Hay que trabajar con sentido profesional y sin contaminar Tafí del Valle

Fuente: La Gaceta
Sabado 10 de Diciembre de 2016
 
Guré Paz es sinónimo de papa semilla en la zona, donde experimentó hasta lograr calidad y sanidad.

José Manuel “Guré” Paz, con sus 83 años, fue parte activa de la vida en Tafí del Valle, especialmente sobre el cultivo experimental de varias hortalizas y en particular sobre la problemática de la papa y sus enfermedades en esa zona productiva, lo que lo llevó a impulsar líneas de investigación y trabajos que desembocaron en la transformación del Valle en una zona de privilegio de Tucumán y del país para producir “papa semilla”. 

Después de 1955 se instaló en Caspinchango, junto a su esposa, y empezó a conocer a la papa y a soñar con Tafí del Valle.

“El problema del tubérculo era que brotaba sólo el 5% de la papa, o sea porque era una mala semilla, pero con mi hermano Gonzalo Paz ya trabajábamos con poroto y verduras, en puros ensayos. Fue ahí cuando empezamos a conversar sobre la papa. Así llegó el ingeniero José Ploper (padre del actual Director Técnico de la Eeaoc, Daniel Ploper), acompañado del genetista stoniano doctor Edward Viirsoo, con quienes ensayamos en Raco y en Tafí del Valle. Allí tuvimos buenos resultados porque eran campos nuevos, limpios”, comenzó diciendo. 

“Y en ese momento empezamos a pulir los aspectos relacionados con la ciencia: a investigar sobre los virus aplicando en el campo toda la tecnología de ese momento. Logramos una gran evolución en la genética con la utilización de distintas variedades”, agregó. Y a partir de allí lograron conformar una asociación de 22 productores, de los cuales hoy quedan ocho. 

“Guré” Paz destacó la calidad de la “papa semilla” producida en Tafí del Valle. 

“La sanidad es fundamental. Así aprendimos cómo se traslocan los virus, quiénes son sus enemigos y las soluciones para cada caso, y pudimos obtener variedades nuevas, convirtiendo a Tafí del Valle en una zona semillera ya con el esfuerzo y trabajo posterior de mi hijo José Manuel Paz (h)”, dijo.

¿Cuáles son las ventajas del Valle?, se auto formuló la pregunta. 

“Son los rayos ultravioletas, unos excelentes bactericidas porque limitan el desarrollo de los patógenos. Entonces, podemos hacer nacer papa con cero virus, y a partir de allí multiplicarlas”, ponderó. 

Por eso, dijo, “hoy se trabaja con la ciencia en pos de la preservación del Valle, para que no pierda sus condiciones naturales, lo que permite obtener materiales limpios de virus”. “De allí surgió que fuéramos los primeros en establecer los fondos para ciencia y tecnología, por los que creamos y montamos un laboratorio de ensayos”, puntualizó. 

¿Qué hay que hacer en el Valle para mantener esas cualidades?, preguntó LA GACETA Rural durante la entrevista. “Hay que mantener el respeto y cumplimiento de las normas. También hay que cuidar la calidad y la sanidad, sin olvidarnos de que los rayos ultravioletas son la gran ayuda y apoyo para el desarrollo de la papa semilla. También es fundamental la tecnología de riego que se aplique. Y también saber que la forma de cultivar semilla se mantiene en todas hectáreas de producción. Por supuesto, utilizar máquinas que no lastimen la semilla”, dejó a modo de recomendación tras su larga experiencia en el campo. “No hay que apurar a la ciencia por la voracidad de hacer dinero; no debemos apurarnos. Hay que trabajar con sentido profesional, manteniendo los recursos naturales, no contaminando el Valle”, agregó. 

Sus últimos conceptos fueron: “he vivido y me he sentido bien trabajando y viviendo en Tafí del Valle. Trabajé por el desarrollo del Valle. Pero por sobre todo trabaje con lo que me gusta”.