivares de la EEAOC, una en el norte de Salta y la otra en Tucumán“, remarcó el ingeniero. 

Los profesionales indicaron que este año las lluvias fueron abundantes en los meses de octubre y noviembre, previo a la siembra, motivo por el cual los maíces se sembraron temprano. No obstante, en su periodo juvenil los maíces también recibieron abundante agua lo que demoró el crecimiento vegetativo. Luego se recuperaron y al día de hoy muestran un óptimo estado. “Este panorama nos haría pensar que el rendimiento por hectárea este año para esta zona sería bueno, siempre y cuando las condiciones climáticas se mantengan normales hasta la cosecha”.

Sanidad del cultivo de maíz 

Se puede destacar que hubo mayor presencia de plagas y enfermedades en relación al año pasado. Entre otras se observó chinches de los cuernos, Dichelops furcatus, al inicio de la campaña, y mayor presión de gusanos, (spodoptera frungiperda), durante todo el cultivo, las cuales fueron controladas correctamente. En cuanto a enfermedades se detectó la presencia de tizón del norte y algo de roya común y bacteriosis. 

“Es de esperar, debido a las favorables condiciones ambientales, la aparición de enfermedades del tallo y raíces las cuales todavía son poco evidentes, pero están empezando a manifestarse. Es importante que el productor tenga en cuenta que esta situación viene aumentando todos los años y puede prevenirse mediante la selección de híbridos más tolerantes a la misma”, señalaron.

Durante el recorrido el Ing. Gamboa agradeció la participación de todos los semilleros quienes aportaron un importante número de híbridos. “Este año será excelente para realizar una correcta evaluación y selección de los cultivares de mejor comportamiento. Estos resultados estarán disponibles a partir del próximo Taller de Híbridos de Maíz que se lleva a cabo en la EEAOC en el mes de septiembre u octubre”, sostuvo.

Posteriormente los asistentes participaron de charlas informativas a cargo de técnicos de las secciones de apoyo del Programa Granos: Sensores Remotos y Sig, Malezas, Fitopatologóa y Zoología, en donde se comentó novedades sobre las superficies con granos en la provincia, y además lo más destacado del aspecto sanitario de esta campaña agrícola.

Sensores Remotos y Sig: relevamiento satelital de la superficie con soja y maíz en la provincia de Tucuman. Campaña 2018/2019

La Sección Sensores Remotos y SIG, presentó el relevamiento satelital de la presente campaña de soja y maíz en Tucuman. La superficie neta sembrada con soja fue estimada en 172.300 ha (Figura 1) mientras que la de maíz fue 91.880 ha (Figura 2). 

Figura 1: Distribución departamental del área cultivada con soja en Tucumán, campaña 2018/2019.

Figura 2: Distribución departamental del área cultivada con maíz en Tucumán, campaña 2018/2019.

Los resultados obtenidos indican una notable retracción del área cultivada con soja con respecto a la campaña precedente, en el orden del 11%, 20.730 ha menos. 

El análisis en los principales departamentos sojeros, con más de 20.000 ha cultivadas, revela diferentes tendencias. En los departamentos situados en el norte y este, se constatan descensos de superficie, resaltando Burruyacú por presentar la mayor disminución en hectáreas, seguido por Cruz Alta y Leales. En contraste, los departamentos situados en el sudeste del área granera, Graneros y La Cocha. Cabe mencionar que en Burruyacú, Leales y Cruz Alta se mantuvo la tendencia decreciente de las últimas campañas, mientras que en La Cocha y Graneros prácticamente se recuperó la superficie perdida en la campaña pasada.

Los departamentos con menor superficie sojera corresponden a departamentos principalmente cañeros donde el cultivo de soja se realiza en el marco de la práctica de rotación soja/caña de azúcar. A nivel general se constata un decrecimiento de la superficie cultivada con soja, principalmente en Famaillá, Lules y Simoca. Es importante resaltar que las condiciones de elevada pluviometría durante la época de siembra en la región cañera, impidieron la implantación de varios lotes destinados a soja.

En lo concerniente al cultivo de maíz, se constató un importante incremento en la superficie cultivada con respecto a la campaña pasada, en el orden del 21%, 16.210 ha.

El estudio por departamentos indica ampliaciones del área maicera prácticamente en todos los departamentos. El mayor aumento en hectáreas se produjo en Burruyacú,  seguido por Graneros y Leales. 

Cabe destacar además que, al igual que en campañas precedentes, se detectaron lotes con nuevas plantaciones de caña de azúcar y de cítricos dentro del área granera tradicional, principalmente en los departamentos del norte y este provincial, en especial Burruyacú.

Malezas: la situación de malezas en granos. 

La Sección Malezas presentó un resumen del comportamiento de las malezas durante la campaña 2018-2019. La presente campaña de granos fue particular desde el punto de vista de la dinámica de lluvias. Las precipitaciones comenzaron temprano en octubre (algunas a fines de septiembre) y se sostuvieron con bastante regularidad durante todo el ciclo de los cultivos de soja y maíz. Esto adelantó la emergencia de gramíneas resistentes y tolerantes, por lo que fue necesario iniciar los barbechos de manera temprana. Lo positivo fue que los controles en general fueron muy buenos gracias a las condiciones ambientales favorables para la aplicación, algo excepcional para los meses de octubre y noviembre. Ciertos casos de escapes se dieron en situaciones donde se dejó crecer las gramíneas más allá de 2 a 3 macollos, o en campos donde los atacos fueron desatendidos hasta el momento de la siembra. A ese respecto, pudo verse la importancia que tienen los cultivos de invierno y/o de cobertura en regular la presión de malezas principalmente en las primeras camadas.

Las lluvias regulares también facilitaron la incorporación de los herbicidas en el suelo cuando el productor decidió utilizar la estrategia de aplicación temprana de residuales, para llegar con lotes más limpios a la siembra. Esto es importante en lotes con alta infestación de gramíneas y atacos resistentes.  Al inicio de la siembra se registraron algunos casos de toxicidad sobre soja ya sea por salpicaduras o por movimiento de algunos herbicidas PPO hacia el nivel de raíces en soja.

Las malezas perennes tolerantes como las borrerias generaron inconvenientes ya que tempranamente lograron importantes desarrollos. En estos casos, el uso de quemantes en mezcla con residuales favoreció su control. En ensayos de esta campaña se observaron buenos controles con el herbicida glufosinato de amonio (particularmente en mezcla con prometrina) así como con la incorporación al barbecho de flumioxazin y piroxasulfone. En todos los casos se observaron algunos rebrotes luego de los 20 días, por lo que el establecimiento adecuado del cultivo y su competencia fue de gran importancia. En este año fue posible dicha competencia en las zonas donde se adelantaron las fechas de siembras gracias a las buenas condiciones hídricas.

La principal situación desfavorable fue la ocurrencia de algunas lluvias torrenciales que produjeron el lavado de herbicidas residuales y pérdida de cobertura en algunos lotes, particularmente en el Dpto. Burruyacú. Esto obligó al replanteo de estrategias y al uso de post-emergentes para enmendar fallas de control. Otra consecuencia de esto será el arrastre de semillas de malezas con el agua, lo que llevará seguramente a la infestación de nuevos lotes en la próxima campaña. Por ello, el productor deberá estar atento para el manejo preventivo de lotes que se hayan sido inundados.

Finalmente, se recibieron numerosas consultas por fitotoxicidad de herbicidas en maíz. Esto fue quizás por el crecimiento del área sembrada y porque hubo condiciones predisponentes para que el cultivo se vea limitado en la capacidad de detoxificar ciertos herbicidas como los HPPD. Estos son en general rápidamente metabolizados en condiciones normales, pero si se prolongan períodos de alta humedad, poca insolación y bajas temperatura, la tasa de metabolismo se reduce y los mismos herbicidas pueden producir daño al cultivo, principalmente clorosis. También se debe tener el recaudo de no superponer el uso de estos herbicidas en una misma campaña, ya que su acumulación en el suelo también puede producir daños en el cultivo posterior.

Ensayos de poroto

También el Proyecto Legumbres Secas de la EEAOC, que conduce el Dr. Oscar Nicéforo Vizgarra, presentó en el día de campo los ensayos de poroto de diferentes colores, mungo y multiplicaciones de otras legumbres como caupi y adzuqui.

En el cultivo de poroto la EEAOC trabaja principalmente en poroto negro, del cual se presentaron dos ensayos conformado por líneas obtenidas por medio de un convenio con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), Colombia, iniciado en el año 2010. El Dr. Vizgarra explico que el objetivo de ese convenio es incorporar a las variedades ya liberadas por la EEAOC y otras difundidas en el medio, resistencia a bacteriosis común (Xanthomonas campestris pv. phaseoli), mancha angular (Phaeoisariopsis griseola) y virus; se introdujeron a nuestro país en el año 2011 más de 400 líneas, las cuales a partir de ese momento fueron sembradas en diferentes localidades para ser evaluadas y seleccionadas. Actualmente, además de las líneas que son evaluadas en los ensayos, se identificaron y destacaron líneas por su resistencia a las enfermedades mencionadas, altos rendimientos, arquitectura de planta erecta y buena calidad de grano, las cuales están siendo multiplicadas para ser inscriptas ante el INASE como nuevas variedades y en el corto plazo.

Además se presentaron ensayos de poroto blanco y rojo, en los cuales  se cuentan con líneas obtenidas por los cruzamientos realizados en la EEAOC, en donde se busca mejorar el tamaño de grano, la arquitectura de la planta e incorporar resistencia a moho blanco. 

El Dr. Vizgarra explicó que el proyecto tiene un plan de cruzamiento local en poroto negro para incorporar resistencia a mancha angular, bacteriosis común y mustia hilachosa, con fuentes de resistencia introducidas desde el CIAT y desde Honduras; en poroto cranberry, rojo y blanco se cuenta con fuente para moho blanco. Como resultado de estos cruzamientos ya hay líneas que integran los ensayos y otras que están en proceso de su avance generacional, que también fue mostrado a los productores en la recorrida. 

En lo que respecta al mungo se presentaron ensayos de manejo del cultivo (fecha de siembra), además del ensayo regional que lleva más de 4 años de evaluación constituido por 10 entradas y 23 líneas experimentales introducidas desde el ICRISAT, India, que están en proceso de evaluación. En el ensayo de fecha de siembra se evalúa el comportamiento de 5 variedades en dos fechas: 22 de enero y 5 de febrero, es un ensayo que se inicio hace 3 años donde los resultados van definiendo como mejor fecha la última quincena de enero, en la cual se lograron los rindes más altos en las campañas 2017 y 2018, esto es favorecido por las altas temperaturas que requiere el cultivo en los primeros estadios. Actualmente se cuenta con una variedad que está en etapa de multiplicación y descripción morfológica, que en el corto plazo será inscripta en el INASE. 

También junto con la Sección Manejo de Malezas se están realizando ensayos para el control de malezas en pre-emergencia y pos-emergencia en los cuales se están evaluando el porcentaje de control de malezas y fitotoxicidad en el cultivo. Todo esto contribuye a obtener herramienta para el manejo agronómico de este cultivo el cual es relativamente nuevo en el sistema productivo del NOA.

En lo que se refiere a los cultivos de adzuqui y caupi se presentaron líneas experimentales que se están evaluando en diferentes localidades del NOA, con el objetivo de multiplicar y observar su adaptación en diferentes localidades.

Para mayor información dirigirse a la Sede de EEAOC, en Av. William Cross 3150, El Colmenar.