Las enfermedades foliares presionan a la soja

Fuente:  La Gaceta
Sabado18 de Marzo de 2017
 
Los cultivos estuvieron sometidos a etapas de déficit hídrico, y en las últimas semanas a lluvias frecuentes de diferentes intensidades, alternando con períodos soleados y de altas temperaturas. “Mildiú” y “mancha marrón”.
Los cultivos de soja se encuentran en diversos estados fenológicos reproductivos avanzados, desde R4 a R6. Todos estuvieron sometidos a etapas de déficit hídrico y en las últimas semanas a lluvias frecuentes de diferentes intensidades, alternando con períodos soleados y de altas temperaturas. Por otro lado, se registraron temperaturas nocturnas variables desde altas a medias. Estas condiciones favorecieron la duración del período del mojado foliar y fueron altamente conductivas para las enfermedades causadas por microorganismos necrotróficos, como las “manchas foliares” y “bacteriosis”, y por biotróficos, como la “roya asiática” y “mildiú”, comienza diciendo el Reporte elaborado por los técnicos de la Sección Fitopatología-Eeaoc: Victoria González, Vicente De Lisi, Sebastián Reznikov y Daniel Ploper. 

Para evaluar la situación sanitaria de los cultivos, “se sugiere un monitoreo frecuente y exhaustivo” en la medida que se pueda acceder a los lotes, comenzando por aquellos que hayan tenido varios años de soja previamente, lotes bajo rotación pero próximos a otros lotes de soja y aquellos que estén en el período crítico, que corresponde al período entre R3 y R6.

Entre las enfermedades foliares evaluadas se vino observando el progreso de enfermedades como el “milidiú”, con valores máximos de severidad de 80% en localidades como La Cocha y La Cruz (Tucumán), Antillas (Salta); la “mancha marrón” de hasta un 40%, en la Virginia (Tucumán); y “mancha anillada”, “tizón de la hoja” por Cercospora kikuchii y “pústula bacteriana”, con valores de severidad del orden del 10%. 

Pero la principal novedad de esta semana fue la detección, por primera vez en esta campaña, de la “roya asiática de la soja” causada por el hongo Phakopsora pachyrhizi, en la localidad de Mosconi, departamento San Martín, provincia de Salta, el día 10 de marzo, en un lote comercial que estaba en el estado fenológico R5, con valores de incidencia del 10% y severidad a nivel de trazas. 

Hay que recordar que estas patologías foliares incrementan significativamente sus valores de severidad hacia finales del ciclo del cultivo si las condiciones de alta humedad continúan, sobre todo en aquellos lotes no tratados con fungicidas. 

En cuanto a las enfermedades radiculares, sólo se detectó el “síndrome de la muerte súbita” con valores de incidencia del 1% en la zona de San Agustín, departamento Cruz Alta, Provincia de Tucumán. 

Frente a ese escenario, la recomendación de los técnicos es realizar el monitoreo de los lotes para definir la estrategia de manejo de las enfermedades y decidir la aplicación de fungicidas foliares. 

Las variaciones en la ocurrencia de este grupo de enfermedades estuvieron asociadas a cambios en las condiciones ambientales, en particular a las precipitaciones. Debido a esta asociación, es importante que el productor realice no solo el seguimiento sanitario del cultivo sino que, además, tenga conocimiento acerca de las condiciones ambientales en su campo.

Actualmente, la información sobre la situación sanitaria del cultivo de la soja en el NOA se encuentra disponible en la página web de la EEAOC (www.eeaoc.org.ar). 

En este sitio se puede acceder a los informes semanales de la prospección de enfermedades en soja, las condiciones ambientales de diferentes localidades de Tucumán y un sistema de predicción de riesgo para la ocurrencia de “roya de la soja” basado en los valores de precipitaciones (mm), humedad relativa (%), horas de mojado (h) y temperaturas (°C). Esta es una herramienta que resulta de gran utilidad para el sector productivo, que le permitirá tomar decisiones y realizar un correcto manejo integrado de su campo.