El riego controlado con vinaza en los campos ni perjudica al suelo ni al cañaveral

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Viernes 27 de Marzo de 2015

El ingeniero Morandini, de la sección Suelos de la EEAOC, evaluó los monitoreos de cuatro años y concluyó que es satisfactoria su aplicación. Experiencia en los ingenios Santa Rosa y Corona .

“Después de cuatro años de aplicación de vinaza en los campos de caña tucumanos, no se manifiestan modificaciones ni en los suelos ni en el cultivo”, afirmó el ingenieroMiguel Morandini, de la sección Suelos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC). 

Explicó que lo que se desprende de los monitoreos de la EEAOC, tras aplicar la vinaza de manera controlada en lotes comerciales y a gran escala, es que el suelo y la caña están igual que al principio. “Aunque hay todavía cierta reticencia por parte de algunos productores, que consideran que la vinaza es potencialmente peligrosa para el cultivo, los ingenios Santa Rosa y Corona llevan cuatro años de aplicación satisfactoria del sistema. 

- ¿Utilizan la vinaza como fertilizante?

- El objetivo es la disposición del producto, es decir darle un destino sin que cause inconvenientes ni en el suelo ni en la caña de azúcar. En el caso particular de estos ingenios, la vinaza les serviría como fertilizante, porque allí el suelo tiene bajo potasio (0,3 a 0,5 meq/100 gr de suelo) y la vinaza es particularmente rica en este elemento. 

Pero lo más significativo es que no se observaron modificaciones negativas: el suelo está en iguales condiciones productivas que al principio; la relación de potasio puede mejorar respecto de otros cationes -aunque son aumentos mínimos- y la salinidad no se incrementó, factor éste que constituye una fuente de duda sobre el uso de la vinaza. 

Prevalencia

El especialista indicó que en suelos normales, dosis excesivas de vinaza pueden aportar cantidades altas de sales solubles, las cuales pueden dañar severamente al cultivo en muy corto plazo. El potasio, en cambio, podría afectar al suelo en el mediano y largo plazo. El suelo contiene calcio, magnesio, sodio y potasio como cationes principales, y en un suelo normal los que predominan son los cationes bivalentes calcio y magnesio. Cuando el catión monovalente (sodio) prevalece sobre los otros, el suelo pierde capacidad productiva, disminuye la infiltración del agua, se incrementa notablemente el pH, baja la disponibilidad de nutrientes, entre otros efectos adversos. “En diversos sitios del planeta, Tucumán entre ellos, existen suelos sódicos sin valor productivo, pero el temor con el uso de la vinaza es que el suelo se vuelva potásico. Este elemento, cuyo comportamiento sería similar al sodio, no se incrementó en los suelos cañeros tucumanos estudiados, cuando las dosis de vinaza oscilaron entre los 15 y 30 mm/año-”, puntualizó Morandini. 

Si bien la vinaza aplicada en dosis alta puede ser peligrosa en cuanto a la salinidad, en dosis bajas no lo es. Después de cuatro años de aplicaciones no se observan efectos adversos perjudiciales relacionados con la salinidad ni con el potasio en las más de 800 ha de lotes comerciales tucumanos. Los niveles productivos son más que satisfactorios y hay disminuciones en la cantidad de azúcar producida por tonelada de caña.

- ¿Se vierten toda en los campos o les sobra vinaza a los ingenios?

- Con la logística adecuada es factible, de hecho así ocurre, aplicar la totalidad de la vinaza producida en áreas cañeras, dependiendo esto de la disponibilidad de tierras cercanas a la destilería, del uso de otras alternativas de manejos, de los volúmenes producidos, entre otros factores. Cada año, antes de aplicarla, se extraen muestras de los suelos -así lo establece la reglamentación- para determinar si algún parámetro, especialmente salinidad, pH y potasio están incrementando su presencia y, llegado el caso, adoptar medidas como evitar la aplicación en esos lotes. Pero hasta aquí, eso no ha sucedido.

Otra cuestión -resalta el especialista- era durante cuántos años podría ser aplicada la vinaza en las dosis citadas: “no hay respuesta, porque en Tucumán no hay estudios de larga duración (mayores a 10 años por ejemplo) sobre el efecto en los suelos y en el cultivo de la aplicación de vinaza. A esos estudios de largo plazo los estamos conduciendo ahora y recién estamos en el cuarto año”. “Por otro lado, se presume que esta alternativa de manejo sería reemplazada por otras que aprovechen la potencialidad de la vinaza para producir fertilizantes, energía, etc.”, concluyó Morandini.