Las quintas cítricas muestran una recuperación

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 12 septiembre de 2015

Hernán Salas (EEAOC) dijo que las plantaciones están mejor, luego de los daños provocados por las heladas de 2013. Menor calidad.

“La campaña 2014-15 nos muestra, claramente, que las quintas cítricas de la región están en recuperación luego de los daños provocados por las heladas de 2013. No olvidemos que, en la campaña pasada, la producción se redujo en 50%. Esto provocó una fuerte caída en los stocks de los derivados industriales, llevando los mismos a precios internacionales internacionalmente. Esto generó que, en la presente temporada, sin llegar a igualar los valores del año pasado, el precio de la fruta en la industria fue bueno y acompañó al productor en su pelea por la rentabilidad de la producción”, manifestó el doctor Hernán Salas, Coordinador del Programa Citrus de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC). 

Calidad: “Fue inferior a otras campañas, obligando a los empacadores a extremar cuidados para poder enviar fruta acorde a los antecedentes. Un conjunto de factores tuvieron una marcada incidencia para que esto fuera así: las frecuentes e intensas precipitaciones durante la campaña, y la ocurrencia de granizo, en grandes áreas, atentaron contra la calidad de la fruta. A esto se agrega el deterioro (tamaño y color) por el retraso en el inicio de la cosecha, provocado por las lluvias otoñales; los daños en la infraestructura por las inundaciones del verano (puentes, caminos, fincas, etc.); los conflictos gremiales, y algunas cuestiones de mercado como la ausencia de heladas en España, lo que motivó la presencia de esa fruta por más en el mercado europeo y la incertidumbre por la devaluación rusa”.

Como se sabe, “en aquellas campañas donde las precipitaciones satisfacen o superan a las necesidades hídricas del cultivo, es muy probable que la calidad de la fruta se vea comprometida por una mayor presión de patógenos, insectos y ácaros. En ese sentido, la zona productora central de Tucumán tuvo problemas con melanosis y botrytis, dos enfermedades tradicionales de los cítricos, mientras que en aquellos lugares donde granizó, la ‘cancrosis’ tuvo mayor incidencia que otros años. Estas condiciones de humedad también complicaron el manejo de la fruta en poscosecha, obligando a extremar cuidados -al empacar- para reducir problemas por podredumbre”. 

Plagas: Los daños por el ‘trips de las orquídeas’ fueron lo más destacable, observándose lotes con ‘ácaro blanco’ y ‘tostado’, ausentes desde hace varias campañas.

Producción: Este invierno se caracterizó por la ausencia de heladas importantes, por lo que aún es factible observar en las plantas fruta de diversos tamaños y grados de maduración. La cosecha sigue su marcha y los destinos son la industria y el mercado interno, habiendo concluido la preparación de fruta para exportación. Ese volumen de fue de 180.000 tn, un 20% más que la campaña pasada; se espera que la industria procese 900.000 tn. Tucumán es el principal productor mundial de limones, y su participación en el mercado de los otros cítricos es poco significativa. La industria está montada para el limón, lo mismo que el mercado exportador. El NEA, junto con Salta y Jujuy, se especializan en naranja y mandarina.

Protección

También insistió en “la necesidad de preservar la excepcional situación de Tucumán respecto al HLB. Estamos calificados como ‘zona 1’: ausencia del vector y la bacteria. Esto nos diferencia del resto de las zonas productoras del país. Salta, Jujuy y gran parte del Litoral están en ‘zona 2’ -presencia del vector-; mientras que en el NEA, hay un sector de ‘zona 3’ -presencia de vector y bacteria-, y una ‘zona 4’ de contingencia, donde se detectaron plantas infectadas que ya han sido erradicadas”.

“Sigue siendo de vital importancia mantener la provincia en el status de ‘zona 1’. Hacemos, por tanto, un nuevo llamado a la conciencia de todos los ciudadanos -vinculados o no a la producción citrícola-, para que tomen extremas precauciones en el sentido de no traer materiales (frutas y plantas) de otras regiones. Sí está permitido, por caso, traer frutas previamente lavadas, cepilladas y procesadas en empaques”. El traslado de material vegetal sólo puede realizarse a través de los centros de saneamiento. “Nadie puede trasladar frutas o plantas de manera particular. Trasladar plantas desde el NEA en forma particular sería hoy una actitud sumamente irresponsable”, enfatiza Salas.