Hay escasas posibilidades de que mejore el mercado maicero

Fuente: La Gaceta
Sabado 11 Julio de 2015

Gamboa (EEAOC) trazó un panorama complejo para el sector. Donde faltó agua, los rindes serán reducidos

El ingeniero agrónomo Daniel Gamboa, investigador de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) de Tucumán, es uno de los especialistas en materia de producción de maíz. Por ello surgió la necesidad de consultarlo sobre el desarrollo de la actual campaña en nuestra provincia.

“El cultivo viene bien. Se ha cosechado una superficie mínima del cultivo, por lo que aún falta mucho por hacer. En general, dentro de unos 15 o 20 días se generalizará la actividad en los campos maiceros. Los rendimientos son buenos, como lo fueron con la soja en aquellos campos donde no tuvieron problemas. Soja bien, maíz bien; soja complicada, maíz complicado, podría ser el cuadro de situación. Puedo estimar que este será un buen año en cuanto a los rendimientos, salvo aquellos lugares donde hubo deficiencia de humedad”, resumió el especialista.

Todo lo relacionado con los precios es la consulta obligada.

“La realidad es que el precio está muy deprimido. El negocio requiere de una ecuación gastos-ingresos muy finita. En el mercado a término se pagan $ 900 en el puerto, y si descontamos los $ 500 por flete, quedan $ 400, que es muy poco para el productor. Por eso, el agricultor tiene que ser muy cuidadoso. Además, la gente no está comprando maíz, por lo que el mercado está necesitando una mayor fluidez”, describió Gamboa.

El investigador reconoció que “las actividades porcina y avícola son opciones, pero la producción es mayor que el consumo, por lo que los stocks son altos”.

Sin embargo, estima que “como en Estados Unidos el mercado del maíz tiene buenas noticias, la tendencia indica que bajarán los precios. Por lo tanto, todo coadyuvara para que no haya cambios positivos para el sector”, advirtió.

Baja rotación

Gamboa también se refirió al bajo índice de rotación soja-maíz.

“Los campos con soja tuvieron una fuerte presión de ‘picudo’. Por eso, como los tratamientos son caros, muchos productores buscaron aguantar lo más posible tratando de que el proceso les resultara lo más barato”, observó.

En cuanto a la superficie cubierta, el investigador señaló que “bajó mucho la cantidad de superficie sembrada; no avizoro una mejora”. “Por todo eso -agregó-, la rotación es reducida, porque todo depende de la ecuación económica. En los últimos dos años estuvo muy frenada la superficie maicera”, dijo. “Pero, insisto, la rotación se aplica en muchos casos sólo si hay problemas con el picudo en la soja”, afirmó.