El maíz debe ser el caballo de batalla en el sostén de los sistemas productivos de granos

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 01 de Junio de 2017
El productor sabe que debe rotar la soja con gramíneas, pero los problemas siguen siendo los costos y el flete.
El cultivo de maíz para el NOA y para la Provincia de Tucumán debe ser el ‘caballito de batalla’ para la sostenibilidad de los sistemas productivos de grano y, en esto, los productores de la región lo van entendiendo de a poco”, dijo el ingeniero agrónomo Daniel Gamboa, técnico del Programa Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán.
“Los productores comprenden la necesidad de rotar con gramíneas estivales, el problema son los costos de estos cultivos y sobre todo la problemática del flete”, que muchas veces hace inviable estos cultivos, por lo que “el agregado de valor en origen pasa a ser fundamental para que persistan los cultivos como el maíz, por el bien de la sustentabilidad productiva y ambiental”, señaló.
“Los beneficios de la rotación no son desconocidos por nadie; al revés, saben que deben realizarla y los números así lo dicen. En su momento solo se rotaba un 17% de la superficie entre soja y maíz, y ese porcentaje creció hoy hasta un 25%”, comentó Gamboa. En esta campaña se sembraron un poco más de 200.000 ha de soja en la provincia y algo más de 65.000 ha de maíz, pero “todavía estamos lejos de lo recomendado del 33%. Lo ideal es llegar algún día al 50%, pero sin dudas es mucho lo que se debe hacer para lograr hacer del cultivo de maíz se afiance en serio”.
Los resultados
En lo que respeta a los resultados que se vienen dando, podemos decir que, en general, terminaron bien, ya que la seca que se dio en enero afectó poco, ya que la mayoría se sembró en este mes, y cuando esa sequía desapareció los cultivos nacieron, en general, de manera pareja, pero llegó abril con una falta de luz muy llamativa, lo que desequilibró a las plantas.
En esta campaña aparecieron algunas enfermedades como “emiltosporiun” y “mancha blanca”, además que se dieron algunos problemas de nutrición por una fertilización que no fue suficiente.
Es por ello, que “las malezas también pudieron avanzar, lo que generó también problemas y seguramente algunas disminuciones de rendimiento”.
Todavía es poco lo que se pudo trillar para evaluar, ya que son pocos los lotes cosechados, pero “de manera puntual se ve que están rindiendo un poco menos a lo esperado. Igualmente hace falta que la trilla avance para saber como estamos en rendimiento y en calidad de grano”.
Esta claro que hay zonas en las que se vio al maíz crecer adecuadamente y, seguramente, habrá buenos rindes.
Pero esperemos que la trilla avance y se generalice, ya que parece que la variabilidad que hay en los diferentes campos maiceros de la provincia es muy importante, algo que también se vio en el cultivo de la soja.
Precios y futuro
Es bueno aclarar que, en general, “el precio del maíz viene mejorando, lo que ayudó a que vaya aumentando el porcentaje de rotación con la soja”, pero, además, “el costo productivo de la soja sigue aumentando lo que permite que el maíz también crezca”.
“En el sector hay un espíritu alcista a sembrar maíz, sobre todo por los beneficios que da la rotación al cultivo posterior de soja”, pero también hay una mejora en los precios comparativos del maíz con respeto a la soja.
Si hay que estar atentos a los análisis de mercado que se dan desde el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).
En definitiva, “los beneficios de hacer maíz como cultivo para rotar son muchos e importantes”.
Es cierto que tiene una alta incidencia en su costo el flete, pero “con la incorporación de valor agregado o una mejora del flete que aportaría el Plan Belgrano, deben ser tenidos en cuenta por el bien de la sustentabilidad productiva de la producción de granos en nuestra región”.