Limón argentino en EEUU. Nuevas perspectivas

Fuente: EEAOC


Recientes gestiones promisorias
MISIÓN TUCUMANA PARA EL  REINGRESO DEL LIMÓN ARGENTINO AL MERCADO DE LOS ESTADOS UNIDOS


A principios de junio del corriente año una delegación argentina viajó a EE.UU con la misión de reiniciar las gestiones tendientes a destrabar el retorno del limón producido en nuestro país al mercado del gran país del norte.

Argentina es el primer país productor de limón en el mundo y la provincia de Tucumán lidera esa producción con 1,3 millones de toneladas anuales. No es casual entonces la significativa presencia tucumana en dicha delegación, que, encabezada por el Embajador argentino en Estados Unidos Jorge Argüello y su agregado agricola José Molina, estuvo integrada por el Gobernador  de Tucumán José Alperovich,  el Ministro  de Economía, Jorge Jiménez, el Ministro de Desarrollo Productivo, Jorge Feijóo;  y el Ministro de Coordinación, Jorge Gassenbauer; por el sector privado lo hicieron Roberto Sánchez Loria por la Asociación Tucumana de Citrus (ATC),  Romain Corneille y Lucas Méndez (Citrícola San Miguel), Daniel y Pablo Lucci (Citrusvil); Lucas Fornaciari (Citromax) y Álvaro Bulacio de Argenti Lemon S.A.

“Ha sido una buena experiencia, que forma parte de una agenda que requiere continuidad y persistencia. Lo importante es la incorporación de las autoridades argentinas nacionales y provinciales en este proceso: es una instancia clave, porque suma al gobierno en un trabajo complejo, con resultados esperables a mediano plazo”, señala el Ing. Agr.Roberto Sánchez Loria, presidente de ATC y vicepresidente del Honorable Directorio de la EEAOC, sobre los resultados de la reciente gestión.

Según Sánchez Loria, el mercado de EEUU constituye un anhelo reiterado para la actividad citrícola: “en el 2000 pudimos ingresar nuestros limones, hasta que surgió un inconveniente por una presentación de los productores californianos ante un juzgado de California. Ese tribunal determinó la suspensión de las exportaciones de Argentina a Estados Unidos, alegando que existían dudas acerca de la inocuidad fitosanitaria del material que se estaba introduciendo”.

Tras el planteo de los productores estadounidenses se optó por rehacer el plan de mitigación de riesgo. “Empezamos a trabajar en 2006 y dentro de ese plan, en cuya etapa final se supone que estamos, se han hecho todos los trabajos que APHIS (Animal and Plant Health Inspection Service, organismo equivalente al Senasa argentino), considera necesarios para asegurar la calidad sanitaria del producto a ingresar. El último escollo fue que APHIS cuestionó la eventual presencia de la Clorosis Variegada de los Citrus (CVC), enfermedad  que actualmente no existe en el NOA”, agregó Sanchez Loria, quien destacó con especial énfasis el rol sustantivo que le cupo a la EEAOC en esta materia.

A partir de trabajos adicionales realizados por el Senasa en conjunto con la EEAOC sobre 6400 plantas de Jujuy, Catamarca, Salta y Tucumán –se usó el sistema PCR, de alta sensibilidad molecular- se determinó que no había muestras positivas de CVC en ninguna de las especies evaluadas.

En agosto próximo, asimismo, en el marco del congreso de Fitopatología de Manaos (Brasil), se comunicará el resultado de otro estudio conjunto –entre la EEAOC y el IAPAR (Instituto Agronómico de Paraná, Brasil)- que determina que la CVC tampoco es transmisible por semilla.

Vencidas estas barreras, no quedarían, en principio, motivos de fondo para la veda de nuestros limones en el ansiado mercado estadounidense.