Caña de Azúcar en áreas marginales

La caña con riego gana terreno
OVERA POZO: PROBICAÑA EN MARCHA

El viernes 28 de marzo tuvo lugar en Overa Pozo una jornada destinada a participar a productores cañeros de los últimos avances del proyecto Probicaña -Programa del Bicentenario de la Caña de Azúcar- que la EEAOC lleva adelante en acuerdo con Zafra SA, el apoyo de Johnn Deere y la tarea complementada de nuestros equipos de profesionales técnicos de Suelos y de Agronomía de la Caña de Azúcar. 

 



La locación es uno de los cuatro lotes experimentales en actividad incluidos en el mencionado proyecto. Son 65 hectáreas en producción en un área hasta ahora clasificable como marginal para la producción de caña de azúcar en secano.

Los productores visitaron los distintos ensayos en ejecución y se informaron acerca de las nuevas tecnologías que esta Estación Experimental viene explorando en diseños de plantación,  riego por goteo, fertilización, nutrición y fertirrigación de la caña de azúcar, además de la evaluación del desempeño de las nuevas cosechadoras John Deere 3522 y CH 330.

En Overá Pozo se destinaron 35 hectáreas a ensayos de riego por goteo y otras 30 a producción en secano.
Se  manejan a escala comercial pero, a la vez, cuentan con una estructura para la experimentación de innovaciones tecnológicas a macro escala.

A pesar de ser un área de bajas precipitaciones (este año agravada por su sobreagregada escasez: llovieron
en el área aproximadamente 580 insuficientes milímetros) los suelos de estos ensayos poseen una alta potencialidad de respuesta al riego. Según el Ing. Agustín Sanzano (Suelos, EEAOC) “
hay mucha homogeneidad en la textura; son suelos que se caracterizan por una alta capacidad de almacenaje de agua, cualidad que los hace especialmente aptos para ensayar estrategias de manejo de riego”.

Por ser una zona típica de expansión donde las lluvias por lo general son escasas, “el apoyo del riego por goteo resulta fundamental para la estabilidad de la producción a futuro -agrega Romero- en este lote podemos apreciar
el significativo contraste entre los resultados obtenidos en las áreas de secano y los de la producción bajo riego.
El cañaveral se encuentra en muy buen estado y queríamos mostrarlo así, antes de que la caña se vuelque o se incrementen las lluvias, para hacer evidente la diferencia, que se manifiesta en términos de mayor población de tallos, altura, evolución foliar y producción de biomasa.  El altura tenemos diferencias de hasta 80 cm con poblaciones de tallos mucho más consistentes".


“Venimos comparando dos alternativas de manejo de riego –apunta el Ing. Francisco Sosa (Suelos, EEAOC)- una con una lámina en diseño de 2 milímetros y otro con una de 5, para observar cuál funciona mejor. Es importante porque entre una y otra hay una diferencia muy grande en lo que hace tanto al costo del equipamiento como a su operación y mantenimiento. A los 580 mm llovidos se aportaron mediante riego por goteo otros 500. Un balance hídrico que aparentemente está dando buenos resultados".

 

 

 

 

 




 

Además de los ensayos de riego, siguen su curso el examen de alternativas agronómicas como los surcos de  base ancha de 1,60 metros, de 1,80 metros y surcos alternos, propuesta que John Deere desarrollara en Brasil y que consiste en surcos apareados a 90 centímetros, distanciados a 2,50 metros, con riego y en secano.


“Éste es un núcleo inicial. La idea es que se convierta en un centro experimental dinámico desde el que vayamos aportando soluciones innovadoras”, explica Romero. “Somos optimistas, pero hay que ser prudentes y muy racionales respecto de proyectos futuros de expansión de la caña hacia áreas de alto riesgo, que incluyen como  soporte básico la inversión en riego”, concluyó.