Hay que tener cuidado con las malezas para no diseminarlas al cosechar

Fuente:  EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 15 de Abril de 2017
 
Sugieren empezar por las cabeceras, limpiar bien las cosechadoras y arrancar todos los “atacos”.
Desde la Sección Manejo de Malezas, el ingeniero Luciano Devani se refirió al comportamiento de las malezas durante la campaña y comentó algunas de las principales características. “Al inicio de la campaña, lo que se vio fue un retraso, en general, de las emergencias de las ‘gramíneas resistentes’ y de los ‘atacos’. En general, se retardaron entre 20 y 25 días, dependiendo de la zona, hacia la última semana de noviembre”, puntualizó. Devani señaló que “se presentaron pulsos de emergencias de ‘atacos’ (Amaranthus) durante marzo, que deben ser tenidos en cuenta ya que en muchos casos representarán escapes de control que, al cosechar, serán un núcleo de diseminación de esta maleza”.

“Hay una serie de pautas que deben ser tenidas en cuentas durante la etapa de la cosecha”, advirtió el técnico quien brindó una serie de recomendaciones al respecto:

* Erradicar, mediante el arrancado, los escapes de “atacos”. En caso de que su eliminación fuera imposible, evitar trillar esos manchones de plantas; * Limpieza de la maquinaria antes de empezar la fase de cosecha y al momento de pasar de un lote a otro (cosechadora, tolvas, tractores, etc); * Priorizar la cosecha de los lotes con bajo nivel de infestación de malezas; * Comenzar cosechando las cabeceras, para localizar una posible diseminación de semillas, donde será más fácil su monitoreo y aplicación de estrategias de control.

Posteriormente, la ingeniera Macarena Ramos, se adelantó en el tiempo e hizo eje en la próxima campaña de producción invernal, ya que durante la campaña pasada se detectaron fallas en el control de “nabos” (Raphanus sativus) con herbicidas inhibidores de la enzima ALS en la localidad de La Ramada (Burruyacu). “A partir de ensayos que realizamos desde la Sección Malezas a campo y de dosis-respuesta en condiciones controladas en laboratorio, se logró confirmar que el biotipo de ‘nabos’ presenta una resistencia a los herbicidas flumetsulam, metsulfuron e imazetapir. Esta maleza anual, cuyo ciclo acompaña a los cultivos de esa estación (trigo, garbanzo y cártamo), podría ser problemática si usamos estos herbicidas u otros del mismo modo de acción”, especificó. “En el garbanzo, el flumetsulam es el único herbicida selectivo que controla nabos en postemergencia, pero será ineficaz ante poblaciones de este biotipo. Una alternativa para reducir poblaciones de esta especie podría ser cultivar trigo”, indicó la ingeniera. 

Frente a esta situación, la Sección Maleza recomienda tratar de comprobar la factibilidad de control de esta especie ante la aplicación de herbicidas de este grupo. O bien acudir a la Eeaoc, por consultas.