La ocurrencia de heladas severas provoca pérdidas de la producción de azúcar de entre un 10% y un 25

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 12 de Agosto de 2017
El frío limita disponer de “caña semilla” apta para la realización de las renovaciones comerciales.
En Tucumán, la ocurrencia de heladas severas provoca pérdidas de la producción de azúcar entre un 10% y un 25%, derivadas de la reducción de la cantidad de caña y, especialmente, del deterioro de la calidad de la materia prima que se procesa y de las dificultades que este deterioro provoca en la recuperación fabril de azúcar. Además, el frío limita la disponibilidad de “caña semilla” apta para la realización de las renovaciones comerciales.
Después de varias zafras sin soportar los efectos negativos del frío, este año, y en toda el área cañera, los cañaverales tucumanos sufrieron la ocurrencia de heladas de distintas intensidades y duración.
Si bien durante el mes de junio ya se habían registrado bajas temperaturas en algunas localidades, entre los días 16 y 19 de julio, en especial el 17 y 18, ocurrieron los fríos más intensos y prolongados.
La “Tabla 1” muestra el número de días con heladas, la intensidad y la duración de las mismas, para los meses de junio y julio de 2017 en el área cañera tucumana.
A fin de efectuar las primeras evaluaciones de los daños provocados por este fenómeno adverso, el Subprograma Agronomía de la Caña de Azúcar de la Eeaoc, organizó un recorrido de numerosos lotes en distintas localidades del área cañera de la provincia.
El mismo tuvo como objetivo principal evaluar el grado de daño provocado por estas heladas, en la caña destinada a industria y en la aptitud de lotes semilleros.
En primera instancia se determinaron los lotes que representarían cada área en base a una división de la zona cañera en zona norte, centro y sur, y a su vez una división longitudinal que coincidió con las zonas agroecológicas: Pedemonte (oeste de la Ruta 38), Llanura Deprimida (centro, entre las rutas 38 y 157), Llanura Chacopampeana (noreste) y Llanura Deprimida Salina (de la ruta 157 hacia el este).
Las evaluaciones incluyeron observaciones visuales de los cañaverales, considerando el estado del follaje, del brote apical, el número de yemas dañadas y el número de entrenudos con tejido afectado. Se seleccionaron lotes semilleros y plantaciones comerciales de las variedades LCP 85-384 y TUC 95-10. A partir de estos datos se pudo determinar el nivel de daño en cada situación particular.
* En primera instancia, se puede señalar que “la incidencia de las heladas fue generalizada y con efectos variables sobre el cañaveral”, que dependen, en gran medida, de su localización, de la variedad implantada, del nivel de crecimiento y producción, de la posición topográfica, de la cercanía de cursos de agua y/o zonas de monte, entre otros.
* Los daños de mayor importancia se registraron en los lotes ubicados en el centro y este del área cañera, lotes con variedades distintas a LCP 85-384 y en cañaverales de menor nivel de producción y/o volcados. A pesar de lo descripto, la severidad de estas últimas heladas no llegó a provocar daños tan importantes en la calidad de la materia prima como los registrados en los años 2007 y 2013, ya que los entrenudos afectados, hasta ahora, serían eliminados con un despuntado normal.
En forma simultánea con las evaluaciones a campo, la Sección Sensores Remotos y SIG realizó un relevamiento satelital para evaluar la incidencia de las heladas en los cañaverales. Se utilizaron imágenes satelitales Landsat 8 OLI adquiridas el día 23 de julio, que abarcaban las zonas norte y este del área cañera.
En primera instancia se estimó el avance de cosecha para detectar los cañaverales sin cosechar, sobre los que posteriormente se realizó el cálculo del índice de vegetación “Normalized Difference Vegetation Index” (NDVI).
Los cañaverales no cosechados fueron separados en tres categorías según la intensidad de afectación de las heladas: suavemente afectado por heladas, medianamente afectado por heladas y severamente afectado por heladas.
En la figura de la pagina 1 se aprecia la distribución espacial de los diferentes niveles de afectación por heladas, en los cañaverales de los departamentos Burruyacu, Cruz Alta, Leales y Simoca.
Se puede observar una mayor presencia de cañaverales suavemente afectados por heladas, principalmente en el departamento Burruyacu, en la zona pedemontana y en el sector noroeste de Cruz Alta. En contraste, Leales y Simoca presentan la mayor proporción de cañaverales severamente afectados por el frío.