Las enfermedades atacaron con fuerza

Fuente: La Gaceta
Sabado 03 octubre de 2015

Gamboa aclaró que el área sembrada es mayor porque llovió más en el sur. Los números son “rojos”. Comercialización limitada.

“En esta campaña triguera se sembró más que el año pasado, no porque es un cultivo atractivo, sino porque las lluvias se dieron mejor al final de la campaña gruesa y permitieron que aquellos lotes que se iban desocupando puedan sembrarse con el cereal invernal. Este aumento de la superficie se nota más en la zona sur de la provincia, donde las lluvias fueron mayores y de mejor pluviometría que en el resto de las zonas productoras”, describió, Daniel Gamboa, técnico de la Sección Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC).

Hoy, los trigos, y debido a la gran variabilidad en la fecha de siembra, “están en etapa desde llenado a grano pastoso y empezando, en algunos tempranos, en plena maduración”, lo que muestra que el período de siembra fue amplio.

Los cultivos, en general, “están en buen estado y saludables en lo que respeta a estructura de planta”, pero “no en los aspectos sanitarios, ya que las enfermedades este año aparecieron con mucha fuerza”, cosa que pocas veces se vio en diferentes campañas pasadas. “La presencia de ‘roya’ -en los tres tipos- es una constante en todos los trigos que pudimos recorrer”. Se nota la presencia de ‘roya del tallo’ (puccinia graminis), algo que generalmente no se da por el uso de cultivares resistentes, y ahora apareció nuevamente, incluso en cultivares muy nuevos de reciente inscripción. “Es una enfermedad muy agresiva, y puede dejar sin rinde al cultivo en 10 días”.

Apareció también ‘mancha amarilla’, lo que demuestra que “el comportamiento climático de agosto y algo de septiembre se salió de lo normal, con importantes lluvias y buena cantidad de días nublados, condiciones predisponentes para las enfermedades”.

Por esto, muchos productores consultaron qué hacer al respeto, ya que “la tendencia es ‘no aplicar’ debido a los problemas de costos crecientes y muy altos, y a los inconvenientes que tiene la comercialización”. “No se sabe qué puede pasar en el corto tiempo. Quizás la ventaja que tenemos de salir antes con el trigo pueda servir para lograr vender, sobre todo para los molinos locales”, ya que, “los trigos del sur del país vendrían con problemas”, con lluvias grandes en etapas importantes del cultivo lo que afectará la calidad.

Por eso, “los productores que tienen un buen trigo deben aplicar productos que controlen las enfermedades, y hacerlo con tiempo”. Es importante que cuiden las hojas superiores en un momento tan sensible a las variaciones de rindes con la afectación del follaje.

Llenado y madurez: Esta última es muy importante, ya que es una etapa muy rápida, por lo que “la decisión de ‘aplicar’ no debe llegar tarde y perder, en poco tiempo, el esfuerzo realizado”. “En los trigos tiernos hay que ser más cuidadosos”, porque llegarían a cosecha en época de inicio de lluvias.

Malezas: Muchos trigos presentan este problema. El inconveniente es que la maleza llegue verde al momento de cosecha, lo que sume impurezas y humedad en el grano, por lo que se deberían aplicar desfoliantes para unificar el cultivo y cosechar rápido.

Cosecha: Es seguro que pueda atrasarse unos días, pero dependerá de la fecha de siembra, distancia de siembra, condiciones ambientales que enfrentó y otros parámetros que harán que el cultivo termine antes. El final del cultivo de trigo en Tucumán pasa por una situación poco común, por el comportamiento climático de septiembre y octubre. Podría aparecer ‘fusariosis’ en espiga, algo poco frecuente, pero algo hay.

Insectos: Hay bastantes ‘pulgones’, pero, se vio un buen control biológico que ayudó a que los cultivos lleguen casi sin problemas.

Preocupación

El problema es la situación comercial, que no permite tomar las decisiones agronómicas adecuadas, y que perjudican al cultivo. Todo lo expuesto muestra que la cosecha en tiempo, forma y rapidez será muy importante, por lo que el productor debe estar preparado para lograr este objetivo. “La necesidad de trilladoras será cubierta por los proveedores de este servicio que vienen desde el sur del país. Lo importante es que el lote a trillarse encuentre en condiciones y que las labores necesarias para lograr ese objetivo sean realizadas”, concluyó.


"Es la única alternativa para mantener limpios los campos"

Luis Frau reconoció que tienen rentabilidad cero, y que siembran para "rotar el dinero" que invierten.

¿Cómo viene la campaña triguera en Tucumán?, comenzó preguntando LA GACETA Rural, café de por medio, dialogando con el productor Luis Frau, vicepresidente de la Cooperativa Unión y Progreso de La Ramada, departamento Burruyacu, ubicada al noreste de Tucumán. 

“Nuestro principal problema es el precio que nos pagan por tonelada de trigo. Y a esto se suma el problema de comercialización que tenemos. No existe un precio muy pactado. Nos dicen que será similar al de 2014”, comenzó diciendo. “En Tucumán, en nuestra zona de influencia, existen molinos a quienes entregamos nuestra producción, con lo que no tenemos que mandarla a Buenos Aires y nos ahorramos una parte de ese flete”, explicó. “Pero de todas maneras, los molinos nos hacen un descuento como si fuera un flete más barato, pero esa rebaja es reducida”, agregó. 

Con un precio bajo y costos en alza, ¿cómo pueden trabajar?, consultamos. 

“Si nos pagan un precio similar al del año pasado, y hemos sembrado y cosechado con costos más altos que en 2015, está claro que no nos queda nada en la balanza de los recursos. Sembramos trigo porque es la única alternativa, a esta altura del año, para tener limpios los campos”, reconoció. “Es nuestra rotación de dinero que hacemos todos los años, porque no tenemos salida”, dijo preocupado. 

Falta poco

¿Qué estado de desarrollo tienen los trigales?, fue otra de las preguntas. 

“Los campos presentan lotes con distintos estados de desarrollo fenológico, y avanzando como para poder comenzar a trillar. Por ejemplo, ya se está trillando en algunos lugares de Santiago del Estero limítrofes con Tucumán, pero en otras zonas trigueras de nuestra provincia están en la etapa final de llenado de grano”, describió. 

En cuanto a los rendimientos, Frau mencionó que estima recoger entre 1.000 kg/ha y 1.200 kg/ha. 

¿Y la cosecha? 

“Ya está avanzando, estimo, en un 10% del total de la superficie de Tucumán, en los lotes donde estaban más apurados (porque sembraron más temprano)”, dijo. “Dentro de unos 10 o 15 días, con el mayor grado de madurez que tengan los trigales, aumentará ese porcentaje de campos cosechados. Y para fines de octubre, principios de noviembre, será la etapa de cosecha más importante, con lo que terminará el ciclo 2015 de producción de trigo”, precisó. 

Hacen “trigo pan”

El productor mencionó que el trigo que produce es del tipo “pan”, como la mayoría de sus colegas, que es para el mercado interno tucumano. 

Sin embargo, reconoció que algunos trigueros producen la variedad “candeal”, por contrato, que “lo entregan en determinados molinos de Tucumán; por lo general, todos los años siembran la misma superficie porque tienen acuerdos fijos de producción”, señaló. 

Respecto de la sanidad, Frau dijo que los trigos sembrados temprano (en abril, al final del ciclo de la soja) enfrentaron lluvias fuertes, que en muchos casos derivaron en ataques de “roya de la hoja” -es una enfermedad foliar-. 

“Como es caro aplicarle fungicida, muchos productores esperaron para hacer sus aplicaciones en una etapa de mayor desarrollo de las plantas, lo que les provocó algunos problemas sanitarios”, indicó. 

“Pero el resto del sector productivo no tuvo mayores inconvenientes. Luego, hubo 10 días de lluvia con las siembras ya hechas, pero sin temporales, lo que no afectó en gran medida”, concluyó.