Ciencia, tecnología y juegos para los chicos

Fuente: La Gaceta
Jueves 24 septiembre de 2015

La curiosidad y el asombro son los mejores amigos de los niños en esta edición de la Expo.

La curiosidad y el asombro son los mejores amigos de los chicos en esta edición de la Expo. Para los más pequeños es imposible aburrirse entre tantos juegos, demostraciones de ciencia y tecnología, animales y cosas lindas para llevarse a casa. Por eso, hoy, que es feriado porque se conmemora la Batalla de Tucumán, es una excelente oportunidad para visitar la muestra más grande del NOA.

Alejandro Zorrilla tiene nueve años y el martes vivió una de las experiencias llenas de adrenalina. En uno de los stands probó los anteojos de realidad virtual Oculus Rift, que permiten meterse dentro de los juegos como si uno estuviera en el mismísimo mundo virtual. La demostración cuesta entre $30 y $35. “Es una plataforma en 3D y 360°”, explicó el expositor del puesto, donde además se puede alquilar la PlayStation 4 y ver cómo funciona una impresora 3D.

Sin dudas, los atractivos que se convierten en imanes para los niños y adolescentes son aquellos vinculados con la ciencia. En el stand de la Estación Experimental Obispo Colombres hay demostraciones de química, donde se puede conocer con el microscopio los cristales de la caña de azúcar, entre otras cosas. Todos los días hay algo nuevo: el martes hubo una muestra de hongos y hoy habrá otra sobre malezas, los “yuyos” que suelen atacar los cultivos de la caña.

Otro stand que adoran los más pequeños es el del Conicet. Es una carpa grande, con varios sectores diferenciados, donde se puede aprender las curiosidades sobre la luz (este año festejamos el Año de la Luz), la alimentación saludable y también a usar las lupas que utilizan los científicos para sus experimentos. Los chicos van a poder ver con detalles increíbles las escamas de las alas de las mariposas, una diminuta hormiga y los granos de la sal y del azúcar. También se aprende la diferencia práctica entre una lupa que usan comúnmente los investigadores y el microscopio electrónico.

Además de sorprenderse y aprender, los chicos pueden llevarse recuerdos de la Expo. Varios stands venden remeras estampadas con nombres o con imágenes de personajes del cine y la TV, como los Minions. Otro puesto que no se puede dejar de visitar es el de venta de libros y material didáctico, como rompecabezas, CDs y DVDs interactivos que proponen una nueva y divertida lectura de los cuentos favoritos de los chicos.