Caña de azúcar. Nuevas tecnologías de cultivo

PROBICAÑA

Un nuevo paquete tecnológico 
para la caña de azúcar

 

 

Técnicos, productores e industriales azucareros latinoamericanos se dieron cita en nuestras instalaciones de sede central para la presentación de un nuevo paquete tecnológico destinado a mejorar los procedimientos de cultivo de la caña de azúcar que, con miras a su eventual aplicación en Tucumán, está siendo evaluado por la EEAOC en el marco de lo que se ha dado en llamar PROBICAÑA.


 

 

 

 

 

 

 

PROBICAÑA (Programa del Bicentenario de la Caña de Azúcar) es resultado de una iniciativa conjunta motorizada por la empresa  Zafra S.A y la EEAOC, con apoyo de la firma John Deere, y consiste en el estudio y la puesta a punto de tecnología que combina riego por goteo con un nuevo diseño de plantación y cosecha.

“Hemos visto en este proyecto reales posibilidades de aportar beneficios al sector productivo”, aseguró en la ocasión Daniel Ploper, Director Técnico de la EEAOC. “Esta Estación Experimental viene experimentando desde sus mismos orígenes tanto con ideas y desarrollos propios cuanto con otros generados en otras fuentes. Si la propuesta de mejora tecnológica es aplicable y aporta beneficios, es una obligación casi ineludible para nosotros probarla, evaluarla y eventualmente recomendarla”.

“Probicaña -añadió Ploper- representa no sólo la oportunidad de incorporar el riego como una alternativa imprescindible para estos tiempos, junto con la posibilidad de probar otros diseños de plantación y contribuir a reducir costos de manera significativa, sino que también disminuye el impacto de la cosecha y el movimiento en el lote”.

Los ensayos se han venido realizando en diferentes locaciones, incluyendo pruebas adicionales en nuestra subestación de Overa Pozo.  Las evaluaciones incluyen la medición del rendimiento de distintos equipos, como cosechadoras y distribuidoras de caña de azúcar. Los resultado preliminares indican hasta ahora un alto potencial. Una vez concluido el ciclo completo se estará en condiciones de extraer conclusiones.

“Estamos en una etapa inicial, con cinco fincas que trabajan como lotes piloto. Tres tienen las primeras socas, y en las otras dos recién se cosecharán las plantas. Los datos preliminares son alentadores para el nuevo diseño y el sistema de riego”, comentó Eduardo Romero, Jefe de Agronomía de  la caña de azúcar de la EEAOC. “Se observan diferencias interesantes; la producción es similar en ambos diseños, en el de surcos alternos  y en el de 1,80 a de 1,60 ligeramente mayores. Eso se potencia con el riego, que funciona bien en todos los sistemas de plantación: 1,60 – 1,80 y 2,50, pero la respuesta es mejor en los nuevos diseños. Otra gran ventaja de los diseños alternos –en vez de 60 se hacen 80 líneas por hectárea, surcos apareados, dos líneas  a 2,50 metros- es que sólo requieren 40 movimientos de la cosechadora, lo que implica menores gastos de combustible, mayor eficiencia en la calidad, menos tráfico y compactación de suelo, aunque con niveles de producción similares y mejores que los que venimos obteniendo en diseño convencional”.

La reducción de tráfico en el lote, que en principio  aumenta la longevidad de la cepa de cinco a siete años contribuye a bajar los costos totales del ciclo económico del cultivo. No pisar, no compactar y regar al mismo tiempo, reduce a la vez los efectos no deseados de la cosecha mecanizada.

“La perspectiva es buena, aseguró Romero, aunque requiere un ciclo largo de estudio, que incluye el comportamiento de nuevos equipos y máquinas. Recién en el quinto año se podrá ver el surco de 1,60 y comparar los niveles de producción, calidad, compactación de suelo y otros elementos. Hasta ahora llevamos un año y pinta bien”, agregó.