En Tucumán, prevén sembrar unas 30.000 ha con poroto

Fuente:Agrositio
Martes 13 de Enero de 2015

Muchos productores del NOA se van a volcar a la producción de poroto. Se estima un elevado número de Hás a sembrar que pueden rondar las 400 mil Has en total.

Dada la difícil situación que está atravesando el cultivo de soja y maíz, muchos productores se van a volcar a la siembra de poroto. Como consecuencia de todo ello, la expectativa de siembra de este cultivo es alta, afirmó el doctor Oscar Nicéforo Vizgarra, coordinador del Proyecto Legumbres Secas de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán. Las zonas productoras de Tucumán son el este de los departamentos Burruyacu, Cruz Alta y Leales, Graneros y sur de La Cocha. En el departamento Trancas es importante la siembra estival y primavera (septiembre-enero), según informó La Gaceta.

Fecha de siembra: las ideales son entre el 25 de enero y el 15 de febrero. Principalmente para el este y sur de Tucumán, oeste de Santiago de Estero, sur de Catamarca y sur de Salta. En lo posible, evitar fechas tardías (después del 20 de febrero), debido al riesgo de ocurrencia de heladas tempranas.

Se estima, hasta el momento, un elevado número de hectáreas a sembrar de poroto en el NOA, que pueden rondar las 400.000 ha en total, con porotos negro, cramberry y otros. En Tucumán, expectativa por arriba de las 300.00 ha.

Previo a la siembra: hacer un buen barbecho químico, que será decisivo en el arranque del cultivo. Según localidades y espectro de malezas, se deben programar herbicidas de preemergencia. En post emergencia, el empleo de graminicidas en una herramienta para el control de ‘hoja angosta’. En el caso de ‘hojas anchas’, la disponibilidad de herbicidas es menor, se recomienda Fomesafen (Flex) en malezas de pequeño porte; luego de ello existe escape.

Necesidades de agua: oscilan entre los 300 y 350 mm (uso consuntivo) según el clima. Los períodos críticos son prefloración, floración y formación de granos. El estrés hídrico, por un período prolongado, puede afectar el rendimiento potencial, especialmente si ocurre en las fases anteriormente mencionadas.

En caso de año con fuerte sequía (2013-2014), es importante tener en cuenta lo siguiente:

* Decidir la siembra según el perfil de humedad acumulada. Lo tendrá que determinar el productor en el momento de decidir la siembra. Elegir lotes con buena cobertura (60%); en lo posible, que el cultivo antecesor sea maíz; * Sembrar en fechas óptimas: tratar de no realizar siembras tardías por el peligro de heladas tempranas; * Debido a que la mayoría de las enfermedades se transmiten por semilla, hay que partir con semilla certificada; * Acortar la distancia de siembra, según la variedad utilizada, para lograr un rápido cerrado del cultivo; * Usar variedades de ciclo corto TUC 510 y JEO o la reciente variedad inscripta TUC 300 (Eeaoc); * En condiciones de sequía, la presencia de ‘mosca blanca’, ‘Elasmospalpus’, ‘orugas’ y ‘picudos’, pueden incrementarse; estar atento a las aplicaciones de insecticidas para control; * Enfermedades: la ‘podredumbre carbonosa’ causada por Macrophomina phaseolina puede ocasionar pérdidas importante en lotes.

Manejo de la semilla: en muchos casos se usa la ‘propia’, pero en la campaña anterior (2014) la sequía produjo la perdida de numerosos lotes, quedando muchos productores sin poder cosechar. Por este motivo la semilla actualmente es escasa. El precio de semilla por tonelada de ‘poroto negro’ es de unos U$S 1.200, ubicándose la bolsa en unos U$S 60.

Las variedades más utilizadas y adaptadas en Tucumán son TUC 510 y TUC 500 (ambas Eeaoc); otros materiales que tienen buena adaptación a la zona son Leales 15 y JEO. En Tucumán se siembra ‘poroto negro’ en un 90% de la superficie; el resto con ‘poroto blanco’ y ‘rojos’, ‘oscuros’ y ‘claros’. Tanto la producción de Tucumán, como la del resto del NOA, tienen como principal destino la exportación. El ‘poroto negro’ se exporta a Brasil, en un 70%, colocando Argentina entre 40.000 y 100.000 tn.