Los contenidos sacarinos mejoraron notablemente

Fuente: La Gaceta
Sabado 08 Agosto de 2015

Se recogerían unas 17,05 millones de toneladas de caña. Al 31 de julio, la zafra avanzó un 31%.

Durante julio, la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), analizó el avance de la zafra 2015, de utilidad para trazar un panorama de lo que se espera hasta el final de la campaña. También puede servir para adoptar medidas que contribuyan a no generar más efectos negativos, que agudicen más la difícil situación del sector, comentó Carmina Fandos, técnica de la Sección Sensores Remotos de la EEAOC.

Para la estimación del avance de cosecha se realizaron tareas de campo y, además, se dispusieron de imágenes del satélite Landsat 8 OLI, correspondientes a los días 18 y 25 de julio. Por medio del procesamiento de las imágenes satelitales, se identificó y cuantificó la superficie cañera que ya fue cosechada, lo que permitió constatar, hasta el 31 de julio, un avance general de cosecha del 31,04% de los lotes cañeros de Tucumán (Ver infografía en la página 1).

El análisis del avance de cosecha permite apreciar que “la mayor concentración de superficie cosechada se localiza en Leales, Cruz Alta y Simoca”. En términos porcentuales, se constata que los mayores avances están en Graneros, La Cocha y Cruz Alta. Con respecto a la disposición espacial de los lotes cosechados, se advierte un avance pronunciado en el Este y Sudeste del área cañera, y en zonas de influencia de los ingenios.

Los resultados de la evaluación realizada por la EEAOC a inicios de zafra, para estimar el volumen de materia prima disponible en Tucumán, arrojaron un alto nivel productivo: 17,050 millones de t.

Al 31 de julio, se llevaban molidas sólo 5 millones de t de caña neta, como consecuencia del inicio tardío generalizado de la zafra, por lo que estarían restando un poco más de 12 millones de toneladas. 

Sobre la base de un buen ritmo de molienda desde agosto hasta noviembre, es posible que la zafra pueda concluir en noviembre. Para que ello ocurra, es imprescindible que las lluvias durante la primavera no sean abundantes, como para paralizar la cosecha durante varios días, y que otros factores no actúen negativamente sobre el desenvolvimiento normal de la zafra.

Desde el punto de vista “agronómico”, los resultados alcanzados en los lotes cosechados responden a las estimaciones prezafras realizadas, con pequeños desvíos hacia arriba y hacia abajo que harían pensar que el volumen de materia prima rondaría las 17,05 millones de t estimadas al inicio de zafra.

Analizando el aspecto “productivo”, como cuestión negativa se debe resaltar la caña caída durante los meses previos al inicio de la cosecha; la mayoría ya ha sido cosechada. Durante el otoño, se desarrollaron las inflorescencias de los tallos, con intensidad variable según las zonas y las variedades, de manera que es otro factor que no se presenta convencionalmente.

Una mención especial merece la “calidad de la materia prima”, ya que a partir de las excelentes condiciones que se dieron a partir de mayo, los contenidos sacarinos mejoraron notablemente, y hoy, el productor puede disponer de rindes fabriles superiores a los de 2014.