La mejor arma de lucha contra el picudo negro sigue siendo rotar soja con gramínea

Fuente: La Gaceta
Sabado 04 de Febrero de 2017
 
Técnicos de Zoología Agrícola de la Estación Experimental presentaron un informe antes del inicio de la campaña 2016/2017
Una disminución en los valores de incidencia del “picudo negro de la soja”, Rhyssomatus subtilis -una de las principales plagas que afecta durante las etapas vegetativas y reproductivas a ese cultivo en Tucumán y el NOA- fue informada por técnicos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc).

“Los monitoreos de suelo realizados en diferentes localidades del NOA antes del inicio de la campaña sojera 2016/2017, arrojaron valores bajos de la plaga, sin superar -en la gran mayoría de los casos- la cantidad de 60 larvas-pupas/m2”. Este nivel es considerado como un valor de referencia, a partir del cual es recomendable rotar con gramíneas, señalaron los ingenieros Augusto Casmúz y Lucas Fadda, especialistas de la Sección Zoología Agrícola del Programa Granos de la Eeaoc.

Explicaron que esa disminución determinó que “los niveles de emergencia registrados entre diciembre y enero fueran muy bajos, sin producir daños de gravedad a la soja” durante ese período. 

No obstante “es recomendable que el productor esté muy atento a las próximas lluvias, ya que se producirán nuevos flujos de emergencia de adultos de R. subtilis desde el suelo, y ello coincidirá con lotes de soja que ingresan a las fases de llenado de granos, consideradas como las etapas críticas del cultivo frente al daño que podría ocasionar el picudo”, alertaron los ingenieros. 

Semanalmente, se elabora un informe sobre la dinámica de emergencia de R. subtilis en el NOA en colaboración con grupos CREA y productores de la región, que se encuentra disponible en el sitio web de la Eeaoc (http://www.eeaoc.org.ar/contenidos/698/Fitosanitarias.html)

Investigación y monitoreo

Remarcaron los técnicos que la baja incidencia del “picudo negro” en las últimas campañas es producto de la implementación oportuna de estrategias de manejo por los productores y asesores.

Asimismo, desde que se manifestó la plaga, la Estación Experimental viene realizando un importante aporte de investigación y monitoreo constante sobre R. subtilis.

“Actualmente, los técnicos tienen un conocimiento más profundo de la problemática y esto ha generado mejoras notorias en el manejo de este ‘picudo’. Cuando se detectó la plaga en el NOA, en la campaña 2005/2006, no había información alguna en ninguna región del mundo. Con el correr de las campañas se incrementó la expansión de R. subtilis en nuestra provincia y en la región. Se llegó a superar las 300 larvas-pupas/m2, y eso causó pérdidas totales de la producción y de la calidad de las semillas en muchos lotes de soja. La plaga resultó, además, muy perjudicial a los sistemas productivos, ya que en muchos casos se realizaron entre 6 a 8 aplicaciones de insecticidas para tratar de controlarla”, puntualizaron.

Desde la campaña 2010/2011 y hasta la campaña 2014/2015, la Sección Zoología Agrícola ha llevado a cabo numerosas investigaciones sobre el “picudo negro”, las que abarcaron aspectos sobre la biología, el comportamiento, los niveles de daño, el monitoreo y el desarrollo de tácticas de manejo químicas y culturales.

Toda esta información fue volcada al sector productivo, permitiendo lograr un manejo racional del “picudo”, reflejado actualmente en una menor incidencia de la plaga. 

La información producida por este equipo de trabajo de la Estación Experimental (Eeaoc) se encuentra disponible en: http://www.eeaoc.org.ar/up-load/descargas/dossierpicudo.pdf