Hay que cuidar la densidad de siembra

Fuente: EEAOC publicada en  La Gaceta
Sabado 29 de Octubre de 2016

El cultivo enfrenta desafíos técnicos, comerciales y económicos. El éxito del cultivo se apoya en la genética y en el manejo.

Se llevó a cabo, días pasados, el “XVI Taller de Híbridos de Maíz”, organizado por el Proyecto Trigo y Maíz dependiente de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), y que se desarrolló en sus instalaciones. Alrededor de 150 personas participaron de las diversas ponencias que desarrollaron técnicos de las diferentes disciplinas de la Institución.

La apertura estuvo a cargo del Director Técnico de la Eeaoc, Daniel Ploper; el coordinador del Proyecto Trigo y Maíz, Daniel Gamboa y por el coordinador del Programa Granos, Mario Devani.

Ploper remarcó la importancia del taller dentro de las actividades que lleva a cabo el Programa Granos y agradeció la colaboración de los auspiciantes, al personal de la Experimental, los responsables de las macroparcelas y a los medios de comunicación presentes. 

Destacó, además, la presencia de los expositores nacionales, quienes se refirieron a la genética del cultivo y de cómo realizar el mejor uso de las nuevas tecnologías, para poder preservarlas y que sigan siendo una herramienta en el futuro. “Quiero darles una especial bienvenida a los expertos que nos acompañan, el doctor Sergio Uhart y a los ingenieros Miguel Rapela y Juan Kiekebush de ASA”, expresó el directivo. “Tenemos muchos desafíos, tanto de tipo técnico como comercial y económico, y creo que este es el ambiento apropiado para tratarlo”, recalcó.

El taller se dividió en dos partes tratando de que se cubran todas las temáticas referidas al maíz, dijo Daniel Gamboa. En la primera, los técnicos de las diferentes secciones expusieron sobre las últimas novedades referidas a la campaña 2015-2016 en Tucumán. En la segunda, expusieron los tres disertantes de Buenos Aires, quienes se refirieron al manejo de la genética del cultivo, y al uso de la tecnología BT en maíz y su proyección a futuro. 

Finalmente, se abrió un debate con la presencia de todos los expositores, y los asistentes pudieron realizar preguntas. “Esto es importante porque nos permite plantear líneas de trabajo a partir de lo que surge en este tipo de reuniones”, subrayó Gamboa.

Conclusiones

En las charlas que se dieron en toda la jornada, los asistentes pudieron sacar interesantes conclusiones entre las que debemos destacar las siguientes.

* El éxito de un cultivo de maíz se apoya, en un 50%, en la elección de la genética, y el 50% restante en el manejo del cultivo.

* El maíz es un cultivo caro por lo riesgoso que resulta realizarlo en los campos, pero se lo debe hacer con tecnología. Cuando el riesgo es mayor se debe disminuir el uso de la tecnología.

* En el uso de los “refugios” debe hacerse lo técnico y lo teórico necesario para que funcionen adecuadamente.

* Debemos enfocarnos de lo que hoy pasa con el maíz cuidando la tecnología que disponemos, ya que en los próximos 10 años no tendremos ningún evento importante en el maíz.

* En el campo tucumano debemos ser cuidadosos en cuanto a la densidad de siembra, realizando una siembra muy prolija; un adecuado monitoreo de plagas; barbechos realizados en tiempo y forma; aplicar curasemillas específicos para control de “chinches de los cuernos” y Spodoptera; realizar aplicaciones de insecticidas cuando corresponda; elegir el híbrido adecuado y, finalmente, sembrar en fechas óptimas, que estarán definidas por las lluvias.

* Debemos tener en cuenta los pronósticos climáticos.

* Hay que considerar el antecesor para definir estrategias.

* Se deben identificar los factores limitantes del cultivo y tratar de mejorarlos.

* Hay que sembrar con buenas reservas de agua en el perfil del suelo.

* Bajar densidades en ambientes marginales.