Los rendimientos muestran el despliegue irregular y errático que tuvieron las lluvias

Fuente: La Gaceta
Sabado 09 de Mayo de 2015

Devani (EEAOC) reconoció los problemas que genera el factor climático. Picudo y Enfermedades de fin de ciclo

“En este mejoramiento de las condiciones climáticas donde estamos insertos, la trilla comenzó lentamente, y de acuerdo a como se van presentando los días y la humedad atmosférica reinante. Sólo podemos decir que la trilla comenzó en Tucumán, y que los lotes de soja están rindiendo de acuerdo a cómo se presentaron los diferentes contextos climáticos durante su ciclo de cultivo”, comentó Mario Devani, jefe de la Sección Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) de Tucumán.

“Los rendimientos que se están logrando son muy variables y se dan por lo que dijimos del mosaico de situaciones que se dieron con respecto del comportamiento del clima, pero sobre todo de cómo se dieron las precipitaciones”, consignó el investigador.

Como todos saben, “el arranque de la siembra fue muy irregular por la irregularidad de las lluvias, lo que hizo que se sembrara con perfiles malos y con barbechos regulares”, por lo que “las primeras siembras no llegaron bien a cosecha. Este efecto se ve mucho en el departamento de Burruyacu”, mencionó Devani. Por suerte, agregó, “el resto de las siembras posteriores fueron mejores y, por ende, los cultivos llegaron mejor y bien en muchos casos”.

Rindes variables

Con respecto a los datos de rendimientos, se registran desde los 1.000 kg/ha hasta valores superiores a los 3.500 kg/ha. Pero para conocer los valores promedios que se puedan llegar a lograr, habrá que esperar que el avance de la trilla de soja sea mayor para tener números más fehacientes. 

Lo bueno es que, de acuerdo a lo que se va viendo, “esta campaña es mucho mejor que las 3 últimas, lo que ayuda un poco a la situación real por la que está pasando el sector”, comentó.

Ojo con las malezas

Desde la parte agronómica, y después de muchas campañas de monocultivo, hoy el factor clave está siendo el manejo de malezas, ya que ‘las mezclas de glifosato con algún hormonal no alcanza’, por que se están quedando malezas resistentes de diverso tipo, que lo único que hacen es aumentar el costo de producción al tener que usar otros herbicidas y mejores manejos.

Hoy, con la situación de arrastre que productivamente vino muy mal los últimos años, se suma una situación de precios internacionales que tampoco ayudan, más los problemas de inflación y de presión tributaria que golpean permanentemente a los productores.

Con respecto a las variedades que se vienen usando estamos bastante bien, ya que hay una oferta de variedades importantes y de buen comportamiento para las diferentes situaciones y necesidades de los productores. “Las sojas con doble evento esta dando muy buenos resultados, con las recomendaciones que dan los semilleros y los técnicos de acuerdo a su manejo”, destacó Devani.

El ‘picudo’ espera

En cuanto a las plagas, el manejo del ‘picudo’ es la materia pendiente a resolver. Se está trabajando con muchas herramientas para lograr buenos resultados y lograr, a través de años y ensayos con diferentes rotaciones, bajar su nivel de incidencia, señaló el investigador de la EEAOC.

Es importante aclarar que los niveles de incidencia de esta plaga son altos en Tucumán, incluso en aquellos lotes donde se maneja bien la rotación, por la incidencia que tiene de aquellos lotes vecinos o borduras que no se los maneja adecuadamente.

Las ‘enfermedades de fin de ciclo’, sobre todo ‘cercospora’, fueron las que trajeron ciertos problemas en esta campaña. La ‘roya de la soja’ también se presentó, pero tarde y con poca incidencia.