Prevén baja del nivel productivo

Fuente:  La Gaceta
Jueves 06 de Mayo de 2017
Scandaliaris (Eeaoc) evalúa el estado actual de los cañaverales.
La zafra 2017 se presenta con un escenario favorable para tener un balance positivo para los productores cañeros y los industriales, después de algunos años de dificultades económicas como consecuencia fundamental de los bajos precios del azúcar, dijo Jorge Scandaliaris, Coordinador del Programa Caña de Azúcar de la EEAOC.

Desde el punto de vista productivo, el ciclo vegetativo 2016-2017 tuvo dificultades al inicio del crecimiento de la caña de azúcar durante diciembre y enero, debido al déficit hídrico en la zona azucarera de Tucumán y a las altas temperaturas. Esto ocasionó un retraso generalizado en el crecimiento de la caña de azúcar, especialmente en aquellas zonas donde el déficit estuvo más acentuado.

A partir de febrero, las lluvias se normalizaron con lo que se generó un activo crecimiento de la sacarífera hasta actualmente. Los días soleados, después que cesaron las lluvias, han sido muy importantes para activar el proceso de maduración de la caña y para ir creando condiciones de piso, necesarios para encarar el proceso de cosecha. Los días sin lluvias han sido aprovechados por los productores para aplicar los madurativos necesarios para contar con mejor nivel de calidad de la materia prima.

Si bien la Estación Experimental Obispo Colombres todavía no terminó la estimación de la disponibilidad de caña de azúcar, se puede adelantar que “en el grueso de la zona cañera los niveles productivos van a estar ligeramente por debajo de los del año pasado, aunque hay lotes que se presentan con mejor nivel de rendimiento cultural que el año pasado.

Para que no se repitan las dificultades del año pasado ocasionadas por un final tardío de la molienda, que dejó una porción del cañaveral que no se pudo cosechar por las lluvias precipitadas en la etapa final de la zafra, resulta conveniente que para este año se adelante el inicio de zafra para procesar toda la materia prima disponible en tiempo y forma, y prevenir daños mayores por heladas.

Existen cañaverales con buenas condiciones de piso para iniciar la cosecha, pero al mismo tiempo hay otros que han soportado volúmenes importantes de lluvias y que no es posible un comienzo de la cosecha temprano, por lo que es importante verificar el estado del suelo, para priorizar los lotes que estén en condiciones apropiadas.

En general, se ha notado que los niveles de renovación de los cañaverales en los últimos años no han sido los adecuados, y en consecuencia, muchos lotes han perdido capacidad productiva. Es conveniente hacer un esfuerzo económico para renovar aquellos lotes que tienen cepas muy viejas o que no han sido cuidados convenientemente. En las renovaciones hay que pensar en la incorporación de nuevas variedades para no depender de una sola variedad.