Prevén buena campaña y crisis de precios

Fuente: La Gaceta
Martes 26 de Mayo de 2015

Un informe de la Estación Experimental prevé 1,77 millón de toneladas de azúcares “equivalentes”, un 18% superior a 2014 La campaña de este año será mayor a las de los últimos años, en medio de la crisis del sector desde el punto de vista financiero

El Instituto de Promoción del Azúcar y Alcohol de Tucumán (Ipaat) cuenta ya con el informe técnico de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) para la actividad azucarera. El organismo de referencia agroindustrial demoró la presentación del trabajo, aunque terminó confirmando lo que se previno meses atrás: los valores de producción probables de la campaña de este año serán superiores a los últimos cinco años en medio de una crisis en el mercado comercial.

Según los datos dados a conocer, se plantearon tres alternativas de producción de azúcar, de acuerdo a las características de la actual zafra, especialmente, respecto de las heladas invernales. Esas opciones se presentaron por encima de los resultados de algunas campañas anteriores.

En la proyección de máxima se estimó un desenvolvimiento de 1,77 millón de toneladas, un 18% más si se compara con el año anterior, de 1,495 millón de toneladas de azúcares “equivalentes” (incluye alcohol), una diferencia de unas 274.300 toneladas. Para la segunda opción se estimó 1,61 millón de toneladas, un 7,64 % superior a 2014. Pero en la alternativa mínima, de 1,43 millón de toneladas, implicó una baja de un 4,4% -si llegara a confirmarse-. 

“Se debe puntualizar que a los valores probables de producción de azúcar, se deben restar los volúmenes de jugo que puedan ser derivados para la elaboración de alcohol. La información obtenida corresponde a una aproximación a la producción probable de azúcar o azucares equivalentes en Tucumán, al inicio de la zafra 2015. Durante el mes de agosto, será necesario realizar nuevas evaluaciones para ajustar las estimaciones”, explicó el informe.

Un dato. En la proyección para la zafra 2014, el resultado productivo final coincidió con la estimación de máxima, de 1,4 millón de toneladas “equivalentes”.

De acuerdo al relevamiento, la superficie cosechable de caña de azúcar en Tucumán alcanzó las 271.370 hectáreas, un incremento de alrededor de un 2,3% respecto del área registrada el año pasado.

“El volumen global disponible de caña de azúcar para la provincia de Tucumán podría rondar los 17,57 millones de toneladas. A ese valor debe descontarse 520.000 toneladas, aproximadamente, en concepto de caña que sería utilizada como semilla para la plantación de unas 40.000 hectáreas”, contempló el trabajo técnico. Es decir, considerando la deducción en concepto de caña semilla, la disponibilidad de materia prima llegaría a las 17 millones de toneladas. “El panorama es de una producción muy buena, a partir de la cantidad de agua que cayó en los meses de verano, no tanto en la primavera del año pasado, que fue escaso en el inicio”, comentó Jorge Scandaliaris, director en Tecnología Agropecuaria de la EEAOC y referente del informe técnico. El análisis fue efectuado por un equipo de la Sección Sensores Remotos y Sección Caña de Azúcar.

La perspectiva de cosecha y elaboración de azúcares para el sector ha marcado dos situaciones. Por un lado, como se remarcó, se estimó una temporada con altos niveles de producción, sea cosecha y cantidad de azúcares elaborados. Y por el otro, un escenario comercial negativo, con caída del precios internos y externos, inflación y, por ende, incrementos de costos internos, entre otros.

En particular, un nivel de producción alto podría repercutir en el mercado comercial, lo que llevaría así a que los precios bajos se mantengan en la plaza nacional. Es el temor principal de los productores cañeros. Los ingenios han buscado reducir la oferta interna para elevar el valor.

“Desde el lado productivo, la campaña será buena, con mucha caña y mejor rendimiento en líneas generales. Desde el punto de vista de la rentabilidad, vamos a tener dificultades, porque hay precios deprimidos y los costos han subido tremendamente, acompañado por el lado del crecimiento de los insumos, como el gasoil”, comentó Scandaliaris. 

“Es un año difícil y hay que medirlo muy bien. El productor debe tomar recaudos para bajar los costos y mejorar la calidad, que será distintivo en la determinación de la productividad”, añadió por último.