Granos. Informe día de campo

EEAOC-14.04.2017

Soja, maíz y poroto
NUEVOS AVANCES, NUEVOS MATERIALES

Alrededor de 300 personas- entre productores, técnicos y asesores de la región NOA y zonas de influencia-, participaron el miércoles 5 de abril del Día de Campo de soja, maíz y poroto de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), que se realizó en el predio experimental de Overa Pozo, en Monte Redondo.
 

...  
     

“Desde hace casi 20 años la EEAOC realiza su Día de Campo – que ya es tradicional- con el objeto de volcar al sector productivo regional sus avances en materia de investigación. Les agradezco el acompañamiento, pese a las actuales circunstancias en donde los campos tienen problemas y  hay que atender otras necesidades. Hemos estado a punto de suspender la jornada, dado el contexto de lluvias, pero hay mucha gente que trabaja desde el inicio de la campaña para este día de campo y los resultandos obtenidos son muy satisfactorios, así que nos pareció importante mostrarlos”, destacó Daniel Ploper, Director Técnico de la EEAOC, durante la apertura.

Por su parte, el ingeniero Mario Devani, Coordinador del Programa Granos y encargado de la organización del encuentro, presentó las temáticas para la jornada, al tiempo que agradeció el auspicio de las empresas y el apoyo de los productores y técnicos. “Este encuentro se convirtió en "un clásico" para el sector granario regional y zonas de influencia. Tenemos una gran concurrencia todos los años porque los productores saben que aquí van a encontrar información seria y confiable”, recalcó el especialista.

   
     

Macroparcelas de variedades comerciales de soja 

Devani coordinó en el campo la recorrida por las macroparcelas de soja  junto a los semilleros de las diferentes empresas y mostró los resultados obtenidos. “Tenemos 35 variedades de las cuales 20 son materiales de grupos cortos y 15 de grupos largos más los testigos.  Fueron sembradas el 8 de diciembre y se puede observar muy buenos resultados en cuanto a la perfomance de crecimiento y desarrollo del material  en general”, señaló el ingeniero.

Además, la Sección Granos exhibió las líneas avanzadas del programa mejoramiento genético, que están en etapa de inscripción. Se trata de un set de 10 variedades experimentales de soja de la EEAOC. “La oferta que va a brindar en el corto plazo la Estación va a ser muy amplia ya que entre estos materiales hay 3 de ellos que sobresalen por su comportamiento, estructura de planta, por la cantidad de vainas, entre otras cosas.  Uno de ellos, denominado Tukuy, creemos que ya va a poder ser utilizado por el productor en la campaña 2018/2019”, adelantó Devani. El profesional detalló que es un material muy plástico, que pertenece al grupo 8, indeterminado, que demuestra un alto potencial de rendimiento y es adaptable a los diferentes ambientes y  fechas de siembra. Se mostró, además, la variedad comercial de la EEAOC Waynasoy, que presenta muy buena estructura y  es adaptable a distintos ambientes y situaciones.

Otros granos

   
     

También se presentaron en los recorridos las macroparcelas de híbridos comerciales de maíz, que lucían un buen  desarrollo y  potencialidad. La visita estuvo a cargo de Daniel Gamboa, Coordinador del Proyecto Trigo y Maíz. “Este año tuvimos la participación de 11 semilleros, cada uno con alrededor de 3 o más materiales. En total fueron 35 híbridos más los testigos. Esto es importante  porque se amplía la oferta para el productor. Estos materiales están replicados, además, en 6 localidades más.”, detalló Gamboa. Según destacó el ingeniero, los materiales fueron muy parejos, se trabajo tanto con templados como con tropicales  y mezclas. Todos  poseen la tecnología más avanzada que existe en ese cultivo. “Este año lo llamativo, y que no se vio otros años, fue la aparición del tizón del maíz, una enfermedad que la vimos en mucho en la muestra, por lo que habrá que analizar con los especialistas de Fitopatologia cuáles fueron las condiciones ambientales que llevaron a la aparición de esta enfermedad”, sostuvo.

Poroto

En cuanto al poroto, Oscar Nicéforo Vizgarra, Coordinador del Proyecto Legumbres Secas, se refirió a los avances tanto en ‘poroto’ como en ‘poroto Mungo’. El profesional remarcó que el Proyecto Legumbres Secas trabaja desde principio de la década de los 80 en poroto y en la última década en poroto mung. “Nuestro trabajo de mejoramiento fue continuo y abordamos diversas líneas de trabajo como precocidad, sequía y últimamente búsqueda de resistencia para bacteriosis y mancha angular en poroto negro”. “También se busca resistencia llevando a cabo cruzamientos con materiales locales para Sclerotinia sobretodo en genotipos blancos y rojos de elevado calibre”, agregó el profesional.

Durante la recorrida por las parcelas de poroto, la ingeniera Clara Espeche, presentó las variedades TUC 510, TUC 550 y TUC 300.  TUC 510 corresponde a una variedad que lleva varios años en la producción, se caracteriza por su resistencia a las virosis, presenta un ciclo de 90 días, porte adaptado a la trilla directa, buenos rendimientos y es susceptible a enfermedades como bacteriosis común y mancha angular. TUC 550 con resistencia a la mancha angular; en cuanto a sus características agronómicas posee un ciclo de 85 a 90 días, adaptada a la trilla directa, y comportamiento intermedio a las virosis y bacteriosis común. Por último TUC 300, es una variedad  de ciclo corto, 75 días a cosecha, es de porte bajo paro adaptado a la trilla directa, su comportamiento sanitario es bueno para las virosis, intermedio a la bacteriosis común y susceptible a mancha angular. También se presentaron parcelas de otros colores de poroto, entre ellas TUC 241 variedad de poroto cranberry.

En tanto, el ingeniero  Diego Mendez, comentó sobre poroto mung.  un cultivo que se presenta como una alternativa estival y es la materia prima para la obtención de los “brotes de soja”. “La EEAOC viene trabajando desde el año 2012, con ensayos regionales, fechas de siembra, manejo agronómico y evaluaciones a campo de nuevas líneas introducidas. Hasta el momento hay identificados materiales promisorios que serian inscriptos en el mediano plazo. Su demanda a nivel internacional tuvo tasas crecientes a partir del año 2011, lo que fue acompañado por una buena producción regional llegando a 50000 ha aproximadamente  el año 2016”, recalcó.

Temáticas
Agrometeorología, Malezas, Sensores Remotos y SIG, Zoología Agrícola

La ingeniera Lorena Soulé, de la Sección Agrometeorología, brindó un resumen con los datos de las condiciones meteorológicas sucedidas en la presente campaña en la localidad de Monte Redondo y las comparó con la campaña anterior y con el valor promedio para la zona.

Precipitaciones

El comportamiento de las lluvias en el mes de octubre fue inferior a lo normal, ya que solo precipitaron 31,8 milímetros de lluvia. Comparándolo con octubre de la campaña anterior, el valor acumulado también fue menor. 

En el mes de noviembre, el comportamiento fue normal, se acumularon 93,1 milímetros de lluvia. Con respecto a la campaña anterior fue menor lo acumulado en esta campaña.
En diciembre el valor  acumulado fue de 123,3 milímetros, normal en cuanto al valor promedio, pero menor respecto a lo acumulado en diciembre de la campaña anterior. En la primera década del mes de diciembre hubo solo dos eventos importantes y en los últimos 20 días del mes solo se registró uno de 76 milímetros,  valor que alcanzó el 50% del promedio para todo el mes.
En el mes de enero, el comportamiento con respecto al promedio de referencia fue extremadamente inferior a lo normal, solo se acumularon 72,7 milímetros de lluvia. Si lo comparamos con el promedio de referencia, precipitaron 110 milímetros menos, ya que el valor normal es de 182 milímetros; y comparado con enero de la campaña anterior, también fue menor.
Recién en febrero comienza la época lluviosa. En la primera década hubo tres eventos de importancia, en donde el que más se destacó fue el del día 10, donde se acumularon 84 milímetros de lluvia. En la segunda década hubo otro evento más de aproximadamente 30 milímetros y en la tercera década dos lluvias más de  31 y 11 milímetros. El total acumulado en el mes fue de 200,2 milímetros de lluvia, si lo comparamos con el promedio de referencia fue muy superior a lo normal y con respecto a febrero de la campaña anterior lo superó en más de 100 mm.
En  marzo, las lluvias se concentraron al comienzo y al final del mes. Las más importantes se dieron durante los últimos 7 días en donde hubo un evento muy importante el día 25 de marzo donde precipitaron 115 milímetros de lluvia, ese valor no solo fue importante en cuanto al gran volumen de agua precipitada, sino también por la intensidad, ya que ese registro se acumuló en tan solo dos horas. El valor acumulado para todo el mes fue de 258,6 milímetros de lluvia, si lo comparamos con el valor promedio fue muy superior a lo normal y comparado con marzo de la campaña anterior, en donde solo se habían acumulado 52,2 milímetros de lluvia, lo superó en 200 milímetros.

 

El total acumulado de lluvia para la presente campaña fue de 780 milímetros, valor que representa un 4% más con respecto al valor promedio para toda la campaña y un 26% más con respecto a lo acumulado en la campaña anterior.

A pesar de que estos valores hacen que la presente se considere una campaña normal en cuanto a las precipitaciones, lo que la diferencia es la distribución de las lluvias: destacándose un enero extremadamente inferior a lo normal y un bimestre (febrero y marzo) muy superior a lo normal.
Respecto a la temperatura, Soulé subrayó que en esta campaña, los meses de noviembre, diciembre y enero presentaron temperaturas máximas absolutas que superaron los 40º centígrados; mientras que en la campaña anterior en ninguno de los meses se llegó a alcanzar ese valor.

Comportamiento de las malezas

Desde la Sección Manejo de Malezas, el ingeniero Luciano Devani se refirió al comportamiento de las malezas durante la campaña y comentó alguno de las principales características. “Al inicio de la campaña lo que se vio fue un retraso en general de las emergencias de las gramíneas resistentes y de los atacos. En general se retardaron entre 20 y 25 días dependiendo de la zona hacia la última semana de noviembre”, puntualizó el ingeniero.
Señaló que se presentaron pulsos de emergencias de atacos (Amaranthus) durante el mes de marzo que deben ser tenidos en cuenta ya que en muchos casos representaran escapes de control que al momento de la cosecha serán un nucleo de diseminación de esta malezas.
“Hay una serie de pautas que deben ser tenidas en cuentas durante la etapa de la cosecha”, advirtió el técnico quien brindo una serie de recomendaciones al respecto.

·             Erradicar mediante el arrancado los escapes de atacos. En caso de que su eliminación fuera imposible evitar trillar esos manchones de plantas.

·             Limpieza de la maquinaria antes de empezar la fase de cosecha y al momento de pasar de un lote a otro (cosechadora, tolvas, tractores, etc.).

·             Priorizar la cosecha de los lotes con bajo nivel de infestación de malezas.

·             Comenzar cosechando las cabeceras a fin de localizar cualquier posible diseminación de semillas en esa zona, donde será más fácil su monitoreo y la aplicación de estrategias de control.

Posteriormente, la ingeniera Macarena Ramos, se adelantó en el tiempo e hizo eje en la próxima campaña de producción invernal ya que durante la campaña pasada, se detectaron fallas en el control de “nabos” (Raphanus sativus) con herbicidas inhibidores de la enzima ALS en la localidad de La Ramada (Dpto. Burruyacú). “A partir de ensayos que realizamos desde la Sección Malezas a campo y de dosis-respuesta en condiciones controladas en laboratorio, se logró confirmar que el biotipo de nabos presenta una resistencia a los herbicidas flumetsulam, metsulfuron e imazetapir. Esta maleza anual, cuyo ciclo compaña a los cultivos de esa estación (trigo, garbanzo y cártamo), podría ser problemática si usamos estos herbicidas u otros del mismo modo de acción”, especificó la profesional.

“En el cultivo de garbanzo el flumetsulam es el único herbicida selectivo que controla nabos en postemergencia del mismo, pero será ineficaz ante poblaciones de este biotipo. Una alternativa válida para reducir  poblaciones de esta especie podría ser el cultivo de trigo”, indicó la ingeniera.

Frente a esta situación, la Sección Manejo de Malezas recomienda tratar de comprobar la factibilidad de control de esta especie con la aplicación de herbicidas de este grupo. O bien acudir a la EEAOC por cualquier consulta o inquietud. 

 

Superficie implantada con soja y maíz en Tucumán

Desde la Sección Según Sensores Remotos y SIG, la ingeniera Carmina Fandos presentó el relevamiento satelital de la presente campaña de granos en Tucuman. La profesional destacó que la superficie sembrada con soja fue estimada en 203.430 ha., mientras que la de maíz fue 65.230 ha. “Con respecto a la campaña pasada, en el caso de la soja hubo un leve incremento de la superficie, un 2%, que equivalen a unas 3000 ha. más aproximadamente y en el maíz también se registró un incremento del 2%”, que representan 1000 ha. más”, detalló la ingeniera.

“Entre los principales departamentos implantados con soja y maíz en la provincia, se encuentran Burruyacú, Cruz Alta y Leales”, indicó la ingeniera. Resaltó, además, que se observó una disminución en la superficie con soja en el principal departamento, Burruyacú, de alrededor de 2000 ha, al igual que en el departamento Graneros, de aproximadamente 4000 ha. “Contribuyó al incremento de la superficie provincial, el departamento Leales, con alrededor de 3800 ha. más”, destacó la profesional.
Remarcó, además, que en los departamentos con menor superficie implantada de granos (principalmente cañeros, donde el cultivo de soja se realiza en el marco de la práctica de rotación soja/caña de azúcar) en general se incrementó la superficie. En Simoca y Alberdi hubo 1500 ha. más de soja en cada caso y en Chicligasta 1000 ha. más, y en el resto los incrementos estuvieron en el orden de las 200 a 900 ha.”, recalcó. “En resumen, tenemos un leve incremento de la superficie. Una disminución en las áreas más tradicionales del cultivo mientras que el aporte de soja estuvo dado principalmente por Leales y por los departamentos del área cañera”, admitió.

Con respecto al maíz, sostuvo que sobresale lo que ocurrió en Burruyacú donde hay una disminución de alrededor de 3500 ha. No obstante, esa disminución fue compensada por el incremento de superficie de Leales, Cruz Alta y la Cocha, con valores entre 2300 y 1500 ha aproximadamente.  “Con el maíz pasó lo mismo que con la soja; quizás la superficie hubiera sido mayor, se tenía la sensación de que había mayor cantidad de maíz en la provincia, pero detectamos varios campos que quedaron sin cultivar sobre todo en los departamentos Burruyacú y en Graneros, y también campos que fueron destinados a otros cultivos, principalmente poroto”, señaló.

Dinámica de plagas insectiles en soja y maíz

Técnicos de la Sección Zoología Agrícola expusieron sobre la dinámica de las principales plagas insectiles de los cultivos de soja y maíz.
En soja, en el periodo comprendido entre enero y mediados de febrero, hubo una baja ocurrencia de plagas, observándose únicamente ataques de bolillera en soja RR1, esto estuvo fuertemente asociado a condiciones favorables para el desarrollo de la plaga durante esta etapa. Desde fines del mes febrero se manifestó con mayor frecuencia el picudo negro de la vaina (Rhyssomatus subtilis), plaga que predominó durante el mes de marzo y principios de abril, ocasionando daños durante la fase de llenado de granos.
Los técnicos  recomendaron prestar atención a la culminación de los lotes de soja, ya que los mayores niveles de R. subtilis coincidieron con condiciones ambientales poco propicias para realizar controles oportunos sobre esta plaga. En soja Intacta, además de R. subtilis, se observó la ocurrencia de larvas del complejo de Spodoptera, representadas por Spodoptera cosmiodes y Spodoptera eridanea. Se mencionó que estas especies no son blanco de la tecnología Intacta, por ello el productor deberá estar atento, ya que en las últimas campañas viene incrementándose su presencia en soja, causando daños en el follaje y las vainas de este cultivo.

En maíz, por su parte, la plaga predominante fue el gusano cogollero, Spodoptera frugiperda, afectando desde etapas iniciales del cultivo. Se mencionó la importancia de su monitoreo, independientemente del tipo de evento que posea el maíz utilizado, ya que su manejo efectivo está ligado a la detección oportuna de la plaga en el cultivo. También se remarcó que S. frugiperda viene cobrando importancia en las etapas reproductivas del cultivo, ya que su daño puede afectar las espigas impactando directamente sobre el rinde y la calidad del grano cosechado. Los técnicos mencionaron que se está observando una mayor frecuencia de larva de S. frugiperda en espiga, en comparación Helicoverpa zea, especie característica de esta fase del maíz.