Día de Campo

Ensayos con Soja, Maíz, Sorgo y Poroto
OBSERVACIÓN DIRECTA Y RESULTADOS

Durante el reciente Día de Campo al que en Abril la EEAOC convoca tradicionalmente todos los años desde el Programa Granos, se expusieron resultados de ensayos de nuevas variedades comerciales de soja, híbridos comerciales de maíz y sorgo, porotos de distintos colores, y manejo del cultivo de la soja. Hubo además exposiciones sobre las principales plagas insectiles, malezas resistentes y un análisis agroclimático del período octubre 2013-marzo 2014.

Alrededor de 450 productores y técnicos recorrieron los ensayos y recibieron de parte de nuestros especialistas algunas de las consideraciones más relevantes acerca de los resultados. Los presentes mostraron un gran interésen conocer el comportamiento  

 de nuevas variedades comerciales, entre las que pueden contarse algunas que han mostrado importantes diferencias favorables en cuanto a su comportamiento frente al estrés hídrico y térmico.

La información producida será difundida en detalle en la próxima Publicación Especial de 2014 que el Programa Granos edita anualmente; aquí presentamos una síntesis de los comentarios más destacados acerca de una campaña que, en general, se vió afectada por la escasez y la irregularidad de las precipitaciones, las altas temperaturas, la consecuente implantación tardía de los cultivos y las dificultades para la realización y conservación de los barbechos.

Soja

Se incluyeron resultados de nuestros ensayos con variedades de Intacta - RR2 BT, de muy buena resistencia a lepidópteros (gusanos). Es el primer año que se ofrece este producto, que ha sido evaluado tanto desde el punto de vista de su rendimiento cuanto de su respuesta sanitaria.

Maíz

En maíz se presentó una generación nueva de híbridos templados, tropicales y mezcla de ambos; en sorgo, híbridos cortos, largos y doble propósito.

En estos años de estrés hídrico y térmico se recomienda que los productores tengan en cuenta lo que se llama estabilidad en los híbridos, es decir cómo se comporta ese híbrido en diversos ambientes o  si se porta bien en la mayoría de los ambientes. A veces esto no se corresponde con un mejor rendimiento: puede ocurrir que en un ambiente un híbrido A responda bien y en otro, muy mal. Entonces elegimos un híbrido B, porque rinde comparativamente en todos los ámbitos. En general, la Experimental recomienda híbridos estables-

En cuanto a los ciclos, la recomendación es la de un balanceo entre ciclos largos y cortos para evitar daños ante un eventual problema climático. Se trata de diversificar riesgos. En los últimos años, con sequías importantes, sobre todo a finales de marzo, se han comportado bien los maíces de ciclos cortos, que por lo general son los templados; al aprovechar mejor el agua, han sufrido menos. Pero hay numerosos híbridos y semilleros, situación que hace complicado evacuar todas las dudas; de ahí la importancia de participar en talleres a los que conviene asistir con los datos en mano.

Poroto

Se presentaron distintas líneas de investigación. Una de ellas para obtención de variedades precoces y para sequía. La novedad fue la presentación de la primera variedad de poroto negro TUC 300, que tiene un ciclo de 76 días a cosecha, de porte erecto, mediano, tolerante a virosis, susceptible a bacteriosis y mancha angular y buena calidad de grano. La misma fue presentada en tres fechas de siembra (fines de enero, mediados y fines de febrero). Con la liberación de esta nueva variedad se está haciendo un aporte importante en la producción de poroto, ya que permite, debido a su ciclo, extender la fecha de siembra hasta los primeros días de marzo sin peligro de sufrir daños por las heladas tempranas del mes de mayo.

Otra línea de investigación está referida a la incorporación de tolerancia a enfermedades tales como bacteriosis común y mancha angular. Un ejemplo típico fue la observación de TUC 510 que si bien tiene una gran adaptación al medio y excelente calidad de grano, el principal inconveniente es la susceptibilidad que presenta a la bacteriosis común y mancha angular. En este sentido el Proyecto Legumbres Secas en conjunto con la firma Lealsem, realizaron un trabajo a los efectos de incorporar tolerancia a estas dos enfermedades. Para ello se utilizaron como progenitores a las principales variedades de poroto que se encuentran difundidas en el norte, entre ellas TUC 510. Las cruzas se realizaron en el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) Cali, Colombia;  y a partir de F2 se seleccionaron y fueron introducidas  a Argentina para su evaluación y selección en Tucumán y zonas de influencia. En los últimos dos años se realizaron selección masal e individual. Al presente ya se cuentan con cultivares de poroto negro que se caracterizan por su alta tolerancia a estas enfermedades, buen porte y buena calidad de grano, y se espera que en el próximo año puedan ser incorporados a los Ensayos Comparativos Regionales (ECR) para ser evaluados en distintas localidades.

También se presentó la nueva variedad TUC 550, que fue la primera variedad de poroto negro inscripta en el país con tolerancia a la mancha angular, con arquitectura adaptada la trilla directa, buena calidad de grano y óptima producción por hectárea. 

Diversificación de colores: se exhibieron dos líneas avanzadas una de poroto blanco y otra de rojo, ambas obtenidas por cruzamientos locales. Estas se encuentran en F5 y ya están siendo evaluadas en los en ECR. Presentan buen comportamiento a las virosis, arquitectura adaptada a la trilla directa y excelente calidad de grano. También se mostró una variedad de poroto cramberry TUC 241, inscripta por la EEAOC, de habito I, adaptado a trilla directa, con excelente calidad de grano.

 Finalmente, dos líneas de poroto mungo - que es utilizado como brote de soja- como una alternativa de cultivo de verano. Se pudo apreciar la bondad de cada una de las variedades: uno de porte erecto y otro más postrado, ambas con buena productividad. Este cultivo tuvo un crecimiento importante, se espera que siga creciendo en nuestro país ya que la demanda de este  cultivo está creciendo mucho en países como India, Pakistán y Bangladesh. 

 

Malezas

La aparición de variedades de sorgo de Alepo y Atacos tolerantes y/o resistentes a glifosato ha retrotraído el paisaje de nuestros cultivos a aspectos similares a los de hace 20 años atrás. Un panorama cuyas evidencias han ido manifestándose gradualmente durante las últimas campañas.

Dada la tendencia internacional en este aspecto, a las viejas técnicas de control, cuya vigencia pareciera justificarse, pueden sumarse nuevos herbicidas con propiedades especiales y progresos en cuanto a sistemas de aplicación, potenciales productivos de la soja y las distancias menores de plantación. Si bien todavía esa actualización está recién en progreso, estamos en una posición muy mejorada respecto de aquellos años.

 

Plagas

Entre las principales plagas de la campaña actual, se mencionó al picudo negro de la vaina y al complejo de orugas defoliadoras, destacándose entre ellas a la falsa medidora. También se explicó la situación actual de Helicoverpa armigera, plaga detectada en 2013 en nuestra región y que está causando importantes daños en diferentes cultivos en Brasil.

En el caso del picudo negro de la vaina, Rhyssomatus subtilis, se observó una importante expansión en el área sojera del NOA, con incrementos de sus niveles en aquellas zonas donde ya se encontraba. En las evaluaciones realizadas en Burruyacu sobre su dinámica de emergencia desde el suelo, se observaron picudos desde etapas tempranas del cultivo de soja, con picos que ocurrieron desde principios de febrero y hasta principios de marzo, coincidentes con las lluvias. Por la fecha de siembra tardía de la soja, los mayores pulsos de emergencia ocurrieron cuando este cultivo se encontraba atravesando las etapas vegetativas avanzadas o las reproductivas iniciales, momentos en donde el impacto de esta la plaga es menor en comparación al ocasionado en las etapas de llenado de grano. Otra situación habría sido si la fecha de siembra se hubiera dado en fechas normales en donde los picos de emergencia hubiesen ocurrido en plena etapa de llenado, fase crítica del cultivo al ataque de la plaga, en donde se presentan los mayores impactos en el rendimiento, determinando además, el incremento de la descendencia de este picudo para la campaña siguiente.

Desde mediados de marzo se exhibe una disminución considerable de la emergencia de los adultos y por ello, si se logró un buen control en la etapas de llenado, seguramente se llegará con poco daño al final del ciclo.  Esta plaga continúa multiplicándose en R6, decreciendo los niveles de postura de huevos en vaina cuando la soja ingresa a R7.

Otro aspecto mencionado fue la coincidencia de los mayores pulsos de emergencia de R. subtilis con las etapas iniciales del poroto, fase crítica de este cultivo al ataque de la plaga, ya que no presenta la capacidad de compensación que manifiesta la soja. Por ello resulta clave realizar en el poroto un buen manejo inicial del picudo negro para evitar la muerte de plantas y el retraso de su crecimiento.

En lo que respecta al manejo, se debe tener en cuenta que este picudo es muy fácil de voltear con los insecticidas empleados en la actualidad. El problema radica en la prolongada y continua emergencia que manifiesta desde el suelo, en coincidencia con la ocurrencia de lluvias, y que determinan un  escaso periodo de protección brindado por la mayoría de las herramientas químicas. En cuanto al manejo químico de esta plaga, se mencionó el uso de piretroides y/o fosforados para las etapas iniciales. En las reproductivas se puede continuar con el empleo de estas alternativas, o bien emplear insecticidas “residuales” como la mezclas de neocotinoides  más piretroides, con buenos resultados. Se mencionó que una alternativa de gran efectividad para el manejo de esta problemática es la inclusión planificada de gramíneas (maíz o sorgo), cultivos no hospederos de esta plaga.

 

Agrometeorología

En términos generales, los valores acumulados de precipitación en esta campaña estuvieron unos 90 mm por debajo del valor normal. La actual campaña superó a la anterior –que fue extremadamente deficitaria respecto de la media normal- en 223 mm.

Durante el bimestre octubre-noviembre, llovieron 56 mm, que representan un 38,5% del valor normal. Los suelos venían con poca agua en el perfil debido a la sequía de la campaña 2012/13 y a la sequía estacional. Con las lluvias de la primera quincena de diciembre, los valores acumulados de precipitaciones a esa fecha llegaron a cifras cercanas al promedio de referencia, pero luego comenzó un período sin precipitaciones hasta inicio de enero.           

Enero fue un mes normal en el aspecto hídrico, aunque las precipitaciones se concentraron en la primera y tercera década del mes. En el aspecto térmico, las dos primeras décadas de enero fueron las más calientes y se las clasificó como muy superiores a la normal, siendo la tercera la más fresca con valores en promedio normales.

El mes de febrero fue normal desde el punto de vista hídrico, con precipitaciones que se concentraron en su mayoría entre el 12 y el 25 y con más de la mitad del mes con días nublados. En el aspecto térmico, los valores medios decádicos fueron decreciendo desde muy superiores a lo normal a muy inferiores a la normal en la tercera década.

El mes de marzo, fue inferior a lo normal en el aspecto hídrico, y la lluvia más importante se registró el día 30 con 63,2 mm (más del 60% de la lluvia del mes). Las temperaturas máximas fueron, en promedio, normales a lo largo del mes, mientras que las mínimas fueron normales en la primera década, inferiores a lo normal en la segunda y extremadamente inferior a lo normal en la tercera década del mes.

 

Estimación de superficie con soja y maíz en la provincia de Tucumán

Para la campaña 2013/2014 la superficie neta cultivada con  soja y maíz en la provincia de Tucumán fue estimada en 173.070 ha y 70.910 ha, respectivamente.

La superficie implantada con soja no presentó cambios importantes con respecto a la campaña precedente. Las principales variaciones de superficie se registraron en los departamentos Cruz Alta y Graneros. Cruz Alta presentó la mayor ampliación de área sojera, mientras que en Graneros se constató la mayor retracción de superficie.

En el área maicera de Tucumán se detectó un incremento del orden del 9% (6.090 ha). En los departamentos localizados en el norte y este del área granera, se constataron ampliaciones en el área maicera, mientras que en aquellos situados en el sureste y sur, se detectaron retracciones.

Burruyacu fue el departamento con mayor aumento de superficie maicera, seguido por Leales. En contraposición, Graneros presentó la mayor disminución de superficie, seguido por La Cocha.