Las lluvias ayudarán a que el trigo crezca bien

Fuente: La Gaceta
Sabado 22 Agosto de 2015

Lamelas opinó que el efecto positivo se traducirá en tener buena materia prima al momento de la cosecha.

Los trigos que están sembrados actualmente en Tucumán, sintieron el efecto positivo de la llamativas lluvias que se dieron en agosto; en algunas zonas fueron más que extraordinarias, ya que se pudieron recolectar más de 100 mm en el mes más seco del año, comentó César Lamelas, jefe de la Sección Agrometereología de la EEAOC. 

“Encontramos lugares donde el valor promedio histórico se multiplicó por 6 o 7 veces, y en otros hasta casi 20 veces el normal para este mes del año”. 

Podemos decir que “este agosto no es el más lluvioso de la historia, ya que en 1920 los valores que se obtuvieron fueron superiores”. Esto significa que “un segundo o tercer lugar en un registro de más de 100 años es algo extraordinario”.

Esto (los valores pluviométricos) tiene consecuencias diferentes en los cultivos que se realizan en la zona. “Estas lluvias, en el trigo, ayudan de manera significativa a que llegue lo mejor posible a cosecha, y en un momento donde el cultivo expresará su potencial”.

En la caña de azúcar, “está generando un serio inconveniente en el proceso de la zafra con parálisis de los trapiches de los ingenios, por lo que la continuación dependerá del proceso fabril, y de cómo los suelos drenan el agua y permiten el paso de las máquinas de cosecha”.

Por su parte, Daniel Gamboa dijo que “en el caso de los suelos que no tuvieron cultivo, ya que no se sembraron ni trigo ni garbanzo” -porque las condiciones de falta de humedad antes de la siembra o las malas perspectivas de políticas agropecuarias para decidir una siembra-, hizo que “las malezas avanzaran sobre los suelos desnudos y, con estas lluvias, “las malezas avanzaron más”. Esto hará que “los barbechos para la próxima gruesa serán más caros, por lo que no tendrán los efectos positivos de limpieza de lote como deja el trigo”.