En el NOA rotan con gramíneas estivales

Fuente:  La Gaceta
Sabado 27 de Mayo de 2017
Ploper reconoció que los agricultores enfrentan problemas como las malezas resistentes, el picudo negro, las orugas, las enfermedades de fin de ciclo y la roya de la soja.
Los productores de soja de Tucumán ya están trillando los lotes que fueron destinados al cultivo de la oleaginosa, con un avance muy adelantado en el norte y este provincial y un poco menos en la zona central y sur, con resultados variables de acuerdo a cómo se comportó el clima y cómo el productor manejó su cultivo.
En este sentido, LA GACETA Rural entrevistó al Director Técnico de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), Daniel Ploper para consultarlo sobre los manejos agronómicos que se deben tener en cuenta, sobre todo en lo referente a las rotaciones de cultivos.
¿Cuando ya estamos en la etapa final de la trilla de soja en la provincia y analizando las situaciones informadas por la Eeaoc con sus informes de picudo negro semanal, las diferentes charlas relacionadas a malezas resistentes y a evitar enfermedades complicadas en soja como la roya es importante puntualizar si la Eeaoc observa un comportamiento distinto del sojero a realizar rotaciones?
Son diversas las problemáticas sanitarias que enfrenta el productor de soja en el NOA. Entre estas se pueden mencionar los biotipos de malezas resistentes a herbicidas, el picudo negro, las diversas orugas que afectan el follaje, y las enfermedades de fin de ciclo y la roya de la soja. Muchas de estas problemáticas están asociadas al monocultivo de soja y en las últimas campañas se han tornado tan severas en algunas zonas que han obligado a los productores a sembrar a otros cultivos estivales, es decir a practicar la rotación de cultivos. En otras zonas, si bien la presión de estas pestes fue menor, obligó al productor a incrementar sus costos de producción para lograr rendimientos aceptables de soja.
Es decir, los productores de soja del NOA, especialmente aquellos que han experimentado las pérdidas que son capaces de ocasionar malezas, plagas y enfermedades de difícil manejo, se han visto obligados a incorporar en sus esquemas productivos la rotación con gramíneas estivales. Una minoría viene haciendo rotaciones en sus campos desde hace muchos años, y son los que han aprovechado a pleno los beneficios de esta práctica cultural.
¿Qué entendemos por rotación y cuáles son sus beneficios?
Se entiende por rotación a la alternancia de diferentes cultivos en el tiempo y el espacio; esto es cambiar diferentes especies vegetales en un mismo lote a través de los años. La rotación permite a la vez cultivar diferentes especies en distintos lotes de un establecimiento productivo durante la misma campaña.
La rotación de cultivos presenta ventajas desde el punto de vista agronómico y empresarial. El hecho de incorporar otros cultivos permite al productor diversificar riesgos productivos y económicos, ya que las condiciones ambientales pueden tener diferente impacto en los distintos cultivos integrantes de la rotación. De igual modo, los precios de los productos pueden variar, con lo que se logra así disminuir el riesgo medio de la actividad, máxime si ello se combina con estrategias de coberturas de precio y climáticas.
Son diversas las ventajas agronómicas que se logran con una adecuada rotación de cultivos. Los beneficios que provocan al suelo tienen que ver con mejoras en la fertilidad física y química de los suelos, provisión de una adecuada cobertura de rastrojos, disminución de plagas, enfermedades y malezas, entre otros aspectos.
Desde el punto de vista de la fertilidad química de los suelos, las rotaciones hacen un uso balanceado de nutrientes, comparado con el monocultivo, evitando desequilibrios químicos de importancia. Si ello se complementa con una fertilización que contemple las diferentes necesidades de cada cultivo, habrá respuestas económicas favorables y se mantendrá el potencial productivo de los suelos.
Las rotaciones también influyen en las condiciones físicas y bioquímicas del suelo. En el aspecto físico, los distintos sistemas radiculares de los cultivos exploran diferentes estratos del perfil, permitiendo una colonización del suelo con raíces, de diferente arquitectura.
- Biológicamente, ¿las rotaciones son beneficiosas para el suelo?
- En el plano biológico las ventajas de la rotación de cultivos son también evidentes. Específicamente, en los primeros centímetros del suelo existe una gran actividad y diversidad biológica responsable en buena parte de la mineralización, formación y reciclado de materia orgánica y disponibilidad de nutrientes. La rotación de cultivos con los diferentes aportes en cantidad y calidad de rastrojo brinda el sustrato del cual se nutrirán los microorganismos, haciendo que exista un equilibrio de sus poblaciones similar a lo que ocurre en ambientes naturales.

El efecto inhibitorio sobre patógenos, plagas y malezas, tiene que ver con la interrupción de los ciclos de vida de estos problemas. Al ir modificando anualmente el ambiente, estos organismos no encuentran un nicho estable que permita un aumento importante de su densidad poblacional. S e recomienda complementar con el concepto de rotación y mezcla de principios activos de diferente mecanismo de acción tanto en herbicidas como en insecticidas.