Segunda Jornada del 4º Congreso de Cultivos de verano

Fuente: EEAOC
Síntesis primer día, click aquí.

Jueves 4 de Octubre
Bloque B. PLAGAS INSECTILES Y NUTRICIÓN

Las plagas insectiles y el manejo sustentable en los cultivos fueron los temas centrales de la segunda jornada del 4º Congreso de  Cultivos de Verano que se llevó a cabo en la Sociedad Rural de Tucumán. Abrió con una presentación de la firma Syngenta,  a cargo del Ing. José Cuello, seguida por el Dr. Daniel Sosa Gómez, doctor en entomología de la Universidad de San Pablo Brasil.

“Cualquier control de plagas tiene impacto en el ambiente”, manifestó el experto de vasta experiencia en el estudio de comportamiento de plagas en soja; y resaltó que para saber la eficiencia de un producto es importante conocer profundamente la plaga y aplicarlo en el momento oportuno.

“Es un problema dinámico y hay mucho por hacer y estudiar, porque van surgiendo nuevas plagas”, dijo e hizo hincapié en “tratar de minimizar el uso de productos”.

El especialista recomendó, entre otras cosas, dar prioridad a los agroquímicos selectivos, registrar la historia de uso de insecticidas y buscar un asesor no asociado a la venta para lograr objetividad.

“Este congreso es oportuno. Siempre es mejor hacerlo  antes del ciclo del cultivo”, indicó. Por otra parte recalcó la importancia de trabajar en conjunto. “Creo que hay posibilidades de interacción entre el organismo al que pertenezco y la EEAOC para abordar líneas de trabajo conjuntas, de manera provechosa para Tucumán y Brasil. Aunque hay diferencias, el tratamiento y el abordaje del problema son semejantes”, subrayó.

El Ing. Augusto Casmuz, de la sección Zoología de la EEAOC, habló sobre el comportamiento del complejo de orugas –con énfasis en pseudoplusia y bolillera- y del complejo de picudos: entre las consideraciones finales, el profesional comentó que el monocultivo de soja, en casos analizados, produjo incrementos de los estados hibernantes de Rhyssomatus  subtilis en suelo; y que cuando se incluyó el maíz se observó una notable disminución de los estados hibernantes de ese insecto.

Sin embargo –continuó Casmuz se debe tener en cuenta que ante la persistencia de algunos adultos sin emerger que podrían aparecer en la campaña siguiente de la soja, es necesario continuar con el manejo de Rhyssomatus subtilis en aquellos lotes de soja que provengan de maíz.

Otra ponencia –hacia la mitad del día- estuvo a cargo del Ing. Sebastián Gambaudo, de INTA EEA Rafaela (Santa Fe), quien planteó la importancia de la física en los cultivos, y apeló a la necesidad de realizar diagnósticos correctos, mediante la obtención de muestreos de suelos.


Jueves 4 de Octubre

BLOQUE C. MANEJO DEL SISTEMA / CLIMA /VALOR AGREGADO EN ORIGEN

 

Previo a las disertaciones, la empresa Basf realizó una demostración técnica  de un nuevo producto para el control de plagas y enfermedades en el cultivo de soja; a continuación, profesionales de la sección granos de la EEAOC expresaron las propensiones en el manejo de cada cultivo de verano en la región y se explayaron en el comportamiento del sistema en un año de extrema sequía.  

Abrió las exposiciones –que tuvieron como moderador al Ing. Mario Devani, jefe de la sección Granos de la EEAOC- el Ing. Fernando Ledesma, coordinador del Proyecto Soja, quien en su análisis abarcó aspectos influyentes del ambiente y se refirió al suelo de nuestra región caracterizado por “una baja calidad estructural”.

Repasó cómo el cultivo de la soja en el NOA se desarrolla en un ambiente con tendencia al estrés hídrico, pero puntualizó que “también esos elementos son variables y pueden modificarse cada año”.

Para el investigador, una de las claves para lograr un sistema sustentable y más productivo pasa por la rotación de cultivos; señaló que la siembra directa ha contribuido a la mejora de los suelos y permitido la expansión de los cultivos hacia zonas antes consideradas marginales.

El Ing. Ledesma fue categórico al afirmar que el monocultivo de la soja -que viene desarrollándose desde hace tiempo- está atentando contra la sustentabilidad del sistema de producción. “En los últimos años observamos que nos hallamos con niveles promedio de un 15 por ciento de rotación; la tendencia es de una campaña con gramínea cada 6 o 7 años y eso es, prácticamente, un sistema de monocultivo”, manifestó.

A su turno y en la misma línea de razonamiento, el Ing Daniel Gamboa, coordinador el Proyecto Maíz de la Estación, insistió en la necesidad de rotar los cultivos y se extendió en los beneficios que esa práctica potencia: “los pilares de la sustentabilidad son la rotación, la siembra directa y la nutrición y fertilización”, advirtió.

El Ing. Oscar Vizgarra, coordinador del Proyecto Poroto de la EEAOC, brindó un panorama histórico sobre ese cultivo en nuestra región, remarcó la importancia de las variedades liberadas desde la EEAOC y enumeró algunas de las principales enfermedades de la región.

El Ing. Oscar Ricci, asesor privado de la región Noa con más de 40 años de experiencia en soja, manifestó que en el manejo de ese cultivo él siempre asume que “el año va a ser seco y explicó: “Mi estrategia está focalizada en el manejo del agua para estar prevenidos” y recalcó la importancia del barbecho para controlar las malezas.

Hizo hincapié y aconsejó sembrar variedades del grupo 8. “Su rendimiento es más estable aún bajo condiciones de sequía y son las que salvan el puesto”, graficó.

Comparó la sequía de la reciente campaña 2011-2012, con la de los años 1988-1989 y marcó diferencias: “En el 88-89 no había siembra directa; se cultivaban los suelos y como consecuencia se perdía mucha más agua. Tampoco existían las variedades transgénicas resistentes al glifosato que surgieron recién en el 1996. Se cultivaba con escardillo para controlar las malezas y eso generaba más pérdida de agua. Se usaban además otros herbecidas que necesitaban mayor humedad para actuar, por lo que los rendimientos de soja y maíz en la campaña 88-89 -y el área sembrada- fueron muchísimo menores que las actuales”, sintetizó el especialista.

Una de las conferencias más esperadas de la tarde fue la el Dr. Juan Leonidas Minetti, Director del Laboratorio Climatológico Sudamericano-Fundación Caldenius y Profesor de la Universidad Nacional de Tucumán.

El reconocido climatólogo tucumano trazó el pronóstico de lo que sucederá en los próximos meses -dato fundamental para el desarrollo de los cultivos- y advirtió que la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos),  anticipó que “este va a ser el año más cálido en el mundo desde que se registra la temperatura en el planeta”.


El pronóstico para la región NOA develado por el catedrático fue: “el mes de octubre, seco; noviembre, húmedo; la primera mitad de diciembre, seca y  la segunda, húmeda. Para  enero próximo se prevén  dos buenos periodos hídricos. No obstante, existen posibilidades de sequías importantes durante los meses de febrero, marzo y abril en adelante”

 

Finalmente, el Ing. Pablo Saleme, del INTA Famaillá, resaltó que uno de las objetivos clave de esa institución es agregar valor en origen a la producción para obtener una mayor renta.

El profesional ofició de moderador de una mesa panel tras una disertación sobre Valor Agregado en Origen (VAO) a cargo del Ing. Agr. José Méndez, INTA PRECOP.

En esa mesa participaron además Adrián Bartoloni (habló sobre Experiencias en el territorio: Producción Porcina. Estancia Don Ramón); Pablo Dubs (Industrialización de Huevos. Tecnovo) y el Lic. Alejo Dantur (Producción de biodiesel. Viluco S.A.)“En prospectiva, en 2020 Argentina será líder en la producción de bienes y servicios agroalimentarios y agroindustriales, debido en  cierta forma al agregado de valor en origen en todas las cadenas”, afirmó Saleme.