Dia de Campo de Granos 2018. Síntesis


UN CLÁSICO YA EN EL SECTOR

El 12 de abril se llevó a cabo la edición 2018 del Día de Campo de soja, maíz y poroto de la EEAOC. Una jornada ya tradicional en nuestro medio luego de 20 años de ininterrumpido cumplimiento, destinada a mostrar y explicar in situ los resultados del trabajo interdisciplinario de los equipos de investigadores y técnicos coordinados en el Programa Granos.

     

Participaron esta vez alrededor de 250 productores, técnicos y asesores de la región NOA y zonas de influencia.         El programa de actividades cumplido tal lo previsto se desarrolló en dos partes.

La primera parte se destinó al recorrido de macroparcelas comerciales y a las charlas técnicas acerca de distintos aspectos de la reciente campaña. En la segunda se desarrolló un taller teórico-práctico de malezas,  plagas y enfermedades.

Desarrollo de la Jornada

Análisis meteorológico de la campaña 2017-2018 y su comparación con la campaña anterior y con el promedio de referencia, en la localidad de Monte Redondo. Ingeniera Lorena Soulé. Sección Agrometeorología,

Precipitaciones
El total de precipitaciones en la localidad de Monte Redondo fue de 750 mm; un nivel normal respecto del promedio
de referencia y –salvo diferencias en la distribución temporal- muy similar a lo acumulado en la campaña anterior.
En el mes de octubre precipitaron 22 mm, lo que representó un 45% del valor normal, calificándose el mes como inferior a lo normal. En el mes de noviembre, en cambio, se acumularon 147 mm, superando en un 50% el promedio de referencia, y también a lo acumulado en la campaña anterior. Esto hizo que el mes pueda ser calificado como      muy superior a lo normal.

En la presente campaña se presentaron tres períodos de escasez o nulas precipitaciones. El primero ocurrió en el mes de diciembre, en donde durante 20 días no hubo precipitaciones de interés agrícola. Recién en el último tercio ocurrieron dos eventos de importancia que elevaron el total acumulado del mes a 135 mm y colocaron al mes en la categoría de normal, con una precipitación del 90% del promedio de referencia”.

En el mes de enero se acumularon 311 mm, superando en un 70% el valor normal, lo cual calificó al mismo como extremadamente superior a lo normal. Ese total acumulado se distribuyó en 15 días con precipitaciones en todo el mes, de los cuales más de 200 mm cayeron en la última década del mes. En contraste, en enero de la campaña anterior sólo se habían acumulado 73 mm, lo que hizo que aquella campaña se calificara como extremadamente inferior a lo normal.

El segundo período de escasez se presentó en febrero: durante los primeros 20 días del mes se acumularon cerca     de 19 mm, producto de dos precipitaciones aisladas. Recién en la tercera década se produjeron eventos de importancia. El hecho de haber empezado el mes con valores de agua altos en el perfil del suelo hizo que los cultivos de granos en esta localidad no sufrieran de manera significativa la falta de agua. El total acumulado del mes fue de     81 mm, lo cual representa un 58% del valor normal y califica al mes como inferior a lo normal.

El último período seco se presentó en el mes de marzo con un solo evento de importancia el día 4, cuando cayó casi  la totalidad del acumulado del mes, ya que en el resto de los días no se registraron precipitaciones de interés. El total acumulado fue de tan solo 50 mm, lo que representa el 37% del valor normal, calificando al mes como extremadamente inferior a lo normal. En contraposición estuvo el mes de marzo de la campaña anterior donde se acumularon más de 250 mm de lluvia, lo que calificó al mes como muy superior a lo normal.

Temperaturas
La máxima media mensual tuvo un comportamiento normal durante toda la campaña. Las temperaturas máximas absolutas más altas ocurrieron en los meses de noviembre y diciembre, las cuales superaron los 42ºC. En enero no alcanzaron los 38ºC, a diferencia de la campaña anterior en donde se superaron los 42ºC.

En cuanto a las temperaturas mínimas medias mensuales, los meses de noviembre a febrero tuvieron un comportamiento normal, mientras que el mes de marzo fue muy inferior a lo normal. Fue en este mes donde se alcanzó una mínima absoluta de tan solo 6,6 ºC, la más baja de la campaña.

Macroparcelas de variedades comerciales

 

Soja. Recorrida por las macroparcelas de la Red de Ensayos de cultivares comerciales. Ing. Mario Devani, Coordinador del Programa Granos.

Se observaron 39 variedades, 17 de grupo de madurez (GM) largo y 22 de GM corto. Muchos de ellos evaluados por primera vez, y la mayoría de los materiales (alrededor del 70%) con tecnología Intacta (RR2Bt), que les confiere no solo resistencia al herbicida glifosato, sino también a las orugas. Los diferentes materiales fueron presentados por los responsables de cada semillero que participa en la Red (Santa Rosa, ACA, Bayer, GYT, Don Mario, Monsanto, Nidera, Syngenta, Horus), quienes informaron sobre características sobresalientes de sus variedades, manejo agronómico óptimo y zonas más propicias para las mismas.

El Ing. José Sánchez, investigador del proyecto soja, presentó dos nuevas variedades pertenecientes a la EEAOC. Una de ellas, Tarpusqa, de ciclo de madurez VII y de hábito determinado. Y la otra, Tukuy, de grupo de madurez VII largo y de crecimiento indeterminado. Materiales que próximamente estarán disponibles para el productor de la región.

Macroparcelas de híbridos comerciales de maíz. Ing.  Daniel Gamboa, Coordinador del Proyecto Trigo y Maíz.

 

Se  presentaron las macroparcelas comerciales de 12 semilleros, cada uno con alrededor de 3 híbridos, con  la tecnología más avanzada.  Este año además se agregaron 6  materiales de maíz colorado (flint) convencionales (no transgénicos), que serán destinados a una comercialización diferente. Se pudo observar que estos híbridos lucían   muy parecidos a los Genéticamente Modificados (GM) y con un buen  desarrollo y  potencialidad. Sin ser materiales transgénicos, gracias a un buen manejo de campo, resultaron poco dañados por los insectos. Las evaluaciones de estos materiales serán presentadas en el próximo Taller de Híbridos de Maíz que se lleva a cabo en la EEAOC entre septiembre u octubre.

También  este año  se mostraron algunas parcelas de maíz pisingallo, en las que la EEAOC está empezando a investigar. “Este es un trabajo que comenzó hace dos años y ahora lo estamos mostrando porque queremos que los semilleros nos proporcionen  este tipo de  híbridos  para ir probando. Hay que destacar que esta es una actividad especial, que se comenzó a realizarse  en el Noa,  y de la cual no hay mucha investigación en nuestra región”, comentó el especialista.

Parcelas demostrativas de variedades de poroto. Dr. Oscar Nicéforo Vizgarra, Coordinador del Proyecto Legumbres Secas

 

Durante la recorrida por las parcelas de poroto,  se hizo mención a los avances tanto en ‘poroto’ como en ‘poroto Mungo’. Se presentaron como novedad los nuevos materiales de poroto negro obtenidos en el mejoramiento genético del proyecto de la EEAOC. “Se trata de T-33, con un ciclo de 87- 90 días y resistente a bacteriosis común y  T-87 con un ciclo de 97 - 100 días, resistente a mancha angular. Ambos presentan buena calidad de grano, alto potencial de rendimiento y adaptado a trilla directa”, detalló el experto.

Otros materiales mostrados fueron: TUC 510 (ciclo de 88-90 días), poroto negro con alta tolerancia a virus, susceptible a bacteriosis común y mancha angular; TUC 241, un poroto cranberry (ciclo 90-92 días) color de grano crema moteado y forma oval. Presenta alta tolerancia a virosis, reacción intermedia a bacteriosis común  y mancha angular; T- 14 (ciclo de 95 días)  línea de poroto rojo oscuro, tolerante a bacteriosis común y virosis, buena calidad de grano y  T- 18, poroto blanco (ciclo de 90 días) tolerante a bacteriosis común y virosis, buena calidad de grano. Todos  los materiales aptos para trilla directa.

En cuanto a poroto Mungo,   un cultivo que se presenta como una alternativa estival y es la materia prima para la obtención de los “brotes de soja”, se mostró  T- Ge, un material de 87-92 días, erecto, muy buena calidad de grano, de buen potencial de rendimiento (superior a 1000 kg/ha) y comportamiento intermedio a virosis y a bacteriosis común.

Relevamiento satelital de la campaña 2017/2018 de soja y maíz en Tucuman. Superficie con soja y maíz en la campaña. Lic. Federico Soria, Jefe de la Sección Sensores Remotos y SIG.

 

La superficie sembrada con soja fue estimada en 193.030 ha mientras que la de maíz fue 75.670 ha.  Con respecto a la campaña pasada, en el caso de la soja, hubo un decrecimiento de la superficie, en el orden del 5%, que equivalen a unas 10.400 ha menos.

El análisis en los principales departamentos indica retracciones del área sojera en la mayoría de los departamentos. Se destaca Burruyacu por presentar la mayor disminución en hectáreas,  con 3.350 ha menos, seguido por Leales, Cruz Alta y La Cocha, con 2.060 ha, 1.640 y 1.010 ha, respectivamente. En Graneros prácticamente se mantuvo la superficie  registrada en la campaña anterior.

El resto de los departamentos corresponde principalmente a departamentos cañeros donde el cultivo de soja se realiza en el marco de rotación soja/caña de azúcar. En general se aprecia un decrecimiento del área implantada, mayormente en J. B. Alberdi, Simoca y Chicligasta, con 1.110 ha, 960 ha y 560 ha menos, en cada caso. La excepción la constituyen los departamentos Lules,  Tafi Viejo, Famailla y Monteros que registraron subas que oscilaron entre las 120 y 40 ha.  

 

En cuanto a la superficie implantada con maíz, el incremento con respecto a la campaña pasada, fue del orden del 16%, 10.170 ha. Dicho aumento se explica en parte por la necesidad de rotación de los cultivos de soja, y por el atraso en la ocurrencia de las lluvias, que imposibilitó la siembra de soja y determinó el cambio de cultivos.

El análisis a nivel departamental indicó ampliaciones del área maicera en todos los departamentos, con excepción de La Cocha, que registró un decrecimiento de 180 ha. El mayor incremento en hectáreas se produjo en Burruyacu, con 8.110 ha más. En los departamentos restantes los aumentos oscilaron entre 160 ha y 1.100ha. Cabe destacar además que, al igual que en campañas precedentes, se detectaron lotes con nuevas plantaciones de caña de azúcar dentro del área granera tradicional, principalmente en el departamento Burruyacu.

La importancia de Amaranthus palmeri y su manejo. Lic. Sebastián Sabaté, Sección Manejo de Malezas.

 

Se brindó un resumen de las experiencias de manejo de Amaranthus palmeri en los cultivos de soja y maíz en la presente campaña.

Se observaron 7 pulsos de emergencia de A. palmeri en esta campaña, los cuales fueron manejados con diferentes estrategias. Las condiciones climáticas dieron lugar a emergencias a fines de octubre y noviembre, las cuales pudieron controlarse con barbechos post-emergentes típicos más un herbicida quemante del grupo de los PPO. Para las camadas posteriores se plantearon estrategias basadas principalmente en herbicidas residuales tanto en soja como maíz.

Debido a las múltiples emergencias que presenta esta especie, es recomendable el solapamiento de las aplicaciones. El objetivo del solapamiento es mantener el control residual y evitar el establecimiento de nuevas camadas, lo que se logra a partir de la complementación de activos a lo largo de la campaña. Estos manejos se consideran útiles en lotes de alta infestación donde se debe tener un manejo particular, a fin de reducir los niveles de infestación. Sin embargo, lo importante para manejar esta especie es el evitar la propagación de las semillas y tratar de mantener los lotes libres de especies resistentes. Es importante aprender a reconocer tempranamente las problemáticas, a partir del monitoreo de los lotes antes y después de las aplicaciones.

Debe destacarse la importancia de monitorear los lotes hasta el final del ciclo del cultivo y eliminar las plantas que se escapan, ya que en este caso no estamos controlando solo una planta, sino que miles de potenciales plántulas de la próxima campaña.

Situación fitosanitaria del cultivo de soja. Ing. Vicente de Lisi, Sección Fitopatología.

Las podredumbres radiculares fueron prevalentes en esta campaña. El complejo de Fusarium sp., Phytophthora sp.y Sclerotinia sclerotiurum  fueron los principales patógenos que se presentaron en la presente campaña. Como así también Macrophomina phaseolina,  produciendo podredumbre carbonosa, que se vio favorecida por las condiciones de estrés hídrico que se registraron durante marzo.

Con respecto a enfermedades foliares, se destacaron las presencias de ojo de rana (MOR),  mildiú, mancha anillada, tizón de la hoja por Cercospora y la reciente detección de roya de la soja en la provincia de Tucumán en la primera semana de abril. Con relación a esta última enfermedad, en la localidad de Tartagal, Salta,  la roya progresó en la última semana (hasta el 12.04) llegando a valores promedios de superficie foliar superiores al 50%. MOR se presentó en forma anticipada y con mayor intensidad que en la campaña anterior. En cultivares de moderada a baja susceptibilidad, la incidencia promedio fue de 60% con una severidad de 20%,  lo que demuestra la importancia de la elección del cultivar para el manejo de esta enfermedad.

Las variaciones en la ocurrencia de este grupo de enfermedades estuvieron asociadas a cambios en las condiciones ambientales, en particular a las precipitaciones. Debido a esta asociación, es importante que el productor realice no solo el seguimiento sanitario del cultivo sino que además tenga conocimiento acerca de las condiciones ambientales en su campo.

 Se puede acceder a los informes semanales de la prospección de enfermedades en soja,  herramienta que resulta de gran utilidad para el sector productivo, al permitirle tomar decisiones y realizar un correcto manejo integrado de su campo.

Las plagas insectiles de los cultivos de soja y maíz durante la campaña 2017/2018. Ing. Augusto Casmuz, Sección Zoología Agrícola.

En el caso soja RR1, se observaron ataques de la oruga bolillera durante las fases iniciales del cultivo, siendo de mayor magnitud en lotes sembrados a principios de diciembre. Durante esta campaña no fue detectada Helicoverpa armigera entre las orugas bolilleras, a diferencia de campañas anteriores. En las orugas defoliadoras, se registró un atraso en su ocurrencia. Los incrementos ocurrieron durante marzo, principalmente de la falsa medidora Chrysodeixis includens. Esta especie ocasionó problemas en algunas zonas, principalmente por la falta de llegada de los productos al estrato medio del cultivo, lugar donde se posiciona la falsa medidora. Para el manejo de esta especie y de las orugas bolilleras, la tecnología Intacta es una herramienta eficaz, por ello el productor debería utilizarla según las recomendaciones correspondientes, para lograr mayor durabilidad de la misma.

En el caso del picudo negro de la vaina, Rhyssomatus subtilis, se registraron mayores niveles entre fines de enero y principios de febrero, y entre fines de este mes y principio de marzo. Durante el mes de abril, la emergencia fue baja, por ello los técnicos recomendaron el seguimiento de la plaga en aquellos lotes que aún estén atravesando las fases de llenado de grano. En soja Intacta, además de R. subtilis, se observó la ocurrencia de larvas del complejo de Spodoptera, representadas por Spodoptera cosmiodes, Spodoptera frugiperda y Spodoptera eridania. Especies que “no son blanco de la tecnología Intacta, por ello el productor tendría que estar atento, ya que en las últimas campañas viene incrementándose su presencia en soja, causando daños en el follaje y las vainas de este cultivo”, recomendó el experto.

 En el maíz, la plaga predominante fue el gusano cogollero, Spodoptera frugiperda, afectando desde etapas tempranas del cultivo. Es muy importante realizar su monitoreo, independientemente del tipo de evento de maíz, ya que su manejo efectivo está ligado a la detección oportuna de la plaga en el cultivo. También hay que remarcar que S. frugiperda viene cobrando importancia en las etapas reproductivas del maíz, por afectar las espigas impactando directamente sobre el rinde y la calidad del cultivo.

 Por último, desde el equipo de Zoología Agrícola se hizo hincapié  en que se está observando una mayor frecuencia de larvas de S. frugiperda en espiga, en comparación Helicoverpa zea, especie característica de esta fase del maíz.

Una mirada a la problemática de las malezas, insectos plagas y enfermedades de los cultivos de soja y maíz en el día de campo de la EEAOC. Taller a cargo de las Secciones Manejo de Malezas, Zoología Agrícola y Fitopatología

 

El objetivo fue capacitar a los participantes en el reconocimiento de las principales malezas, insectos, nematodos y enfermedades de los cultivos de soja y maíz. De este modo, los productores pueden realizar un diagnóstico correcto de los principales problemas fitosanitarios de estos cultivos.

 
   

Los asistentes tuvieron oportunidad de visualizar materiales de las principales malezas en diferentes estadios de desarrollo, preparados en cajas entomológicas de langostas, lepidópteros, picudos, chinches, material vivo con orugas plagas de la soja y el maíz, síntomas de nematodos en raíces y plantas con síntomas de las principales enfermedades del cultivo de soja.

Junto a la experiencia de ver y comparar los diferentes materiales en directo, los técnicos de la institución brindaron claves para la identificación temprana y el manejo adecuado de las principales problemáticas.