Heladas 2017. Impacto en caña y cítricos

INFORMES METEOROLÓGICOS Y OBSERVACIONES EN CAMPO

Heladas que afectaron el área cañera de Tucumán

Uno de los factores adversos que afectan el normal desarrollo de la zafra en Tucumán es la ocurrencia de heladas. Según las estadísticas climatológicas,  la mayor parte del área cañera de Tucumán está expuesta a la ocurrencia de heladas de distinta severidad, que ocasionan un efecto negativo sobre los cañaverales generando importantes pérdidas en la producción de azúcar. Éstas están asociadas a la reducción de la cantidad y principalmente de la calidad de la materia prima a procesar y a dificultades en la recuperación fabril de azúcar. Además, este fenómeno limita la disponibilidad de caña semilla apta para la realización de las renovaciones y nuevas plantaciones.

Después de varias zafras sin soportar los efectos negativos del frío, este año y en toda el área cañera, los cañaverales tucumanos sufrieron la ocurrencia de heladas de suaves a muy severas.

Informes meteorológicos
Mapa de heladas


En general, se puede decir que la incidencia de las heladas tuvo efectos variables sobre el cañaveral, que dependen en gran medida de su localización, de la variedad implantada, del nivel de crecimiento y producción y del grado de vuelco.

En el mapa de Tucumán puede observarse un marcado incremento de la severidad de las heladas desde la zona pedemontana hacia la zona centro y este de la provincia.

Este nuevo escenario obligará a los ingenios y productores a evaluar el nivel de daño de los diferentes cañaverales destinados a molienda, considerando la cantidad de entrenudos afectados y su condición de deterioro, para establecer una prioridad de cosecha y determinar el nivel de despuntado que resulte más apropiado .

Actualmente, con un 28% de avance de cosecha de la Zafra 2017, tanto el grado de reorganización de la cosecha, como la eliminación o control estricto de la quema, del despuntado y del estacionamiento en la cosecha, pueden resultar decisivos para disminuir el impacto negativo del frío y minimizar las pérdidas que este fenómeno climático pudiera provocar.

Por otra parte, deberá realizarse un monitoreo cuidadoso de los lotes destinados a caña semilla, ya que éstos podrían estar afectados parcial o totalmente en su condición de semilleros de acuerdo a los niveles de daño sufrido por las yemas, lo que pondría en riesgo el éxito de la futura plantación.    

La Sección Caña de Azúcar de la EEAOC continuará con seguimientos periódicos de toda el área cañera para evaluar la evolución de los daños causados por las heladas. Los mismos serán difundidos oportunamente para facilitar las alternativas de manejo más convenientes para cada situación.

 

Impacto de las bajas temperaturas en los cítricos de Tucumán - 2017

La producción de cítricos en latitudes por encima de 20º latitud sur o norte puede verse amenazada por la ocurrencia de heladas. Si bien se denomina helada meteorológica por debajo de 0ºC, la magnitud de los daños en los cultivos dependerá de numerosos factores, como la intensidad y duración del fenómeno, estado de humedad en el ambiente y en el suelo, especie vegetal en cuestión, susceptibilidad varietal, etapa fenológica en la que se encuentre el cultivo, edad, estado sanitario y nutricional del mismo, entre otros. En este sentido, el tiempo de exposición de las plantas a las bajas temperaturas es igual o más importante que la misma intensidad de las heladas. En cuanto a la topografía del terreno, las zonas bajas sufrirán en mayor medida los daños debido a la localización del aire frío y esto puede agravarse si es que estos lotes no permiten el drenaje de ese aire. El daño que se produce en los tejidos de las plantas consiste en una deshidratación de los órganos como consecuencia del congelamiento de los líquidos inter e intra celular y posterior pérdida de los mismos ante el incremento brusco de la temperatura como consecuencia de la exposición a los rayos solares en la mañana.

En la presente campaña, en el mes de junio se produjo una helada leve solo en algunas localidades dentro de la zona productora de cítricos en la provincia, la cual no produjo daños de importancia en el cultivo. La misma no superó la hora de duración y con mínimas extremas de -1ºC. En lo que lleva transcurrido el mes de julio, a partir del día 16 y hasta el 19 incluido en algunos casos, se comenzaron a registrar heladas de diversa intensidad y duración en la zona citrícola, como por ejemplo en El Rodeo, con 13 horas y mínimas extremas de -3,6ºC, Pueblo Viejo con 5 horas y -1,7ºC, Capinchango con 3 horas y -1,3ºC, San Pablo 11 horas y -2,6ºC, San Andrés con 7 horas y -2,8ºC, Sauce Huacho 2 horas y -1,2ºC, El Cajón 7 horas y -1,4ºC y Timbó, 6 horas y -1,2ºC. Estas heladas se califican como entre suaves a moderadamente severas.

La valoración del impacto de estas heladas en la actividad citrícola recién podrá realizarse en los próximos días luego del relevamiento correspondiente a campo. El momento actual del cultivo se presenta en el período principal de cosecha. Si bien el avance de cosecha de la fruta de campaña es más que importante, aún queda algo de fruta en las quintas que podría destinarse a la exportación y en algunos casos, una cantidad importante de fruta en desarrollo para la primavera y el verano, que normalmente es destinada al mercado interno, siempre y cuando no haya sufrido los daños por este fenómeno climático. Por otro lado, no son pocas las hectáreas de plantaciones nuevas y jóvenes, las cuales obviamente presentan una mayor susceptibilidad a ser perjudicadas por las bajas temperaturas.