En Santa Bárbara se instalará el primer secador de bagazo adosado a una caldera de alta presión

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 13 de Junio de 2015

El proyecto está dirigido por la doctora Dora Paz, de la EEAOC, quien explicó que habrá una mayor eficiencia energética y que se proveerá energía eléctrica a la red en un 16,7% más, por año.

“El secado de bagazo es una tecnología que ha sido probada con éxito para aumentar la eficiencia energética en calderas de vapor de media presión; ahora se diseñará y construirá el primer secador de bagazo adosado a una caldera de alta presión, lo cual será todo un desafío para la Estación Experimental, que tendrá a su cargo el dimensionado de todo el sistema”.

Así lo explicó la doctora Dora Paz, jefa de la Sección Ingeniería y Proyectos Agroindustriales de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), quien dirige el proyecto “Incremento de la eficiencia energética de sistemas de producción de Bioelectricidad en la Industria Sucroalcoholera a partir de Biomasas Residuales: Bagazo presecado y Residuos Agrícolas de Cosecha (Biorac)”, adjudicado a un consorcio público-privado formado entre la EEAOC y la empresa Azucarera Terán SA.

Se prevé que la energía eléctrica entregada a la red, con la implementación de este proyecto, se incremente por año en un 16,7%, con el empleo del secado de bagazo y el aprovechamiento del 10% de RAC. 

Según cálculos preliminares, se estima que cuando se alcance a procesar el 100% del RAC correspondiente a la molienda, este incremento podría llegar al 57%.

Único en el país, el proyecto reviste gran importancia para el sector agrícola-industrial de Tucumán y de la región, ya que implica la transferencia a escala comercial de la información generada en los últimos años por la EEAOC, en interacción con empresas privadas, combinando actividades de investigación con adaptación tecnológica a escala industrial.

Financiación

La iniciativa se desarrollará durante un período de tres años, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El costo total del proyecto asciende a unos $ 38,6 millones, siendo el monto del subsidio un 60% y el 40% restante, contraparte. 

El contrato de adjudicación se firmó el 4 de mayo pasado, y es parte de la convocatoria del Fondo de Innovación Tecnológica Sectorial (FITS) 2013 Energía, en el rubro Uso Racional y Eficiente de la Energía, del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec), destinado a los Consorcios Asociativos Público-Privados (CAPP).

Bajo la guía de la doctora Paz, el proyecto se desarrollará en el ingenio Santa Bárbara de Tucumán y permitirá incrementar la eficiencia energética en la planta de co-generación de bioelectricidad, atendiendo la creciente demanda de energía eléctrica del país, y reduciendo el consumo de combustibles fósiles.

El objetivo, según explicó la investigadora, es “incrementar la eficiencia energética de los sistemas de co-generación (producción de energía eléctrica para venta a la red pública), mediante el desarrollo de nuevas tecnologías -equipamiento y software- para el aprovechamiento eficiente de biomasas residuales: bagazo y residuo de cosecha agrícola de caña de azúcar (RAC).”

Y añadió: “el residuo agrícola es lo que queda en el campo después de la cosecha de caña, y está formado por hojas y despunte, y en general se quema a cielo abierto. En este sentido, el proyecto trabajará en dos frentes. Primero incorporará tecnología para aprovechar el RAC con fines energéticos, comenzando con la recolección del RAC correspondiente al 10% de la molienda del ingenio. Y segundo, incorporará un sistema de secado de biomasa, adosado a la caldera de vapor de alta presión, operando en transporte neumático con gases efluentes de caldera, que permitirá disminuir la humedad del combustible fibroso y aumentar el rendimiento energético de la caldera”, remarcó la profesional.

Se prevé recoger el RAC pasados 15 días de secado natural al campo, enfardarlo y llevarlo a la fábrica, donde se acondicionará mediante picado en picadoras de fardos hasta una granulometría similar al bagazo, para quemarlo conjuntamente en calderas con una relación límite de 25% RAC / 75% bagazo, relación que mantiene operativamente estable la caldera, sin evidenciar problemas en el manejo de las cenizas en el horno.

Además, en la planta piloto de la EEAOC se harán experiencias de aprovechamiento energético del RAC mediante empleo de la tecnología de gasificación, en un reactor de lecho fluido donde se produce la combustión incompleta de la biomasa y convierte a este residuo sólido en un combustible gaseoso, empleando aire como agente gasificante. 

Los gases generados, luego de un proceso de limpieza se quemarán en un motogenerador para producir energía eléctrica. Estas experiencias son fundamentales para el escalado de un gasificador piloto industrial.

“El proyecto impactará positivamente en el sector mediante la introducción en el mercado de una nueva fuente de biomasa (RAC) con fines energéticos. También incorporará una nueva tecnología de aprovechamiento de biomasa en el NOA (secado de bagazo y gasificación de RAC) para la generación de energía eléctrica (EE); mejorará la eficiencia de generación de EE y el aprovechamiento de los recursos renovables de la región; creará una nueva alternativa económica rentable para productores de caña (venta de RAC) que evite la quema de esta biomasa; disminuirá las enfermedades causadas por la quema de caña, y también disminuirá los cortes de suministro eléctrico por efecto de la quema de caña en áreas cercanas a líneas de alta tensión”, remarcó la doctora Paz.

Además del que desarrollará con la Azucarera Terán SA, la EEAOC firmó otro Proyecto FITS con la Compañía Inversora Industrial SA, denominado Bio Refinería Sustentable Leales para la Elaboración de Productos, Alimentos y Compost a partir de derivados de la caña de azúcar. El CAPP se denomina Biorefinería y el proyecto lo dirigirá el ingeniero químico Marcelo Ruiz, también investigador de la EEAOC.