Diseñan un plan de acción específico contra la quema de caña

Fuente: La Gaceta
Sabado 12 de Agosto de 2017
La Mesa de Gestión Ambiental de Cruz Alta (MGA) lidera el trabajo mancomunado con distintas entidades y organizaciones.
La quema de caña en Tucumán es un problema cultural que ocasiona daños en el medioambiente, la salud de la población, la seguridad vial y la infraestructura de servicios. Por ello, desde el año 2010, en el marco de la Mesa de Gestión Ambiental de Cruz Alta (MGA), integrada por INTA; Secretaría de Medio Ambiente, Dirección de Defensa Civil y Dirección de Fiscalización Ambiental del Gobierno de Tucumán; Sistema Provincial de Salud (Siprosa); Asociación Bomberos Voluntarios de Las Talitas; Cañeros Unidos del Este; las empresas Juan José Budeguer y Los Cevilares; pequeños y medianos productores independientes; Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc); Fundación Proyungas; Empresa Transener SA; Colegio de Ingenieros Agrónomos y Zootecnistas de Tucumán (Ciazt); Ingenio Famaillá e Ingenio Concepción.
Considerando que los orígenes de las quemas son diversos (desde quemas de residuos domiciliarios y banquinas de rutas y caminos, hasta quemas de caña o residuos de cosecha como práctica de algunos pequeños productores), la Mesa de Gestión Ambiental de Cruz Alta (MGA) trabaja con un plan de acción específico para los productores cañeros, y otro para la sociedad civil, con un enfoque integral del problema.
En cuanto al trabajo con los productores, durante los años 2013 y 2014, la organización trabajó en el diseño de una propuesta de “certificación de producción de caña de azúcar sin uso de fuego”, como una estrategia para incorporar Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), que permitan reducir potenciales quemas accidentales u ocasionadas por personas ajenas a las explotaciones cañeras, a fin de evitar daños en el medioambiente, la infraestructura cercana y la salud de la población:
* Lograr una prueba sustancial para evitar la responsabilidad en las multas que impone la Dirección de Fiscalización Ambiental de Tucumán.
* Mejorar la imagen del sector productivo, ante la condena social que lo ubica como único responsable de las quemas.
En esta línea, desde el año 2015 se viene logrando el acceso de varias empresas a la certificación de las Normas de Buenas Prácticas Agrícolas con Local-g.a.p. “Caña de Azúcar sin Uso del Fuego”, mediante la cual garantizan que el proceso de cosecha y manejo de residuos de caña se efectúa sin fuego. Esto convirtió a Tucumán en el primer lugar del mundo que posee un protocolo internacional de gestión ambiental en ese cultivo. Hasta el año 2017, la provincia alcanzó unas 13.000 hectáreas certificadas.
Con el objetivo de ampliar la cobertura y eficientizar la normativa Local-g.a.p., la MGA se encuentra trabajando en la planificación y gestión, a través de diferentes acciones como capacitación con personal de Defensa Civil, articular con técnicos de Sistema de Información Territorial (SIT) del INTA y la Eeaoc e incluir más productores del Este a los sistemas de certificación, para que conozcan todos las formas, mecanismos y herramientas para proteger mejor a los campos de posible incendios. Se sumarían otros ingenios, aeropuerto y vialidades para prevenir el fuego en cañaverales y pastizales.