El factor climático demoró la siembra de poroto

Fuente:  EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 25 de Marzo de 2017
 
Las precipitaciones escasas y las temperaturas elevadas limitaron los trabajos a campo. Faltó semilla, por lo que se pagaron precios elevados para obtenerla. El cultivo se encuentra en etapa de prefloración y floración.
La expectativa de siembra de poroto negro para la campaña 2017 fue alta, debido al buen precio que mantuvo esta legumbre en todo el año anterior, que en varias oportunidades superó los U$S 1.000 la tonelada de grano. Sin embargo, hubo poca disponibilidad de semilla y, como consecuencia, el precio de la misma fue muy elevado; también hay que remarcar que en muchos casos no se contaba con buena calidad (poder germinativo bajo) debido a las precipitaciones de acontecieron al momento de la cosecha de la campaña 2016, comienza diciendo el informe que envió a LA GACETA Rural. el doctor Oscar Nicéforo Vizgarra, Coordinador del Proyecto Legumbres Secas de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc).
 
Otra característica que condicionó la campaña fue que, “en el mes de enero, las precipitaciones fueron escasas y las temperaturas elevadas, condiciones que demoraron la siembra del poroto. La fecha de siembra recomendada para nuestra zona se inicia a fines de enero y se extiende hasta mediados de febrero”. También es importante mencionar que “esta característica del mes de enero perjudicó a muchos lotes de soja, que prácticamente se perdieron y pasaron a sembrarse con poroto”.
 
Las siembras de poroto en muchas zonas de Tucumán y oeste de Santiago del Estero fueron en fechas óptimas para el cultivo, pero con poca humedad y altas temperaturas al momento de la siembra, por lo que muchos lotes se vieron afectados durante la emergencia. 
 
Los dos extremos de la provincia, la zona norte, como Trancas, La Candelaria, Mogotes, entre otras, y la zona sur (Rumi Punco, Los Altos) fueron las más afectadas por las bajas precipitaciones que, en su mayoría, estuvieron por debajo del 50% de sus valores de referencia. Por ello, algunos de estos lotes se sembraron en fechas más tardías.
 
Actualmente, el cultivo sembrado en fecha óptima se encuentra en prefloración y floración, por lo que estos estadios están siendo favorecidos por las precipitaciones de las últimas semanas. Sin embargo, estas condiciones también favorecieron la ocurrencia de enfermedades importantes para el cultivo, como ser “mustia hilachosa”, causada por Thanatephorus cucumeris, y “mancha angular” causada por Pseudocercospora griseola. 
 
También las altas temperaturas favorecieron la presencia de “mosca blanca”, principal transmisor de los virus del “mosaico dorado” y “mosaico enano”. Se observaron algunos focos de “ácaro blanco”, plaga que generalmente aparece en estadios de formación de vaina del cultivo en condiciones de alta humedad. Las condiciones actuales, en muchas zonas, adelantaron los ataques de esta plaga, principalmente en el sur de la provincia. 
 
El manejo
 
Para el caso de “ácaro blanco”, se recomienda seguir la presencia del mismo y en caso de observar daño en los brotes terminales sumado a un color bronceado de los trifolios, se recomienda la aplicación de abamectina en dosis de 250 cc/ha. 
 
Para “mancha angular”, la aplicación de fungicidas como azoxistrobina y pyraclostrobin dieron buenos resultados. En el caso de “mustia hilachosa”, que se ve favorecido con días de muchas lloviznas, no presenta un control químico eficiente con ningún fungicida. Una alternativa de manejo es contar con buena cobertura para evitar el salpique del patógeno al follaje.
 
Las condiciones ambientales que se presentaron hasta el momento no favorecieron la aparición de “bacteriosis común”, salvo en algunas localidades del este de Tucumán y oeste de Santiago del Estero. En caso de que las condiciones ambientales en los próximos días sean de altas temperaturas, alta humedad y escasas precipitaciones, se podría manifestar esta enfermedad. Ante la presencia de los primeros síntomas se recomienda la aplicación de un bacterioestático a base de cobre, que el Proyecto Legumbres Secas está evaluando. 
 
En el mercado, no existen productos que presenten un buen control sobre esta enfermedad. Además, las variedades, tanto en los acervos andinos como en los mesoamericanos, no son resistentes a la misma. 
 
Superficie sembrada
 
Se estima que en la provincia de Tucumán se sembraron alrededor de 17.000 hectáreas, principalmente de “poroto negro”, pero también se observaron algunas siembras de “poroto rojo”, “cranberry” y “blanco”. En la zona de influencia (sur de Salta, oeste de Santiago del Estero y sur de Catamarca) se estima alrededor de unas 35.000 hectáreas de “negro”, “rojo” y “cranberry”.
 
En el Sur de Salta (Rosario de la Frontera, Metán, Lajitas) se sembraron aproximadamente 35.000 hectáreas de “poroto negro”, y en el norte, departamento San Martín, unas 30.000 hectáreas, lo que totalizaría un total de 115.000 de hectáreas de “poroto negro” en el NOA. Es de mencionar que también se sembraron alrededor de 8.000 a 10.000 hectáreas en el norte de la provincia de Córdoba. 
 
En cuanto a la superficie sembrada con poroto de otros colores, se estima de .blanco. unas 150.000 hectáreas, de “cranberry”, “rojo” y “canela” unas 35.000 hectáreas. En estos últimos colores se redujo la superficie respecto a la campaña anterior, debido fundamentalmente al alto precio de la semilla y a los problemas de comercialización que presentan los tipos “rojo light”. 
 
Evolución
 
Actualmente. culminó la siembra de poroto en el país, sembrándose en fechas óptimas en la zona norte de Salta y fechas más tardías en Tucumán y sus zonas de influencia, en términos generales. 
 
Se espera que continúen las precipitaciones y que el cultivo culmine con buenos rindes.
 

Como el productor porotero, en general, está acostumbrado a utilizar su propia producción como semilla y, en general, no acuden a los semilleros oficiales, es muy importante que tome conciencia de conocer la calidad, la identidad, el poder germinativo y la sanidad de la misma, considerando que todas las enfermedades de este cultivo, excepto “roya del poroto”, “mosaico dorado” y “mosaico enano”, se transmiten por semilla. Por lo tanto, su lote semillero debe tener las aplicaciones necesarias para estar libre de malezas, insectos y de enfermedades fúngicas y bacterianas.