Se pueden lograr beneficios dejando el cañaveral sin cosechar

Fuente: La Gaceta
Sabado 08 Agosto de 2015

Desde la EEAOC sugieren cómo proceder para minimizar perjuicios y maximizar beneficios.

La posibilidad de que la zona azucarera de Tucumán decida dejar parte de su cañaveral en pie para que continúe creciendo y se coseche en la zafra 2016 está latente, como consecuencia de la difícil situación actual y un panorama poco claro hacia el futuro, afirmaron los técnicos de la Sección Caña de Azúcar de la EEAOC.

Por otra parte, la provincia está atravesando un invierno benigno, en cuanto a temperaturas críticas de frío, de manera que, en general, el cañaveral está en buenas condiciones para darle continuidad a su crecimiento, en cuanto las temperaturas y las lluvias aporten lo suyo para activar un segundo proceso de crecimiento activo.

Sin embargo, no todos los cañaverales tucumanos están en las condiciones óptimas para dejarlos en pie, o dicho de otra manera, a algunos lotes se les puede sacar más provecho que a otros. 

Buenas y malas

Para poder tener la posibilidad de elegir, es necesario hacer el análisis en forma inmediata, de modo de dejar para el final aquellos campos que presenten las condiciones apropiadas para sacarle el mayor provecho a la caña que se dejará en pie. Esto es muy importante, ya que si se deja la decisión para el final, en ese momento no habrá opciones, y puede no ser la mejor alternativa. Para colaborar con la mejor toma de decisión, a continuación se presenta un análisis sobre los factores que pueden tener incidencia en la selección de los lotes a dejar en pie.

Heladas: es conveniente que las cañas no tengan el brote guía afectado, para tener la posibilidad de seguir elongando sus tallos. Cuando se deja caña en pie helada, en la cosecha del año siguiente se encontrará cierto porcentaje de tallos deteriorados totalmente, que no contribuirán a la producción de azúcar e incrementarán el porcentaje de impurezas de la materia prima.

Madurativos: caben las mismas consideraciones realizadas en el punto anterior.

Vuelco: no es conveniente dejar, como caña en pie, aquellos cañaverales que estén volcados. La generación de raíces y nuevos brotes, de manera desigual a lo largo del lote, complicará la cosecha, con pérdidas de materia prima y disminución de la calidad.

Cañaverales florecidos: aunque la floración no está totalmente generalizada en la zona cañera de Tucumán, existen algunas áreas con predominio de lotes florecidos. Se tendría que preferir no dejar cañaverales florecidos o inducidos, aunque no se pueda visualizar la inflorescencia. La floración limitará el crecimiento y puede provocar la aparición de gran cantidad de brotes laterales.

Nivel productivo de los cañaverales: los lotes con menos niveles de rendimiento cultural ganarán una mayor proporción de peso (60%-80%), que aquellos lotes altamente productivos, que pueden ganar sólo el 20%-40% para la zafra siguiente.

Edad del cañaveral: es preferible cosechar los cañaverales más jóvenes y dejar los de mayor edad por algún probable perjuicio que pueda haber sobre la cepa.

Plagas, malezas y fuego

Gusano perforador: si el lote tiene un ataque muy elevado de Diatraea, no es aconsejable dejarlo en pie por el deterioro de la calidad de la materia prima.

Enmalezamiento: para generar la posibilidad de un mayor crecimiento del cañaveral, durante el segundo ciclo de crecimiento, es conveniente no dejar en pie cañaverales excesivamente enmalezados.

Riesgo de que se prenda fuego: los lotes ubicados en las cercanías de poblados, con una alta densidad de tránsito de personas o vehículos, y que en consecuencia, tengan altas posibilidades de que el fuego ingrese al cañaveral, no deberían dejarse en pie. 

De todas formas, hay que disponer de todas las medidas necesarias para prevenir los accidentes de incendios, ya que se originarían problemas de muy difícil solución, que traerían aparejadas pérdidas de gran importancia.

Por último, se debe recalcar que es importante anticipar la selección de los lotes a cosechar para manejar la mejor opción. Esto es así, aunque se tengan dudas sobre su real posibilidad de cosecha, ya que esto puede depender de las condiciones climáticas que no se manejan.