Es obligatorio denunciar la presencia de cítricos con síntomas de HLB

Fuente: La Gaceta
Sabado 27 Junio de 2015

Si llega la enfermedad, sus daños tendrán impacto económico y productivo sobre toda la citricultura.

El potencial de daño económico del HLB si ingresara y se estableciera en la Argentina es muy alto. 

Las consecuencias de su establecimiento serían gravísimas considerando: 1) El daño directo causado sobre la producción (se citan pérdidas del 100% de la capacidad productiva en pocos años); 2) Los daños indirectos (aumentos en los costos de producción); 3) El impacto socioeconómico (120.000 puestos de trabajo, 16 industrias, 529 plantas de empaque, etc.) y, 4) El impacto negativo al medio ambiente (aumento en las dosis y frecuencias de aplicación de agroquímicos, etc.).

Normativas

Desde el año 2005, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) realiza tareas de vigilancia y monitoreo para prevenir el ingreso del “Huanglongbing (HLB)” a la Argentina, una enfermedad que ataca a los cítricos provocándole severos daños, con su consiguiente impacto económico y social, dado que al día de hoy no tiene cura.

Ese año, la Resolución 458 estableció la denuncia obligatoria de la presencia en cítricos con sintomatología sospechosa del HLB e implementó el Programa de Vigilancia y Detección precoz de la enfermedad, que lleva adelante el Senasa.

Programa Nacional

En agosto de 2009, se aprobó el Programa Nacional de Prevención del HLB, en el que el Senasa participa junto a otras entidades públicas y que depende del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

En 2010, se creó el Programa Nacional de Prevención del HLB por la Resolución ex Sagpya 517/2009, luego reemplazada por la Ley 26.888. 

Su ejecución está a cargo de una Unidad de Coordinación Interinstitucional compuesta por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el Instituto Nacional de Semillas (Inase), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), la Estación Experimental Agroindustrial tucumana de Obispo Colombres (EEAOC), y entidades que agrupan al sector privado, como la Asociación Fitosanitaria del NOA (Afinoa) y la Cámara de Exportadores de Citrus del NEA (Cecnea).

El Programa abarca una superficie de 140.000 hectáreas de cítricos y a 5.300 productores, que comercializan e industrializan anualmente alrededor de 3,3 millones de toneladas de limones, naranjas, mandarinas y pomelos. 

Así como, aproximadamente, unos 270 productores viveristas, la mayoría de ellos pequeños y medianos. Toda esta producción se encuentra en riesgo, dado que todas las especies y variedades cítricas son susceptibles al “Huanglonbing”.

Únicos en el mundial

Con el Programa Nacional de Prevención del HLB, del que se deriva la corresponsabilidad del Ministerio de Agricultura y de las provincias, la Argentina se destaca por contar con una herramienta única en el mundo para prevenir esta enfermedad. Así, se involucra el accionar conjunto y coordinado de instituciones públicas y privadas.