El exceso de humedad por las lluvias favoreció el desarrollo de enfermedades

Fuente: La Gaceta
Sábado 10 octubre de 2015

En distintas etapas se detectó presencia de Sclerotinia sclerotiorum y Botrytis cinerea. Biomasa.

Los ingenieros Vicente De Lisi, Natalia Aguaysol y Victoria González, de la Sección Fitopatología de la EEAOC, llevaron a cabo relevamientos sanitarios del cultivo de garbanzo en diferentes localidades de la provincia de Tucumán: La Cruz, Villa Benjamín Aráoz, Taruca Pampa y La Ramada, departamento Burruyacu; Los Puestos, departamento Leales, y La Cocha. 

Las condiciones meteorológicas invernales atípicas que se presentaron en la actual campaña, tales como las precipitaciones en agosto y septiembre, permitieron causar prolongados períodos de ‘mojado foliar’ que, desde el punto de vista sanitario, favoreció al desarrollo de enfermedades. 

En inicio de floración del cultivo, de forma generalizada en el lote, se observó la presencia de ‘manchas foliares’ como pequeñas lesiones necróticas concéntricas, en el tercio inferior de las plantas, generalizándose hacia la parte superior de las mismas, no detectándose la formación de estructuras reproductivas del microorganismo patógeno causante de dicha sintomatología. Además, de forma aislada o en pequeños grupos de plantas, se advirtió una coloración blanquecina alargada o envolviendo al tallo con presencia de ‘moho blanco’, con o sin estructuras de resistencias (esclerocios) propio de Sclerotinia sclerotiorum, agente causal de la ‘podredumbre húmeda del tallo’. 

Lesiones y síntomas

En “estadio fenológico de fructificación” se observó, también en forma generalizada en el lote, lesiones acuosas con estructuras de reproducción asexual (conidióforos y conidios), afectando tejidos tiernos de los ‘cascabullos en inicio de llenado de grano’, síntomas mayormente observados en el área de inserción del fruto con el pedúnculo (afectando la mitad superior del mismo), causadas por Botrytis cinerea, agente causal de la ‘podredumbre gris’. Asimismo, en los últimos días, se comenzaron a manifestar síntomas de ‘podredumbre de raíz y tallo’ causada por hongos de suelo (Fusarium sp. yRhizoctonia sp.) perjudicando el llenado de grano por acortamiento del ciclo del cultivo y muerte de las plantas.

Las enfermedades que se observaron durante el ciclo del cultivo de garbanzo, además de haber sido favorecidas por las condiciones meteorológicas, fueron beneficiadas por un gran desarrollo de la biomasa aérea experimentado por el cultivo, generando un ambiente de temperatura (T°C) y humedad (H%) propicias para la manifestación de dichas enfermedades.