Ingenios y productores evalúan el nivel de daño de las plantaciones

Fuente: La Gaceta
Sabado 12 de Agosto de 2017
El efecto de las heladas puede llegar a la detención total de la maduración.
Se debe asumir que los efectos ocurridos por la aparición de las heladas, son lo suficientemente importantes como para provocar la detención total de la maduración y, por supuesto, de la mejora que venía observándose en la recuperación fabril de azúcar. Pero no es esperable, en el corto plazo al menos, una disminución rápida de la misma, en especial si se efectúan las correcciones de cosecha y molienda necesarias, afirma el informe elaborado por la Eeaoc.
Este nuevo escenario y su variabilidad espacial, propia de los eventos de este tipo, obligará a los ingenios y productores a evaluar en cada lote el nivel de daño de los cañaverales destinados a molienda, considerando la cantidad de entrenudos afectados y su condición inicial de deterioro, para establecer la prioridad de cosecha y definir el nivel de despuntado que resulte más apropiado.
El alcance
La magnitud final de las pérdidas de azúcar dependerá de la incidencia de otros factores, cuya consideración y manejo permitirá minimizar las pérdidas potenciales.
Entre estos factores podemos destacar la influencia de las condiciones ambientales (incremento de la temperatura y lluvias) que se registren luego de las heladas y, en especial, desde fines de agosto en adelante.
Asimismo, influye el comportamiento de los cultivares comerciales (tolerancia al deterioro pos-helada, nivel de maduración, capacidad productiva y cobertura), la oportunidad de la cosecha, el sistema de recolección empleado, la eficiencia de su organización y control.
Pero sin dudas el factor de mayor gravedad y riesgo lo constituyen “las quemas”.
Análisis satelital
Asimismo, y con la finalidad de estimar el avance de cosecha de caña de azúcar, la Sección Sensores Remotos y SIG realizó un relevamiento satelital, utilizando imágenes CBERS 4 WFI (Cámara de Campo Ancho), correspondientes al 2 de agosto.
Por medio del procesamiento de las imágenes satelitales, se identificó y cuantificó la superficie de cañaverales que ya había sido cosechada, lo que permitió constatar, hasta el 2 de agosto, un avance general de cosecha del 39% de los lotes de la zona cañera de Tucumán.
El análisis departamental indicaba un mayor avance de cosecha en los departamentos del norte, este y sur, con valores porcentuales de entre el 39% y el 52%, mientras que en los departamentos del sector occidental y central del área cañera, el avance de cosecha oscilaba entre el 20% y el 32%.

El grado de reorganización de la cosecha, la modificación de la altura del despuntado, la eliminación o control estricto de la quema, y las demoras por estacionamiento de la caña cosechada, resultarán decisivos para disminuir el impacto negativo del frío y minimizar las pérdidas que este fenómeno climático pudiese provocar.