Tecnología francesa para utilizar la vinaza de manera eficaz

Fuente: EEAOC

CONOCIMIENTO LOCAL Y EXPERIENCIA INTERNACIONAL (2)

Observar in situ el funcionamiento de una planta para el tratamiento de la vinaza que permitiría, junto con la merma del impacto ambiental, producir biogás para uso energético, y vinaza en polvo para aplicarse como fertilizante, fue el motivo de un viaje que recientemente realizó a Chambéry (este de Francia) el Ing. Eugenio Quaia, coordinador del Proyecto Estudios Ambientales de la Agroindustria Tucumana de la EEAOC. 

Quaia, que viajó a presenciar el mencionado ensayo en Francia a instancias de una solicitud del ingenio tucumano Santa Bárbara, afirma que “si bien las tecnologías biológicas y de membrana para el tratamiento de vinaza ya son conocidas en nuestro país, allá las aplican en una integración que resulta eficiente ambiental y energéticamente. De ese modo, al final del proceso aplican un novedoso  sistema de secado que permite la obtención de vinaza en polvo para ser comercializada como fertilizante orgánico".

El próximo paso consistiría en enviar unas muestras de vinaza tucumana a la empresa europea para que se efectúen allá las pruebas correspondientes. “La demostración a la que asistí se hizo con vinaza de ron, que es más suave que la de melaza. Más adelante, con los resultados a mano de las pruebas con vinaza de melaza, podremos apreciar la eficacia del sistema”, apunta Quaia.
 
Alternativas
 
La vinaza es un líquido que se obtiene de la fermentación del jugo o melaza de la caña de azúcar y representa el desecho de mayor importancia ambiental en las destilerías de alcohol, si no se dispone adecuadamente. “Si no se somete a tratamientos y se vierte directamente a los ríos, consume el oxígeno del agua y daña la vida acuática”, explica el especialista para añadir que “la vinaza en sí misma no es tóxica, sino que le quita oxígeno al agua y daña la vida acuática”.

La vinaza posee beneficios que se pueden aprovechar para generar negocios rentables. El proyecto Estudios Ambientales de la Agroindustria Tucumana de la EEAOC apunta a encontrar alternativas para resolver, de manera inteligente y económicamente viable, problemas como los que plantea la vinaza. “Probamos  diferentes tecnologías, investigamos y las recomendamos a los industriales. Opciones interesantes como la planteada por Satil Conncept [la empresa francesa responsable de estos desarrollos] son de tipo indoor, es decir, trabajar dentro del predio de  la propia planta -sin disposición en campos agrícolas- para convertir la vinaza en polvo y el resto, transformarlo en un líquido que pueda volcarse sin inconvenientes en los cursos de agua, o reutilizarse en el proceso industrial”, ilustra Quaia.