La falta de agua condiciona a la caña de azúcar

Fuente: La Gaceta
Sabado 18 de Febrero de 2017
Las zonas más afectadas son el departamento Burruyacu, el sur y algunas zonas del este
Si realizamos un análisis sobre la situación actual del comportamiento de las lluvias que se registraron en la Provincia de Tucumán durante el ciclo estival de los cultivos y con los datos aportados por más de 30 puntos de registros pluviométricos que manejamos en la Eeaoc, dentro de la zona cañera tucumana la situación es preocupante y lo revelan los estados de los cañaverales en las zonas donde las lluvias no fueron las necesarias, dijo Jorge Scandaliaris, coordinador del Programa Caña de Azúcar de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán.

Si tomamos los valores que se dieron durante las etapas de brotación, después de la cosecha pasada, y de gran crecimiento, que abarca un período de tiempo desde octubre hasta enero, sólo alcanza al 52% de los valores de lluvias que se dieron durante la campaña pasada, comentó

“El 52% es una cifra muy fuerte, ya que no estamos hablando de la mitad de lo que llovió el año pasado, que llovió bastante”.

“Lo peor es que dentro de este 52% se dieron situaciones extremas, que complicaron el estado de las plantaciones. Por ejemplo, en la zona de La Cruz, ya que cayeron 455 mm menos que el año pasado, y en La Cocha, que fueron 430 mm menos”.

Estos fueron los casos más extremos, pero el promedio es el nombrado e indudablemente tiene que impactar en el estado de los cultivos ya que el agua es un factor fundamental porque el desarrollo de su biomasa depende de parámetros como la disponibilidad de agua y de las temperaturas adecuadas.

Falta de agua

Hoy, “el factor determinante de lo que está pasando con los cultivos en la provincia es el agua, y hoy lo estamos observando en muchos campos de la provincia”.

Al recorrer la zona cañera surge que las zonas más críticas son el departamento de Burruyacu, el Sur de la provincia y en algunas zonas del Este.

El problema es que no solo fue por la falta de agua que las plantaciones se encuentren en el actual estado, sino que el cañaveral está influenciado también por otros aspectos. En primer lugar, es importante destacar “la cosecha tardía realizada el año pasado, que no permitió arrancar antes con la etapa de brotación”.

Además de arrancar brotando tarde, lo hizo con poca agua por lo que la situación, hoy, en esos cañaverales, no es buena.

Menos renovación

Otro factor que determina el estado actual de los cañaverales es el porcentaje de renovación que pudo haber realizado el productor en los últimos años (Se estima que esa renovación debe ser, anualmente, del 20% del cañaveral).

Todos saben que “la ‘soca 1’ es la de mayor nivel productivo y que a medida que pasa el tiempo empieza a declinar, en mayor o menor medida de acuerdo a cómo fue tratado el cañaveral”. 

En este sentido, “la sequía es la que más afecta y ya son varias campañas, salvo el año pasado. Esta se expresa en rodales, falta de población y cepas perdidas, que en definitiva son las que hacen al rendimiento final del cañaveral”.

Estado económico

Otro factor importante es la situación económica por la que viene pasando el cañero, que “además de no renovar, mayormente en el caso de los productores chicos y medianos, no se dispuso de dinero suficiente para realizar las labores necesarias”, dado “por el mal precio que recibió el productor, al desprenderse del azúcar antes que se alcance los mejores precios que se lograron”. 

Todo esto hizo que la fertilización, un factor determinante del crecimiento de la caña, no fuera realizado, o mal realizada e inoportunamente realizada.

Perspectivas

En conclusión: además de que en los cañaverales hubo una fertilización mal hecha, sumado a la sequía y a las malezas, “la situación actual de muchos cañaverales en Tucumán es mala y realmente no se sabe todavía si estas plantaciones tan afectadas puedan llegar a una cosecha”.

De las plantaciones nuevas que se pudieron realizar muchas fueron tardías, por lo que hoy estos cañaverales están muy chicos (de menor tamaño) para la época.

Además, debemos tener en cuenta que este año solo se cuenta con un 4% de ‘caña bis’, contra los 11% que hubo la campaña pasada.

Como vemos, “todo esto atenta contra la producción final que tendríamos la zafra 2017”.