Hay que definir un plan sucroalcoholero para nuestra región

Fuente:  La Gaceta
Sabado 01 de Abril de 2017
 
Daniel Ploper (Eeaoc) propone fijar un “norte” y avanzar hacia los objetivos.
La reunión anual de la Satca es un evento de suma importancia para el sector azucarero nacional, y para nosotros, como institución de investigación, son trascendentales ya que se juntan empresas que trabajan en la producción de azúcar y sus derivados y todas las personas que trabajan en desarrollo e investigación de tecnología, reuniones donde se exponen trabajos y se presentas avances, y a la vez se pueden conocer las demandas y necesidades técnicas que tienen las empresas azucareras y alcoholeras, dijo el Director Técnico de la Eeaoc, Daniel Ploper.

Es una oportunidad única que se tiene para tener en un solo evento todo lo que sucede en la actividad azucarera argentina.

“La investigación, el desarrollo tecnológico y los servicios del cultivo e industria de la caña de azúcar pueden ser visualizados” en estos eventos, por lo que como institución que dedicamos mucho de nuestro trabajo a esta actividad, también “nos permite mostrar qué es lo que hacemos y poder ver qué es lo que hacen otras instituciones, técnicos o empresas”. Nuestros directivos e investigadores participan activamente de este evento anual o bianual.

En particular, este año la reunión de la Satca es más que trascendental ya que se “hizo el anuncio formal de que seremos sede del próximo Congreso Mundial de Técnicos Azucareros y sobre todo lo que hizo para lograr este objetivo.

Ahora se conocerán los lineamientos generales de los diversos temas que se desarrollarán en junio de 2019, y a medida que avance el tiempo se irán perfeccionando y definiendo, de manera particular, los temas científicos y técnicos a tratar en el congreso mundial.

Actualmente es importante en este tipo de reuniones ir definiendo para nuestra región y provincia sucroalcoholera un plan estratégico que nos permita trabajar para un objetivo común en toda esta actividad agroindustrial. 

Es necesario que “todos los factores dedicados a esta agroindustria se pongan de acuerdo cuál es el norte que debemos tener, y luego trabajar en conjunto para lograr ese objetivo, desde el campo hasta la góndola o el tanque de combustible”.

Este plan estratégico debe definir los objetivos para los próximos 30 años.