La implantación del cultivo dependió mucho de la calidad y del tipo de semilla que se usó

 Fuente: La Gaceta
Viernes 13 de Febrero de 2015

Fernando Ledesma (EEAOC) reconoció que en el Este faltó agua en muchos campos. Por eso, hay plantas buenas y malas

El año agrícola de granos ya está muy avanzado, y en cuanto a la soja este cultivo se encuentra en general en buenas condiciones en Tucumán, sobre todo si comparamos con la campaña pasada, ya que “el agua en general no faltó, salvo algunas zonas del Este provincial, lo que permitió sembrar casi en tiempo y forma, con un nacimiento satisfactorio”, comentó Fernando Ledesma, técnico de la Sección Granos de la EEAOC (Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres) de Tucumán. “Los cultivos de soja, en general, nacieron bien, salvo donde pudo faltar agua al sembrar; fue bueno el comportamiento en el transcurso del ciclo de cultivo”.

Podemos decir que “la implantación del cultivo dependió mucho de la calidad y del tipo de semilla que se usó”, y que según cómo vinieron acompañando las lluvias al cultivo, hicieron que, hoy, las plantaciones estén buenas o regulares.

Las lluvias dependen de los lugares analizados, ya que al Este faltó el agua en algunos momentos del cultivo. “Lo que complicó bastante, y todavía es un problema, son las ‘malezas’, ya que la presión es grande; los barbechos se pudieron hacer, pero se debe estar atentos a cómo sigue esa presión”, sugirió Ledesma. Los problemas de ‘tolerancia’ y ‘resistencia’ son graves, por lo que “debemos estar atentos, se debe cambiar la mentalidad de los manejos, usar mezclas de herbicidas y utilizar herbicidas preemergentes”. Por eso, “el planteo serio de control de malezas debe ser incorporado por los productores”, para evitar que los problemas sean inmanejables.

Pocas orugas bolilleras

En lo referente a ‘insectos’, los cultivos vinieron bien y solo se vieron algunos problemas de ‘orugas bolilleras’ con daños en el follaje, pero en general no hubo graves problemas hasta ahora.

Sí es importante destacar que los productores no deben descuidar a otros insectos, en especial, al ‘picudo negro’, ya que los daños que ocasiona son importantes.

Es por ello que quiero destacar que el arranque y la situación actual de las sojas de Tucumán, en general, están mejor que las campañas pasadas; la falta de agua que en general se veía en la zona, se va regularizando, pero no debe dejar de llover para que la situación no cambie para mal.

Sí se percibe una cierta incertidumbre del productor por los altos costos que viene enfrentando, pero creen que “si las cosas continúan bien, con lluvias y sin problemas fitosanitarios graves, los problemas de la incertidumbre reinante serán compensados con mejores rendimientos”. “Esta campaña pinta mejor, pero no se deben bajar los brazos, ya que falta mucho todavía para cosecha”, sugirió.

Plagas y malezas

Actualmente, “las sojas se encuentran en etapas avanzadas de fructificación y llenado, sobre todo aquellas de ciclo corto, mientras que las tardías están en plena floración”. Al respeto, “los cultivos están en un momento crítico si aparece el ‘picudo negro’, ya que es una plaga latente con apariciones permanentes y espontáneas, por lo que el monitoreo frecuente y con periodicidad es importante para determinar su presencia y posterior control”. En estos momentos, “un ataque de este insecto complicaría mucho, ya que el ataque a las vainas que se vienen formando sería muy peligroso”.

En lo referente a las ‘enfermedades’, sólo vimos algunas ‘bacteriosis’, algo normal para la soja en estos momentos, pero si las condiciones de temperatura y humedad favorables para la aparición de alguna enfermedad fúngica peligrosa se mantienen, los monitoreos vuelven a ser importante para definir su presencia y posterior control.