La siembra de poroto podría llegar a las 25.000 hectáreas

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 31 de Diciembre de 2016

En Tucumán se prevé un 95% de granos negros y el resto blanco y rojo.

Si bien las condiciones climáticas para la siembra de la soja y el maíz en general, vienen siendo favorables en la provincia, es de esperar que el poroto negro ocupe una superficie importante en esta campaña, principalmente por el buen precio que viene teniendo en el mercado. Así lo reconoció el doctor Oscar Nicéforo Vizgarra, coordinador del Proyecto Legumbres Secas de la EEAOC.

En Tucumán se espera una siembra importante de este cultivo, estimándose que se puede llegar a las 25.000 ha, siempre que las condiciones de humedad del suelo acompañen. Se presume una siembra con un 95% de poroto negro y el resto de poroto blanco y rojo con variedades que presenten buen comportamiento a las virosis.

A nivel regional se espera también un incremento de un 20% en la superficie de poroto negro y un 30% más de superficie en poroto blanco, dado el muy buen precio que se espera para este color.

En el caso de poroto negro se ha expresado desde el mes de junio con precio cercano a los 1.000 dólares manteniéndose en esa franja por varios meses. De todas maneras, nada garantiza que ese precio se pueda mantener en esta campaña. 

Se recomienda mucha prudencia en las hectáreas finales de siembra ya que los poroteros de Brasil está teniendo hasta el momento una buena zafra de este producto. 

En la presente campaña no se cuenta con semillas de muy buena calidad y su precio es extremadamente alto (alrededor de los 1.800 dólares), lo que significa un elevado costo para los productores que no cuentan con semilla propia. 

Recomendaciones

El control de malezas en el barbecho es muy importante. Se recomienda hacer el control de latifoliadas que nacen con las primeras lluvias; con la aplicación de 2,4 D sal amina sola o en mezcla con fluroxypyr.

Este control se vuelve a realizar un mes antes de la siembra. Una vez emergido el cultivo, el control de latifoliadas se hace con fomesafen en dosis de 300- 400 cc/ha. En el caso de las gramíneas se controlan con cualquier graminicida.

En el momento de la siembra, se deben tener en cuenta una serie de factores. El primero de ellos es la elección del tipo de poroto y la variedad a sembrar. Si bien en nuestra zona predomina el poroto negro, se pueden adaptar también otros colores como blancos, rojos claros y oscuros, principalmente en zonas del este de la provincia de Tucumán y oeste de Santiago del Estero. Dentro de las variedades más recomendadas de poroto negro están Leales 15 de ciclo largo, TUC 510, de ciclo intermedio (85-90 días a cosecha), TUC 300 de ciclo corto (75 días a cosecha) importante en el manejo de siembras tardías (15 de febrero en adelante) y JEO de muy buena adaptación en el NOA.

Es importante que la semilla sea de buena calidad, ya que la mayoría de las enfermedades se transmiten por medio de ella; con buen poder germinativo (alrededor del 90%). La fecha óptima de siembra en nuestra zona, está comprendida entre mediados de enero hasta mediados de febrero. Fechas más tempranas son perjudiciales por las altas temperaturas y las tardías lo son por las posibles heladas tempranas que podrían perjudicar al cultivo en el momento de llenado de grano.

La distancia de siembra recomendada para la mayoría de los casos es 0,52 m, a una profundidad de 5-6 cm, dependiendo de donde esté localizada la humedad en los primeros centímetros del suelo.

Tratamientos

Se debe curar la semilla con insecticida para el control de la mosca blanca (Bemisia tabaci); los más usados son imidacloprid, tiametoxan, mospilan, entre otros. Esta es una de las plagas más importante del cultivo, y debe protegerse al mismo en los primeros 20 días de ciclo, ya que transmite los virus que ocasionan el mosaico dorado y mosaico enano.

Otras plagas importantes son Elasmospalpus, orugas y picudos, los cuales tienen (al igual que la mosca blanca) una gran incidencia en períodos secos, para su control se recomiendan algunas alternativas como fipronil y rymaxypyr. En períodos húmedos, prevalece el ácaro blanco en el momento de la fructificación y se recomienda para su control el uso de abamectina en dosis de 250 cc/ha.