Los autos flex podrían ser la solución a la crisis del sector azucarero

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Miercoles 23 septiembre de 2015

La Estación Experimental promueve el uso de motores que pueden usar alcohol o nafta de manera indistinta.

Una de las innovaciones más importantes en las que trabaja la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) es la promoción del sistema de combustibles "flex" para automóviles, mediante el cual los motores pueden funcionar indistintamente con nafta o alcohol. Esta alternativa, muy desarrollada en Brasil, es presentada por la EEAOC en la Expo Tucumán 2015, a través del programa Bioenergía de la Sección Ingenieria y Proyecto de la institución. 

 

"Son automóviles y utilitarios equipados con motores nafteros que, con un procedimiento computarizado, pueden operar con las naftas, bioetanol y naftas y alcohol de 96°", explicó el ingeniero Gerónimo Cárdenas, coordinador del Programa de Bioenergía de la EEAOC. "Si tengo un motor flex, hoy le puedo cargar alcohol, mañana le cargo nafta, pasado le cargo una mezcla de alcohol con nafta y el auto anda perfectamente igual, porque tiene una computadora que va chequeando el combustible que entra al motor y lo va ajustando para que funcione de la mejor manera posible en función del combustible que lleva", aclaró.

 

Un dato interesante es que los motores flex pueden funcionar directamente con alcohol de 96 grados, que se produce en 10 destilerías de Tucumán, y es semejante al que venden al público en botellas. En cambio, el alcohol que se mezcla con las naftas (bioetanol) es anhidro, al que hay que sacarle totalmente el agua, proceso que requiere de más trabajo en la fábrica. 

 

Según Cárdenas, la opción de no tener que deshidratar el alcohol es importante para Tucumán, ya que se podría producir en las 10 fábricas que elaboran alcohol de 96 grados en nuestra provincia. "Cinco de las 10 destilerías producen alcohol anhidro que se mezcla con nafta, y las cinco restantes no. Pero si se aplicara la tecnología flex, estas fábricas podrían aportar alcohol para motores, lo cual sería una manera de darle salida a azúcares que están presionando en el mercado y haciendo bajar los precios", analizó el experto.

 

Cárdenas reveló que la EEAOC trabaja para instalar el debate sobre las ventajas de los automóviles flex, a nivel provincial y nacional. "Se logró la sanción de una ley, que está por ser promulgada, que plantea hacer experiencias con vehículos flex. Estamos trabajando para ver cómo podemos armar esa prueba, de manera que la población tenga en forma directa la información sobre las ventaja que tiene esa tecnología. Calculo que el año que viene puede empezar a ver novedades pero hay que definir un marco regulatorio", precisó el investigador.

 

Residuos de la caña

 

En la Expo 2015, el programa Bioenergía de la Sección Ingenieria y Proyecto de la EEAOC también expone las ventajas de los denominados RAC (residuos agrícolas de la cosecha en verde de caña de azúcar).

 

"Son los residuos agrícolas que quedan en el campo después de que la caña es retirada con una cosechadora integral. Lo que queda son las hojas y el despunte. Si eso se lo deja 15 días en el campo eso se seca después se hilera con un rastrillo y posteriormente se lo levanta y se hace fardos con ese material", remarcó Cárdenas. Luego, esos fardos se pueden utilizar como combustible en la caldera de los ingenios, mezclado con bagazo, en una proporción de 30% de RAC y 70% de bagazo. 

 

"Con el producto, el ingenio puede empezar a dejar de consumir otros combustibles, como gas o fuel. El ahorro es importante, ya que se importa gas para poder satisfacer la demanda que hay de energía en Argentina", reseñó el investigador de la EEAOC.