Los cañaverales tucumanos sufrieron la ocurrencia de heladas entre suaves y muy severas

Fuente: EEAOC publicada La Gaceta
Sabado 22 de Julio de 2017
Las bajas temperaturas sobre los cañaverales generan fuertes pérdidas en la producción de azúcar. Menor cantidad y calidad
El doctor Eduardo Romero y la ingeniera agrónoma Fernanda Leggio, del Subprograma Agronomía de la Caña de Azúcar de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán, prepararon un informe sobre las recientes heladas ocurridas en la zona cañeras de nuestra provincia. Uno de los factores adversos que afectan el normal desarrollo de la zafra en Tucumán es la ocurrencia de heladas.
Según las estadísticas climatológicas, la mayor parte del área cañera de Tucumán está expuesta a la ocurrencia de heladas de distinta severidad, que ocasionan un efecto negativo sobre los cañaverales, generando importantes pérdidas en la producción de azúcar.
Éstas están asociadas a la reducción de la cantidad y, principalmente, de la calidad de la materia prima a procesar y a dificultades en la recuperación fabril de azúcar. Además, este fenómeno limita la disponibilidad de “caña semilla” apta para la realización de las renovaciones y nuevas plantaciones.
Después de varias zafras sin soportar los efectos negativos del frío, este año, y en toda el área cañera, los cañaverales tucumanos sufrieron la ocurrencia de heladas entre suaves y muy severas. Así es como la Sección Agrometeorología de la Eeaoc registró en junio y julio la siguiente información (Gráfico 1) que se encuentra disponible en el siguiente link por Internet: http://www.eeaoc.org.ar/agromet/
Conclusiones
En forma general, se puede decir que la incidencia de las heladas tuvo efectos variables sobre el cañaveral, que dependen en gran medida de su localización, de la variedad implantada, del nivel de crecimiento y producción y del grado de vuelco.
Si volcáramos en un mapa de Tucumán los datos adjuntos, observaríamos un marcado incremento de la severidad de las heladas desde la zona pedemontana hacia la zona centro y este de la provincia.
Este nuevo escenario obligará a los ingenios y productores a evaluar el nivel de daño de los diferentes cañaverales destinados a molienda, considerando la cantidad de entrenudos afectados y su condición de deterioro, para establecer una prioridad de cosecha y determinar el nivel de despuntado que resulte más apropiado .
Actualmente, con un 28% de avance de cosecha de la zafra 2017, “tanto el grado de reorganización de la cosecha, como la eliminación o control estricto de la quema, del despuntado y del estacionamiento en la cosecha, pueden resultar decisivos para disminuir el impacto negativo del frío y minimizar las pérdidas que este fenómeno climático pudiera provocar”.
Por otra parte, deberá realizarse un monitoreo cuidadoso de los lotes destinados a “caña semilla”, ya que éstos podrían estar afectados parcial o totalmente en su condición de semilleros, de acuerdo a los niveles de daño sufrido por las yemas, lo que pondría en riesgo el éxito de la futura plantación.
La Sección Caña de Azúcar de la Eeaoc continuará realizando seguimientos periódicos de toda el área cañera, para evaluar la evolución de los daños causados por las heladas. Los mismos serán difundidos oportunamente, para facilitar las alternativas de manejo más convenientes para cada situación.