Intensifican los monitoreos y definen las acciones preventivas

Fuente: La Gaceta
Sabado 29 de Julio de 2017
El Comité de Emergencia de Tucumán está en alerta ante el hecho en La Banda.
La detección de Diaphorina citri y de la enfermedad HLB en una planta de Murraya paniculata (ornamental urbana) en la vecina Santiago del Estero encendió las luces de alarma extrema entre los citricultores, empresarios y funcionarios de Tucumán, por la aparición de la peste. Por eso, se puso en operaciones el Comité de Emergencia que tendrá las funciones de monitorear los trabajos, los controles y todas las acciones tendientes a minimizar el posible ingreso de la enfermedad que es mortal para las plantas cítricas. En dicho Comité trabajan en una secuencia de medidas que irán comunicando a los productores. Probablemente, las primeras decisiones tengan que ver con el incremento de los monitoreos en quintas cítricas.
LA GACETA Rural dialogó con el ingeniero Roberto Sánchez Loria, presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC), para conocer cuáles son las líneas de acción puestas en marcha.
“Ante el evento producido en la ciudad de La Banda, Santiago del Estero, nuestro sector expresó su preocupación y se adoptaron las siguientes decisiones: a) reunión de urgencia con las autoridades nacionales y tucumanas; b) convocar al Comité de Emergencia que componen el Senasa local, la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), ATC y Afinoa (Asociación Fitosanitaria del Noroeste Argentino)”, señaló. “Y adoptamos las siguientes decisiones: a) intensificar los monitoreos, particularmente alrededor del foco encontrado (una planta urbana de Murraya paniculata); b) recibir informes permanentes sobre la situación, c) entregar las muestras a la Eeaoc para su análisis; d) instruir al personal de la Eeaoc para reforzar la capacidad de monitoreo y de análisis”, agregó el productor citrícola tucumano.
Para el empresario y vicepresidente de la Estación Experimental, “lo más importante de esto es que encontraron Diaphorina citri y HLB donde no esperaban hacerlo, en Santiago del Estero, que era ‘zona 1’ (libre del HLB y del insecto vector), pero ahora se transformó en ‘zona de contingencia’. Y esto es muy preocupante”.
La detección es el resultado de la línea de trabajo que había adoptado el Senasa, que es controlar el corredor vial que une Suncho Corral, Quimilí, Taboada y La Banda, en Santiago del Estero, que incluye rutas por donde podría darse el ingreso de material vegetal no autorizado y detectar plantas infectadas.
Sánchez Loria consideró que lo más importante para la ATC es que “todos podemos contribuir a la prevención, teniendo en cuenta que la actividad citrícola es patrimonio de Tucumán”. “Todos podemos actuar en forma preventiva, evitando trasladar material vegetal no autorizado y eliminando de los jardines esta planta (Murraya paniculata) porque es hospedero del vector (Diaphorina), y reemplazarla por otras plantas ornamentales; además, los viveristas no deberían comerciar este material”, consideró.
El citricultor también señaló que “todos los equipos de control móvil (las camionetas que operan desde hace tres semanas) están en alerta, intensificando su gestión, y en breve tiempo, la ATC sumará una camioneta más con técnicos entrenados, no para sumarla al equipo de patrullas, sino para intensificar los monitoreos en las zonas sensibles”. Respecto de la enfermedad detectada en La Banda, dicha área sensible está ubicada en las cercanías de esa ciudad, o sea, que los monitoreos se están intensificando en el corredor La Banda-Las Termas-Tucumán.