Leve incremento de la superficie implantada con soja y maíz en Tucumán

Fuente:  La Gaceta
Sabado 06 de Mayo de 2017
La Sección Sensores Remotos y SIG de la EEAOC presentó su análisis respecto de la campaña de granos en Tucumán. Carmina Fandos destacó el crecimiento del área con soja y maíz en la provincia. Las plagas insectiles.
Desde la Sección Sensores Remotos y SIG, la ingeniera Carmina Fandos presentó el relevamiento satelital de la presente campaña de granos en Tucumán. 
 
La profesional destacó que la superficie sembrada con soja fue estimada en 203.430 ha, mientras que la de maíz fue 65.230 ha. 
 
“Con respecto a la campaña pasada, en el caso de la soja hubo un leve incremento de la superficie, un 2%, que equivalen a unas 3.000 ha más, aproximadamente, y en el maíz también se registró un incremento del 2%”, que representa unas 1.000 ha más”, detalló la ingeniera.
 
“Entre los principales departamentos implantados con soja y maíz en la provincia, se encuentran Burruyacu, Cruz Alta y Leales”, indicó Fandos. 
 
Resaltó, además, que se observó una disminución en la superficie con soja en el principal departamento, Burruyacu, de alrededor unas 2.000 ha, al igual que en el departamento Graneros, de aproximadamente 4.000 ha. “Contribuyó al incremento de la superficie provincial, el departamento Leales, con alrededor 3.800 ha más”, destacó la profesional.
 
Remarcó, asimismo, que en los departamentos con menor superficie implantada de granos (principalmente cañeros, donde el cultivo de soja se realiza en el marco de la práctica de rotación soja/caña de azúcar) en general se incrementó la superficie. En Simoca y Alberdi hubo 1.500 ha más de soja en cada caso, y en Chicligasta otras 1.000 ha más, y en el resto los incrementos estuvieron en el orden de las 200 a 900 ha”, recalcó. 
 
“En resumen, tenemos un leve incremento de la superficie. Una disminución en las áreas más tradicionales del cultivo, mientras que el aporte de soja estuvo dado principalmente por Leales y por los departamentos del área cañera”, admitió.
 
Menos maíz
 
Con respecto al maíz, sostuvo que sobresale lo que ocurrió en Burruyacu, donde hay una disminución de alrededor 3.500 ha. 
 
No obstante, esa disminución fue compensada por el incremento de superficie en Leales, Cruz Alta y La Cocha, con valores de entre 2.300 y 1.500 ha, aproximadamente. “Con el maíz pasó lo mismo que con la soja; quizás la superficie hubiera sido mayor; se tenía la sensación de que había mayor cantidad de maíz en la provincia, pero detectamos varios campos que quedaron sin cultivar, sobre todo en los departamentos Burruyacu y Graneros, y también campos que fueron destinados a otros cultivos, principalmente poroto”, señaló.
 
Plagas insectiles 
 
Técnicos de la Sección Zoología Agrícola de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán expusieron sobre la dinámica de las principales plagas insectiles de los cultivos de soja y maíz.
 
En soja, en el período comprendido entre enero y mediados de febrero, hubo una baja ocurrencia de plagas, observándose únicamente ataques de “bolillera” en soja RR1, un proceso que esto estuvo fuertemente asociado a condiciones favorables para el desarrollo de la plaga durante esta etapa. 
 
Desde fines de febrero se manifestó con mayor frecuencia el “picudo negro de la vaina” (Rhyssomatus subtilis), plaga que predominó durante el mes de marzo y principios de abril, ocasionando daños durante la fase de llenado de granos.
 
Los técnicos recomendaron prestar atención a la culminación de los lotes de soja, ya que los mayores niveles de R. subtilis coincidieron con condiciones ambientales poco propicias para realizar controles oportunos sobre esta plaga. 
 
En soja Intacta, además de R. subtilis, se observó la ocurrencia de “larvas” del complejo de Spodoptera, representadas por Spodoptera cosmiodes y Spodoptera eridanea. 
 
Se mencionó que estas especies no son blanco de la tecnología Intacta. Por ello, el productor deberá estar atento, ya que en las últimas campañas viene incrementándose su presencia en soja, causando daños en el follaje y en las vainas de este cultivo.
 
Plagas en maíz
 
En maíz, por su parte, la plaga predominante fue el “gusano cogollero” (Spodoptera frugiperda), afectando desde etapas iniciales del cultivo. Se mencionó la importancia de su monitoreo, independientemente del tipo de evento que posea el maíz utilizado, ya que su manejo efectivo está ligado a la detección oportuna de la plaga en el cultivo. También se remarcó que S. frugiperda viene cobrando importancia en las etapas reproductivas del cultivo, ya que su daño puede afectar las espigas, impactando directamente sobre el rinde y la calidad del grano cosechado. 
 
Los técnicos mencionaron que se está observando una mayor frecuencia de larva de S. frugiperda en espiga, en comparación Helicoverpa zea, especie característica de esta fase del maíz.