Diseño de estrategias a partir de la biología de las malezas-problema

Fuente: EEAOC publicada en La Gaceta
Sabado 22 de Octubre de 2016

Diego Uztarroz se refirió al manejo de “Chlorideas y gramíneas” anuales resistente a glifosato, durante el Simposio sobre “Manejo de atacos y gramíneas resistentes a herbicidas” y comentó sobre algunas experiencias realizadas en el INTA Manfredi (Córdoba) con estas especies. La gran cantidad de gramíneas estivales resistentes a glifosato, sumado a que los cultivos de verano se siembran tarde, son los causante de las múltiples aplicaciones de glifosato y graminicidas para mantener limpios los campos y acumular agua hasta la siembra.

Esta estrategia, en el corto plazo, es una ventaja, pero en el mediano y largo plazo no es sustentable ya que estamos repitiendo el herbicidas dos a tres veces por año.

Es importante “conocer la biología de las malezas-problema, ya que nos permite diseñar estrategias de manejo en el largo plazo”, así por ejemplo en el caso de Urochloa panicoide y Echinochloa colona aplicando un manejo intensivo durante dos años consecutivos se puede lograr un reducción importante y hasta erradicarlas. “Los herbicidas residuales deben ser utilizados previos a las principales emergencias de estas malezas gramíneas”; aquí “la rotación de los cultivos juega un rol importante, ya que permitirá incorporar herbicidas con diferentes modos de acción”. Uztarroz demostró, con ensayos, que “la inclusión de los cultivos invernales para cosecha y cultivos de cobertura permiten reducir los nacimientos de malezas”.

Algunos casos

Algunos cultivos de cobertura como “triticale” y “centeno” pueden reducir un 93% la emergencia de Eleusine, indica con respecto al testigo sin cultivo de cobertura. También mencionó la “implementación de labranzas en aquellos lotes con infestación de gramí- neas perennes”, lo que permite descalzar las plantas que se encuentran perennizadas y evitar el control químico, que en muchos casos son limitados, “La integración de prácticas de manejo de malezas es esencial para mantener la sustentabilidad de los sistemas en el largo plazo”, concluyó Uzturroz