Diciembre de aniversarios

Tucumán agroindustrial
HOMENAJE AL RESPONSABLE DE UN ORIGEN

 

Diciembre contiene dos fechas muy ligadas la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC): el pasado 6 se cumplieron 36 años del cambio de su nombre tradicional –Estación Experimental Agrícola de Tucumán- por el actual; y el 16 se cumple el 236º aniversario del nacimiento del obispo tucumano José Eusebio Colombres (1778-1859).

 


         El cambio de nombre se realizó en homenaje al fundador de la industria azucarera tucumana, tal como lo dictaba Ley Provincial 5020, promulgada el 6 de diciembre de 1978, con ese objetivo a solicitud del gobierno local.

“Fue más que un simple cambio de denominación, dado que a partir de entonces se ampliaron los objetivos y las funciones de la EEAOC para orientarlos, en un giro sustancial, hacia la investigación industrial de la caña de azúcar, sus subproductos y otros derivados de la producción primaria agropecuaria. Fue el comienzo de la Etapa Agroindustrial de la renovada EEAOC”, señala el libro de los 100 años de la Estación.

Fueron asimismo incrementadas las fuentes de recursos patrimoniales y financieros, con un aumento de la tasa que percibía pro al caña molida; y se crearon nuevas contribuciones sobre las producciones citrícola, hortícola, tabacalera, de leguminosas, cerealera y otras actividades agropecuarias e industriales.

El Obispo Colombres

José Eusebio Colombres nació en Tucumán el 16 de diciembre de 1778 y falleció en Salta, a los 81 años,  el 11 de febrero de 1859.  Fue representante de Catamarca en el fundacional Congreso de Tucumán de 1816, y tras el proceso independentista formó parte de la llamada Liga del Norte.

Por esa actividad tuvo que exiliarse durante el segundo gobierno de Juan Manuel de Rosas como gobernador de Buenos Aires; hasta 1852 permaneció en Bolivia y regresó ese año a la provincia natal, tras la caída del rosismo.

Luego fue nombrado monseñor de la Diócesis de Salta; y en 1858,  obispo de dicha diócesis con el apoyo de Justo José de Urquiza. Murió a los 81 años y sus restos yacen en la Catedral de San Miguel de Tucumán.

 La Casa del Obispo Colombres del Parque 9 de Julio, conocida también como Museo de la Industria Azucarera y recientemente restaurada, es Monumento Histórico Nacional; en ella se alza el primer trapiche azucarero que hubo en nuestra provincia.

Construido en madera de quebracho, ese trapiche es lo que quedó de la fábrica que el presbítero hizo instalar en su finca, dando así origen a la primera industria del norte del país.