La campaña de poroto está lanzada

Fuente: La Gaceta
Sabado 04 de Febrero de 2017
La actividad porotera en la región del NOA, en lo referido al cultivo y a la comercialización, tiene más de 50 años de historia y ha recibido un gran aporte tecnológico de distintas instituciones oficiales a partir de fines de la década del ‘70, en la que colaboraron también productores de diversa envergadura.

La producción de poroto demostró ser, además, una de las mejores alternativas en la diversificación agrícola de la región, por las excelentes condiciones agroecológicas de ésta para la producción de legumbres secas; es el principal cultivo, además, para el desarrollo de la región subhúmeda seca y semiárida del NOA por su buena adaptación, como integrante principal de los sistemas de rotación que se pueden diseñar para esta amplia superficie.

Al sembrarse a mediados de la estación de verano, cierra el ciclo de siembra de los cultivos estivales, ampliando el período de siembra de los mismos, cuestión muy importante en una región donde la variabilidad climática y la disponibilidad de agua edáfica definen la siembra y juegan roles imprescindibles en el rendimiento futuro.

La siembra de este cultivo (poroto) siempre se encuentra condicionada a diversos aspectos que se deben tener en cuenta, como las condiciones ambientales que se van presentando durante el verano y las condiciones comerciales que se avizoran.

El último sábado de diciembre de 2016, se publicó en este Suplemento Rural de LA GACETA un artículo sobre el tema poroto en una entrevista realizada al coordinador del Proyecto Legumbres Secas de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán, sobre cómo se venían comportando las diferentes condiciones para que el poroto sea sembrado en la región.

Se afirmaba allí, que si bien las condiciones climáticas para la siembra de la soja y el maíz en general vinieron bien, las perspectivas que el poroto negro tendrían una cierta importancia en el porcentaje final de siembra de granos gruesos, debido a las perspectivas que se generan en algunas temporadas.

Estimaciones

En general, se esperaba que en Tucumán haya una siembra importante de este cultivo, estimándose que se pueden sembrar 25.000 hectáreas, siempre que las condiciones de humedad del suelo acompañen a la misma. 

Se presume una siembra con un 95% de poroto negro y el resto de poroto blanco y rojo, con variedades que presenten buen comportamiento a las virosis. Por suerte, hasta el momento, estos pronósticos se están cumpliendo, sobre todo porque todavía quedan unos días para seguir sembrando este grano en la provincia de Tucumán.

A nivel regional se esperaba también un incremento de un 20% en la superficie de poroto negro y un 30% más de superficie en poroto blanco, dado el muy buen precio que se espera en este color.

A pesar de la fecha en la que nos encontramos, nada garantiza que un buen precio se pueda mantener en esta campaña, sobre todo al final del ciclo de cultivo. Es por ello que los técnicos de la Eeaoc siempre recomiendan tener mucha prudencia en las hectáreas finales de siembra, ya que Brasil está teniendo, hasta el momento, una buena zafra de este producto.

Lo real es que durante lo que va de esta campaña no se viene contando con semillas de muy buena calidad y su precio es extremadamente alto, lo que significa un elevado costo para quienes no cuentan con semilla propia. 

Sugerencias

Es oportuno señalar que si el productor tomó la decisión de sembrar poroto tenga siempre en cuenta las recomendaciones técnicas que se le brinda, de manera permanente por parte de la Eeaoc, para minimizar todos los factores de riesgos que puedan presentarse.

Por ello, se recomienda hacer el control minucioso de todas las malezas presentes, y que vayan naciendo en el lote, con las diferentes alternativas de control recomendadas.

La selección del tipo de poroto y variedades siempre depende de la necesidad de cada productor, pero siempre debe tenerse en cuenta que la semilla sea de buena calidad, ya que la mayoría de las enfermedades se transmiten por medio de ella; y que tengo un buen poder germinativo (alrededor del 90%).

La fecha óptima de siembra en nuestra zona está comprendida entre mediados de enero y mediados de febrero. Fechas más tempranas son perjudiciales por las altas temperaturas, y las siembras tardías lo son por las posibles heladas tempranas que podrían perjudicar al cultivo en el momento de llenado de grano.

La campaña de poroto está totalmente lanzada; la esperanza está puesta en que el cultivo tenga un buen comportamiento a lo largo de su período de vida y que llegue al momento de cosecha con un buen rendimiento, pero siempre acompañado de un mercado que esté demandando el poroto argentino y que permite tener precios acordes a las necesidades actuales de los productores.