La ausencia de plagas fue clave para la apertura del mercado estadounidense

 

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 24 de Diciembre de 2016

Aseguran que la APHIS puso especial énfasis en cuatro artrópodos. El éxito del trabajo coordinado.

Los insectos también tienen mucha importancia en el futuro del limón, ya que su presencia o no en la zona de producción tiene incidencia en la apertura del mercado estadounidense.

En este sentido, Gerardo Gastaminza, responsable de la Sección Zoología de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), aseguró que, en lo que se refiere específicamente a las plagas, la última propuesta elaborada por la APHIS puso especial énfasis en cuatro artrópodos plagas: Brevipalpus chilensis, Ceratitis capitata, Gymnandrosoma aurantianum, Cryptoblabes gnidiella. Y exigió para el primero (B. chilensis) la certificación de lote libre, mientras que para la mosca del Mediterráneo (C. capitata), se estableció una red de trampeo, con umbrales máximos de presencia de la plaga en campo y posterior certificación de partida libre. 

Este último requisito también es exigido para G aurantianun y C. gnidiella. Durante la última visita de los técnicos de Estados Unidos, los especialistas de la Sección Zoología Agrícola mostraron los resultados de investigaciones iniciadas desde 2010 mediante el apoyo de Afinoa, referidas al monitoreo de frutos -tanto en el campo como en el empaque-, del ácaro B. chilensis. Esas investigaciones revelaron la ausencia del ácaro, luego de analizar aproximadamente 800.000 frutos de campo y 31.000 frutos de exportación, provenientes de más de 300 unidades productivas (UP). También mostraron los resultados obtenidos de la dinámica poblacional del complejo de ácaros B. phoenicis en campo. 

En cuanto a C. capitata, se mostraron los resultados que corroboraron su baja densidad poblacional en el campo durante el período de exportación, como así también el estatus de “condicional non host” del fruto del limón a dicha plaga, lo que permitió establecer las ventanas de exportación y los períodos de monitoreos. Con el objeto de garantizar al sector exportador y al Senasa un servicio rápido, la EEAOC capacitó a sus técnicos para la identificación de ácaros de interés cuarentenario y procedió a la adquisición de complejos y costosos equipos ópticos de alta resolución e instrumental de laboratorio exigido por APHIS para las certificaciones. 

Para finalizar, Hernán Salas expresó que los resultados a los que se arribó, sin duda constituyen un claro ejemplo de los logros que pueden obtenerse al unir los esfuerzos de los distintos actores (público y privado) que conforman un sector productivo. “La coordinación por parte del Senasa, el rol técnico de la EEAOC y la tracción y el apoyo fundamental ejercido por las asociaciones que nuclean a los productores como ATC y Afinoa, facilitaron las herramientas para que los gobiernos nacional y provincial, lograran arribar exitosamente al final de las negociaciones. De aquí en más, el gran desafío para la actividad será el correcto aprovechamiento de esta oportunidad”, dijo.