Proponen usar autos a bioetanol para afrontar la crisis

Fuente: La Gaceta
Domingo 30 Agosto de 2015

En la EEAOC impulsan un proyecto alternativo para producir más alcohol y contrarrestar la sobreoferta de azúcar en el mercado interno. La iniciativa consiste en generar un mercado de vehículos con motores flexibles, que funcionan con naftas y alcohol, en Tucumán y en el resto de las provincias cañeras.

Tucumán se enfrenta a una de las mayores crisis de las últimas décadas, que afecta al sector industrial y, en particular, a los cañeros. En la actividad azucarera reclaman soluciones perentorias para revertir la grave situación en sus diferentes segmentos, como el financiero. Pero la agroindustria local no ha podido librarse, por responsabilidad de los empresarios, de los productores y del Gobierno de los viejos problemas, por ejemplo, la sobreproducción de azúcar que afecta el precio interno. En esa línea, comenzaron a manejarse proyectos que buscan una solución de fondo.

Quedará caña en pie -alrededor del 40% de los cañaverales- en esta zafra y se producirá menos azúcar del 1,77 millón de toneladas “equivalentes”, incluyendo alcohol, pero el valor de la bolsa de 50 kilogramos no ha subido porque en la plaza nacional todavía hay un elevado stock para vender.

“Una solución sería encontrar nuevas aplicaciones para los azúcares que den valor agregado. Y hasta aquí, lo que hay a la vista es producir mayor volumen de alcohol para uso como combustible, aunque para ello es necesario elevar el porcentaje de alcohol en las mezclas con las naftas. Esto demanda decisiones a nivel nacional que aun no se han concretado”, expresó Gerónimo Cárdenas, coordinador del programa de Bioenergía de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC).

El ingeniero químico contó que la entidad presentó ante la Secretaría de Energía nacional el proyecto de tecnología flex en el país, del mismo tipo utilizado en Brasil. 

Son automóviles y utilitarios equipados con motores nafteros que, con un procedimiento computarizado, pueden operar con las naftas, bioetanol y naftas y alcohol de 96° “indistintamente”, según explicó.

Los ingenios pidieron al Gobierno nacional el aumento de 10% a 12% el corte de mezcla. Esperan una decisión de la Casa Rosada.

“Admiten la mezcla de estos líquidos en el tanque, ya que el sistema computarizado toma información del combustible o de las mezclas que ingresan al motor y regula el funcionamiento del mismo, en función de las características de la alimentación que se inyecta”, detalló Cárdenas.

El ingeniero comentó que, hoy, el 85% de los autos que se venden en Brasil es vehículo flex. “Si en Argentina se pudiesen comercializar automóviles y otros vehículos de combustible flexible para operar en las zonas de producción de caña, con posibilidad de destinarla a la producción de alcohol 96°, se tendría un nuevo mercado para abastecer. Así, se evitaría costo de flete”, enfatizó. 

Cárdenas planteó de esa forma que en Tucumán exista un mercado de vehículos flex para consumo interno de bioetanol.

Según el referente de la EEAOC, en Argentina se producen autos de este tipo de tecnología que se exportan al país vecino. “Las provincias del norte argentino productoras de caña de azúcar, Tucumán, Salta y Jujuy, consumen en conjunto más de 400 millones de litros de naftas por año, constituyendo un mercado muy interesante para la tecnología flex”, manifestó Cárdenas.