Proyectan buenos rindes productivos en Tucumán

Fuente: La Gaceta
Sabado 22 Agosto de 2015

Daniel Gamboa (EEAOC) evaluó que las lluvias de agosto potenciaron el crecimiento de los trigales. Advierte sobre la explosión de las malezas. Surgieron pulgones con mucha fuerza.

Las lluvias de agosto cambiaron totalmente el panorama del trigo, ya que, en un principio, los trigos tuvieron la suficiente agua para nacer, luego vino un gran período sin lluvias que hizo que se quedaran quietos y ahora, con esta agua, los trigos tienen para crecer y desarrollarse hasta el fin de cosecha, dijo Daniel Gamboa, técnico de la Sección Granos de la EEAOC.

Así como en un principio creíamos que se había atrasado la siembra, sobre todo con las variaciones térmicas y de la humedad que ahora disponemos, podemos decir que, “hoy, los trigos están más adelantados y en un estado de susceptibilidad a las heladas”, que esperamos que no sucedan.

Realmente, “los trigos que creíamos que se habían sembrado tardíamente, bajo las actuales situaciones del clima, seguramente mejorarán y los rendimientos serán mejor” de lo que realmente se esperaban en su momento.

La situación, además, se hubiera visto más beneficiada si los trigos eran sembrabas con mayor densidad, y no a 52 centímetros. Si esto hubiera sido así, la chance de lograr igualar los costos o tener algo de renta hubiese sido mayor.

Los beneficios que hoy vemos con las lluvias, en el tema malezas, se complica un poco el contexto, y más aún en trigos a 52 cm, donde las malezas avanzarán más que en un trigo a 25 cm.

Hay trigos cortos sembrados en fecha de largos, y trigos largos sembrados en fecha de cortos, ya que el productor sembró lo que tenía y cuando podía. Por eso, hay una gran variabilidad en los lotes.

Hoy, en el trigo se ven a casi todas las “malezas” que casi siempre suelen aparecer; hay un despertar temprano, por lo que habrá que evaluar hacer un herbicida antes de cosecha, como un desecante.

En “plagas”, se ve ahora la aparición de muchos ‘pulgones’, por lo que el productor deberá decidirse a controlar, sobre todo ahora en que los trigos están entrando a floración, con la formación de la espiga, por lo que recomendaron tratar de mantener las espigas siempre limpias de estos insectos.

Creemos que, a raíz de la situación de que el trigo en Tucumán puede llegar a rendir algo más de lo esperado y que debido a una cuestión de costo y de fletes, es seguro que los molinos se interesen por el trigo de nuestra provincia.

Esto hará que el productor que tiene trigo, y con una perspectiva de llegar mejor a cosecha, deba pensar en cuidarlo y llegar a cosecha de la mejor manera posible.

Con esto, seguramente, a los molinos de la región podría interesarle aún más el trigo sembrado en la zona.

Realmente, “sería importante que las tres patas (productor, comercializador e investigador) que hacen a una actividad productiva trabajen juntos para beneficio de todos”, ya que este es un año en que deberían ponerse de acuerdo.

En el sur del país, con seguridad, los trigos no serán los mejores debido a que, por la crisis del agro, financieramente hablando, hizo que los cultivos poco o nada se fertilizaran.

En los campos tucumanos se ven trigos tempranos que están en llenado, además de trigos en fecha espigando. En general, se los ve bien, con algún amarilleo abajo, pero si están buenos hay que cuidarlos como corresponde.

Las lluvias que beneficiarán el llenado, sin duda, modificarán la calidad del trigo al que el productor está acostumbrado a cosechar, pero no hablemos de supuestos, sino que, al momento de cosecha, deberán analizar para conocer exactamente la calidad del trigo logrado.